viernes, 27 de octubre de 2017

Reconocen Trayectoria de Montxo Armendáriz

Por echarse a la espalda la ardua labor de llevar la identidad vasca a la pantalla rompiendo el cerco de la colonialista y homogeneizante visión cinematográfica española, el director Montxo Armendáriz ha sido reconocido con la entrega del premio que otorga cada año Eusko Ikaskuntza en colaboración con Laboral Kutxa.

Lean más al respecto con este artículo dado a conocer por Noticias de Gipuzkoa:


El director navarro recibió ayer en Iruñea el galardón Eusko Ikaskuntza-Laboral Kutxa

Fernando F. Garayoa y Javier Bergasa

El director navarro de cine Montxo Armendáriz recibió ayer en un emotivo y laudatorio acto el Premio Eusko Ikaskuntza-Laboral Kutxa que se concede a los currículos más destacados de Euskal Herria en las áreas de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales. En sus 23 ediciones, por primera vez el galardón recaía en un cineasta como tal, aunque, como bien se encargó de recordar el realizador de Tasio, Néstor Basterretxea, que se hizo acreedor del reconocimiento en 2005, también volcó parte de inquietud artística en el celuloide.

El acto, que se celebró en el Palacio del Condestable de Iruñea, acogió a más de 200 personas con una nutrida representación política y cultural, encabezada por la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, y el lehendakari del Gobierno Vasco, Iñigo Urkullu, además de los máximos responsables de las entidades que otorgan el premio: Iñaki Dorronsoro, presidente de Eusko Ikaskuntza, y Txomin García, presidente de Laboral Kutxa.

El acto también contó con la presencia de varios consejeros del Gobierno foral, como Ana Ollo, consejera de Relaciones Ciudadanas; Ana Herrera, consejera de Cultura, y Mikel Aranburu, consejero de Hacienda; la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez, el alcalde de Iruñea, Joseba Asiron, además del consejero de Cultura del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria.

El jurado del galardón lo componen las siete universidades del ámbito geográfico de actuación de Eusko Ikaskuntza (de las que seis enviaron un representante al acto, aportando así sus propias valoraciones del premiado), junto con el presidente de Eusko Ikaskuntza y el director territorial de Laboral Kutxa. El galardón está dotado con 20.000 euros.

En cuanto a las razones para otorgar el premio a Montxo Armendáriz, dicho jurado destacó que se trata de “uno de los directores de cine imprescindibles en los últimos 30 años. Su obra retrata de forma inconfundible a toda una generación a través de historias cotidianas que han trascendido lo local y han logrado llegar al gran público. Su obra refleja aspectos visuales, culturales y etnográficos de Euskal Herria”.

Su trayectoria, ‘a examen’

El acto de entrega del galardón tuvo una extensa primera parte en la que intervinieron los seis representantes universitarios presentes y el máximo responsable de Eusko Ikaskuntza. Vicente Atxa, rector de Mondragon Unibertsitatea, recordó la influencia de Rosellini en Armendáriz y resaltó que el navarro ha acabado “haciendo cine para retratar la sociedad y remover conciencias, para mostrar los sentimientos humanos. La libertad humana y perseguir los sueños es lo que ha guiado la carrera de Armendáriz así como perseguir la felicidad”. Iñaki Esparza, director de UNED Bergara, explicó que la obra del director de Olleta “más allá que una mera crónica es la observación crítica de la realidad para contribuir a mejorar así lo que no funciona”.

Alfonso Carlosena, rector de la Universidad Pública de Navarra, partiendo de Tasio, “una historia sencilla en la que la gente de los pueblos decía hablan como nosotros”, remarcó lo conseguido por aquel primer largo: “Reflejando aquella Navarra que, por primera vez se asomaba al mundo, contribuyó a hacernos más universales”, y remarcó: “Ser uno mismo siempre, llevar la propia alma adonde quiera que vayas, define la personalidad de este gran artista”. Iciar Astiasarán, vicerrectora de Investigación de la Universidad de Navarra, también partió de Tasio para apuntar que “esa primera historia documentalista supone un camino válido para una ficción fijamente asentada en la realidad” y emplazó al realizador a continuar deshaciendo su particular ovillo de historias.

Jose María Guibert, rector de la Universidad de Deusto, tomando como base el filme 27 horas destacó que “una artista, un creador como Armendáriz, utiliza un vehículo argumental, como en este caso fue la droga, para entrar en cuestiones más de fondo. Su aportación posee un gran valor en la medida en que deja constancia de cómo fueron otros tiempos, contextos y sociedades pasadas, reflejando un gran compromiso en momentos difíciles”.

Siete navarros

Tras la intervención Jon Zarate, vicerrector de Euskera y Formación Continua de la Universidad del País Vasco, Iñaki Dorronsoro, presidente de Eusko Ikaskuntza, hizo un somero repaso de la historia de la entidad, reflejando sus principales hitos y claves filosóficas, y apuntado que el primer congreso que organizó la entidad tras su constitución se celebrara en la capital navarra, en 1920, y recordando que, con Armendáriz, ya son siete los navarros, o vinculados especialmente con Navarra que han recibido ese galardón: Julio Caro Baroja, Álvaro D’Ors, Gregorio Monreal, Daniel Innerarity, María Bayo y Javier Echeverría.

Dorronsoro también quiso mencionar a Puy Oria, compañera profesional y vital de Montxo Armendáriz y recalcó que el director navarro ha creado con su cine un “mundo propio de gran densidad, profundidad y empatía. Ante sus películas es difícil no sentirse humanamente implicado”.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario