viernes, 27 de octubre de 2017

Contubernio Represivo Germano-Español

Así que mientras Brian Currin trabaja denodadamente para activar el componente desmovilización tras la culminación del desarme dentro del proceso de Desarme, Desmovilización y Reinserción (DDR) emprendido por ETA hace seis años, Berlín opta por satisfacer las más bajas pasiones de los gerifaltes del régimen borbónico franquista permitiendo el secuestro de dos refugiados políticos vascos, según nos cuenta esta truculenta nota publicada por Europa Press:


La Guardia Civil ha detenido en Berlín a dos miembros de ETA en una operación contra su estructura clandestina junto en colaboración con la Policía alemana, según ha informado el Ministerio del Interior.

Los dos etarras detenidos en Berlín son Mikel Barrios e Iñigo Gulina Tirapu, ambos naturales de Navarra y buscados por las Fuerzas de Seguridad del Estado por ataques terroristas enmarcados en la conocida como 'kale borroka', según informan a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

Mikel Barrios, de 29 años de edad y natural de Pamplona (Navarra), es un antiguo miembro de Segi al que se le buscaba por integrar un grupo que cometió varios sabotajes en la capital navarra. Se trata del perfil de joven enrolado en ETA cuando la banda terrorista ya intuía su derrota policial.

El nombre de Mikel Barrios se incluyó en la lista de los etarras más buscados en 2015, un año antes de que la banda terrorista anunciara el cese de la violencia, junto con otros históricos como Josu Ternera o Iñaki de Juana Chaos.

La Guardia Civil ha detenido a Barrios este viernes en Berlín en un operativo en el que también ha sido arrestado Iñigo Gulina Tirapu, natural de la localidad navarra de Burlada y de 37 años. Sortu ha lamentado que la detención de ambos llegue "justo en el momento en el que ETA reflexiona en torno a su desmovilización".

Un portavoz de la Fiscalía de Berlín ha asegurado en declaraciones a la agencia de noticias DPA que los detenidos pasarán a disposición judicial antes de atender a la orden de extradición tramitada por las autoridades españolas y francesas.

Estos dos países seguían la pista de los dos arrestados por acciones criminales cometidas antes de 2007, concretamente por ataques contra bancos y otras instalaciones.

La Policía Nacional detuvo en 2009 en el sur de Francia a Mikel Barrios, después de que abandonara su domicilio en Pamplona y huyera de la acción de la justicia por actos vandálicos y de sabotaje callejero. En su vivienda se localizó CD y diversa documentación de Askatasuna y Batasuna, un ordenador portátil, dos CPU y un disco duro externo de 500 Gb junto con una agenda con direcciones y teléfonos y varios teléfonos móviles.

En febrero de 2009, la Audiencia Nacional juzgó al grupo del que formó parte Mikel Barrios. Entre los que sí fueron detenidos figuraba Iñigo Gulina Tirapu, para quien se decretó la libertad bajo fianza de 6.000 euros.


Ojo con el desaseado trabajo periodístico por parte de Europa Press, en el encabezado dice que los dos refugiados secuestrados por los paramilitares de la Guardia Civil pertenecían a ETA, pero en el texto cambia el asunto y se nos dice que fueron juzgados por pertenencia a Segi, organización juvenil vasca criminalizada en la estela del "todo es ETA" del represor Baltasar Garzón. Pero no se queda ahí el asunto, lo aderezan con acusaciones de pertenencia a la kale borroka. O sea, una nota atrapada en el bucle tiempo espacio de los años 90 del siglo pasado.

Así es como Madrid continúa obstaculizando la oportunidad de un proceso de paz abierto unilateralmente por ETA ha pedido de la sociedad vasca.
 





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario