sábado, 14 de octubre de 2017

Juncker Filofranquista

Un señor que viene de un estado nación europeo que resulta simplemente ridículo e inviable según sus propios preceptos ha tenido a bien informarnos que las instituciones paneuropeas no actuarán ni como árbitros ni como mediadoras en el conflicto político que enfrenta al régimen borbónico franquista con el pueblo catalán.

O sea, por medio del luxemburgués Jean-Claude Juncker nos confirman que el cheque en blanco extendido por el fascista estadounidense Ike Eisenhower a su homólogo español Francisco Franco todavía tiene fondos.

Más aún, sin llegar a los extremos discursivos de los trogloditas de Charlie Hebdo, tiene a bien informarnos que eso de una Europa de 90 estados nación no va. ¿Dónde estaba este señor cuando en esa Europa orwellianamente monolítica y homogénea surgieron naciones como Lituania, Letonia, Estonia, Bielorrusia, Ucrania, Moldavia, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, Bosnia, Serbia, Montenegro y Macedonia?

¿Qué opina acerca de esa aberración cuasi luxemburguesa llamada Kosovo?

Es más, nos atrevemos a preguntar... ¿acaso su cargo da como para que haga declaraciones tan absolutas con respecto al derecho a la autodeterminación y descolonización de pueblos como el catalán, el vasco, el galego, el andaluz, el corso, el sardo, el bretón, el alsaciano, el galés, el escocés, el irlandés... etc... etc... etc...? ¿Es acaso una de sus atribuciones decidir dictatorialmente acerca de asuntos como este? ¿Conoce Juncker el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos?

¿Cómo se interpreta esto desde la óptica de aquel útopico planteamiento de una Europa sin fronteras, con una moneda común, con instituciones sombrilla que dictaminan hasta quién puede sembrar aceituna y quién no?

Sin más que agregar, les compartimos el edicto de Juncker dado a conocer por el Diario Vasco:


El presidente de la Comisión Europea avisa de que intervenir crearía «más caos» y rechaza una independencia que generaría efecto dominó en otras regiones

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha cerrado este viernes la puerta a una posible mediación de la Unión Europea en la crisis política en Cataluña, porque a su juicio crearía "más caos"; al tiempo que ha rechazado la independencia como opción porque no quiere "una Europa formada por 90 países".

"Si permitimos, aunque no sea nuestro asunto, que Cataluña se independice, también lo harán otros después y eso no me gusta. No quiero una Unión Europea que dentro de 15 años esté formada por 90 países, sería imposible", ha defendido Juncker en una charla con estudiantes en Luxemburgo.

El jefe del Ejecutivo comunitario también ha explicado que la Unión Europea no piensa intervenir como mediador para salir de la crisis, a pesar de que así lo hayan solicitado desde la Generalitat, y ha recalcado que cuando ha asumido ese papel lo ha hecho "entre Estados miembro". Además ha señalado que "sólo una parte" ha llamado a la mediación europea y que ni él ni el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, podrían hacerlo porque "crearía mucho más caos" en la Unión Europea.

Preocupado por el desafío catalán

El exprimer ministro luxemburgués se ha mostrado "preocupado" por el desafío independentista y por el hecho de que la búsqueda de una identidad propia lleve a muchos a pensar que esa identidad "es incompatible" con la de otros.

Juncker también ha revelado que "hace tiempo" que en sus contactos con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le había pedido que tomara "iniciativas" para que la situación "no se fuera de control". El jefe del Ejecutivo comunitario ha hecho estas declaraciones en alemán y ha bromeado con que elegía este idioma para que "nadie en Cataluña lo entienda".

En otra charla con espectadores y 'youtubers' el pasado septiembre, unas declaraciones suyas pronunciadas en francés y en las que afirmó que sólo respetaría un referéndum avalado por el Tribunal Constitucional crearon gran polémica por las distintas interpretaciones que se les dieron.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario