miércoles, 18 de octubre de 2017

La Viga en el Ojo Propio

Es de todos sabido que dos son los países que más se han entrometido en los asuntos internos de la República Bolivariana de Venezuela: Estados Unidos en busca de satisfacer su insaciable sed de petróleo y el estado español, metido ciegamente en una mortífera cruzada antisocialista desde 1936 hasta la fecha.

Los políticos españolazos de todos los colores se han pronunciado en diferentes ocasiones en contra de los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, descalificándolos abiertamente y abrigando a la supuesta disidencia comandada por Henrique Capriles y el "preso político" Leopoldo López. Pacifistas llaman desde los medios de comunicación al servicio de La Zarzuela a quienes son responsables de manera directa por decenas de asesinatos de chavistas en las calles de la capital venezolana.

Pues bien, ahora que ha sido el turno de Nicolás Maduro de criticar a Madrid por sus muy reales excesos represivos en Catalunya el pasado 1° de abril y por el encarcelamiento de dos auténticos pacifistas como los son Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, es el régien borbónico bananero el que se rasga las vestiduras, denunciando además, intromisión en asuntos internos del estado español.

Aquí la nota al respecto cortesía de Cuba Debate:


El Ministro de Asuntos Exteriores de España convocó al embajador de Venezuela en Madrid, Mario Isea, para protestar por las declaraciones en las que el presidente venezolano aseguró que los líderes independentistas encarcelados son “presos políticos”, informaron a Sputnik fuentes de la delegación diplomática venezolana.

Isea fue recibido por el director general de España para Iberoamérica y antiguo embajador en Caracas, Antonio Pérez-Hernández, que le trasmitió el “rechazo absoluto” de Madrid las palabras de Maduro.

El presidente venezolano aseguró en una rueda de prensa con medios internacionales que el Gobierno de de España “no tiene moral” porque “persigue al pueblo de Cataluña” y tiene “presos políticos”.

Las palabras de Maduro se referían al encarcelamiento de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, dos de las más destacadas organizaciones independentistas de la sociedad civil.

Ambos fueron enviados a prisión sin fianza por orden de la Audiencia Nacional, tribunal que les investigados por un posible delito de sedición como organizadores de las protestas del pasado 20 y 21 de septiembre en Barcelona contra el operativo policial para detener el referéndum.

En opinión de la magistrada que lleva el caso, las concentraciones tenían la intención de impedir la labor policial contra el referéndum como parte de una estrategia ulterior para conseguir la independencia de Cataluña.

Maduro pronunció esas palabras en respuesta a unas declaraciones del canciller Español, Alfonso Dastis, sobre la posibilidad de que la UE sancione a Caracas.

Sin embargo, el líder venezolano aseguró que el tema catalán es un asunto “interno” de España sobre el que no desea opinar.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario