domingo, 22 de octubre de 2017

Dastis el Mentirosillo

En el maremagnum de notas generadas tras la represión de las fuerzas armadas españolas, tanto en lo que respecta a la jornada del 1° de octubre como en las belicosas declaraciones por parte de diferentes integrantes del régimen borbónico bananero así como de representanes de las instituciones supranacionales europeas, poco  o nada se ha dicho del nivel de agresión sufrida por los ciudadanos que quedaron atrapados en la primera línea de fuego por parte de los esbirros enviados por La Zarzuela a violentar el más democrático de los ejercicios populares: el sufragio.

Ante esta conveniente omerta, funcionarios bajo las órdenes de Felipe Borbón y Franco no dudan en hacer abierta apología de lo sucedido aquel fatídico domingo como parte de la justificación del golpe de estado llevado a cabo en contra del pueblo catalán mediante la aplicación del 155. Para ejemplo, lo relatado por esta nota dada a conocer por Naiz:


El ministro de Asuntos Exteriores español, Alfonso Dastis, ha rechazado que las FSE ejercieran «brutalidad» el pasado 1-O y ha afirmado que el uso de la fuerza «fue provocado».
Además, ha añadido que muchas de las imágenes que se difundieron aquel día fueron «fakes», es decir, falsas.

«Para nada hubo una situación de brutalidad. Se ha demostrado que muchas de las imágenes son falsas. Si se ha hecho un uso de la fuerza, fue limitado. Las fuerzas de seguridad acataron las órdenes judiciales».

Son algunas de las frases que han salido por boca del ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, en una entrevista concedida a al BBC, en donde ha añadido que «estamos viendo un montón de hechos alternativos y ‘fake news’. Pero no es un uso deliberado de la fuerza, fue provocado».

El ministro también ha explicado que con la aplicación del 155 el Gobierno está intentado «restaurar el orden legal, la Constitución y la normativa catalana que emerge de ella».

Preguntado sobre la existencia de alguna posibilidad legal para la independencia de Catalunya, ha respondido que tendría que ocurrir a través de una reforma de la Constitución, que debería ser aprobada por «todos los españoles. Los países de la UE –ha continuado–, no van a aceptar una decisión de esta índole tomada por solo una parte del país».

Para Dastis, el caso de Escocia «es excepcional».






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario