domingo, 29 de octubre de 2017

Consideran Asilo Político para Puigdemont

Soprendiendo a tirios y a troyanos, Carles Puigdemont ha sabido mostrarse a la altura de las circunstancias. En los momentos más tensos del proceso de desconexión hubo quienes le criticaron acremente. No faltaron quienes desde la izquierda facilona, esa que todo lo critica pero que no construye nada, le llamaron traidor.

Pues bien, ante la amenaza de una acción represiva desmedida por parte del régimen de Felipe Borbón y Franco, ya incluso se considera a donde podría ir de necesitar asilo político.

Aquí la nota al respecto cortesía de Naiz:


El secretario de Estado belga de Migración y Asilo, Theo Francken, del partido independentista flamenco N-VA, ha afirmado que ese país podría conceder asilo político al president de la República catalana, Carles Puigdemont, si así lo pidiera ante la posibilidad de que no recibiera «un juicio justo» en el caso de ser detenido por las autoridades españolas.

«No es algo irreal, bien mirado», ha declarado Francken en una entrevista a la cadena belga VTM. «Se está hablando ya de una pena de cárcel (para Puigdemont). Quedaría por ver hasta qué punto sería justo ese juicio», ha añadido el ministro, siempre sobre la hipótesis de que Puigdemont decidiera solicitar asilo en Bélgica, uno de los pocos países de la Unión Europea que puede concedérselo a los ciudadanos del propio bloque europeo.

«Está claro que esto nos pondría en una difícil situación diplomática con el Gobierno español», ha reconocido Francken, «pero es posible, por ley, solicitar asilo en Bélgica; una solicitud que, como todas las demás solicitudes de asilo, será examinada de manera objetiva, correcta e independiente, como les gustaría a los españoles que sucediera».

El testimonio de Francken vuelve a poner de manifiesto la tensión entre los gobiernos español y belga. El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, gobierna en coalición con el partido de Francken (N-VA), cuyo programa político apuesta por la separación pacífica de Flandes. Ello ha llevado a Michel a adoptar una postura por la que no ha terminado de dar nunca por completo la razón al Gobierno español.



Tomando en cuenta casos como el de Altsasu o más recientemente el de los Jordis en la propia Catalunya, definitivamente no existe ni una sola garantía de un juicio justo a quien ni siquiera debería de estar ante la posibilidad de ser juzgado. Recordemos, Puigdemont y todos los demás actores centrales en el mambo catalán no hicieron mas que obedecer el mandato de su pueblo... y a eso, en cualquier lugar civilizado de nuestro planeta, se le llama democracia.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario