domingo, 8 de octubre de 2017

Españolismo Rancio Ensucia Barcelona

Liderados por el peruanito colonizado y alguna vez novelista Mario Vargas Llosa, lo más rancio de la caverna españolista ha salido a las calles de Barcelona a mostrar su adhesión a los principios del régimen del 39, materializados en la figura de Felipe (VI) Borbón y Franco quien por fin disfrutó de las mieles de su discurso. Esto que se reporta desde Madrid es precisamente lo que buscaba el anacrónico monarca con su discurso, tan aplaudido por la oligarquía españolaza.

Lean ustedes:


Los contrarios a la independencia de Catalunya se han echado a la calle este domingo en Barcelona, una semana después de la consulta independentista del 1-O. Convocados por la Societat Civil Catalana, han contado con el apoyo del unionismo español. Según el sistema habitual de recuento de NAIZ, han sido 170.000 los manifestantes que han defendido «la unidad de España»

Una semana han necesitado los partidarios del «No» a la independencia de Catalunya para pronunciarse. Lo han hecho en Barcelona, bajo el paraguas de la Societat Civil Catalana, y han sido miles los que han salido a la calle. Según el sistema habitual de recuento de NAIZ, han sido 170.000 los congregados en la marcha, aunque la organizadora de la misma ha cifrado en 950.000 número de participantes. Por su parte, la Guardia Urbana ha ofrecido la cifra de 350.000 asistentes.

La afluencia de gente en las calles centrales de la capital catalana a una hora del arranque de la marcha presagiaba que la movilización unionista iba camino de ser multitudinaria, aunque no se debe obviar el esfuerzo del unionismo español en fletar autobuses desde distintos puntos del Estado.

Gritos de «Puigdemont a prisión», «Viva España, visca Catalunya» y «Yo soy español...» han caldeado el ambiente antes del comienzo de la marcha, que ha estado comandada, entre otros, por el escritor Vargas Llosa. Junto a él se han situado tras la pancarta Xavier García Albiol, líder del PP en Catalunya, y Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. También ha acudido a la marcha Javier Tebas, presidente de la LFP.

Según se ha difundido en un vídeo de Twitter, Pablo Iglesias ha sido abucheado a su llegada a la estación de Sants. El líder de Podemos ha sido recibido entre gritos de «¡Fuera!» y «¡Viva España!».

Pero no ha sido Iglesias el único que ha recibido insultos. Los Mossos también han sido abucheados por los asistentes a la marcha y han recibido insultos como «traidores» o «basura».

Durante la manifestación ha sido notoria la presencia de símbolos franquistas, que algunos han tratado de justificar con el absurdo rumor de que la CUP iba a infiltrar personas con esa simbología. Uno de los que ha difundido el bulo ha sido Alfredo Perdiguero, subinspector de la Policía española.

Si los Mossos han sido insultados y abucheados, el recibimiento a los FSE ha sido todo lo contrario. Los manifestantes, al llegar al frente de la Jefatura de la Policía española en la Via Laietana, han lanzado gritos de «¡No estáis solos!» o «¡Viva la Policía! ¡Viva la Guardia Civil!», apoyando explícitamente la actuación policial del pasado domingo.

Discurso final de Vargas Llosa

El escritor peruano ha sido uno de los elegidos para leer el discurso al final de la manifestación. Ha hablado de «fanatismo y racismo» en referencia al independentismo catalán, y ha dicho que lo que más «estragos» ha creado en la historia «ha sido el nacionalismo». Eso ante una multitud ataviada de banderas españolas.

«Los que salen a la calle hoy son catalanes democráticos», ha añadido, para luego dar la bienvenida a los miles que se han acercado a Barcelona desde ciudades españolas. Durante su discurso, ha utilizado frases como «conjura independentista», «estragos nacionalistas», «fanáticos independentistas»... a los que la multitud a respondido a grito de «Puigdemont a prisión».






°