lunes, 2 de octubre de 2017

El 1-O y la Prensa Internacional

Naiz hace una repaso de la cobertura que los rotativos más icónicos a nivel europeo han hecho con respecto a la desemedida violencia policial desatada ayer por Madrid en contra de los catalanes por el solo crímen de salir a votar en un referéndum legitimado tanto por la saña represiva y autoritaria de los primeros como por la honorable dignidad de los segundos.

Ahora bien, recordemos que una cosa es lo que diga la prensa y otra lo que digan los gobiernos de los países centrales, no olvidemos que el cheque en blanco entregado por Ike Eisenhower a Francisco Franco le ha valido a Madrid para mantener su postura intransigente con respecto a las decenas de miles de muertos de la dictadura así como los más de cinco mil casos de tortura en contra de independentistas vascos durante "la democracia".

Aquí tienen el reporte:


Muchos han sido los medios que han seguido el referéndum de independencia catalán, y varios quienes han dejado titulares para la posteridad. La prensa internacional destaca la amplia victoria del «Sí» en la consulta, y narra incrédula la violencia policial que marcó la jornada del 1-O. «¿Tenía el Gobierno español razón alguna para recurrir a la fuerza?», se pregunta «Le Figaro».

Estamos en el día 1 tras el referéndum de independencia en Catalunya, y la cuestión catalana está en las portadas y ediciones digitales de los principales medios internacionales. La violencia policial y la clara victoria del «Sí» son los dos temas que más se pueden leer, aunque no faltan críticas a la actuación del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

El británico 'The Guardian' ha sido bastante claro: «the Spanish state has lost». Es decir, el Estado español ha perdido. Ese es el titular del editorial de uno de los diarios más importantes del mundo. 'The Independent' recoge las palabras del president, Carles Puigdemont, proclamando la victoria del «Sí», mientras subraya que la jornada del referéndum estuvo marcada por «desagradables escenas de violencia» cuando «la Policía atacó a pacíficos votantes y civiles». 'The Times' dice que lo ocurrido en Catalunya duede «empañar» el legado de Rajoy, a quien define como el «superviviente» de la política española. También dice que lo de ayer fue un «derramamiento de sangre». El escocés 'The National', por su parte, lleva el tema catalán a la portada del diario bajo el título «Spain's day of shame» –el día de la vergüenza de España– y George Kerevan, uno de sus comentaristas, habla de que «la sombra de Franco» ha vuelto de forma «inesperada».

En Italia, 'La Repubblica' destaca las «sonrisas y lágrimas» de los que pudieron ejercer su derecho a voto y define como «imagen simbólica» la del mosso desconsolado en el hombro de una persona. 'Corriere della sera' habla del «puño duro» sobre el voto, mientras que 'Il Manifesto' asegura que el de ayer fue el día en que «Rajoy perdió a Catalunya».

En el Estado francés, 'Le Monde' abre su sección sobre Catalunya con las declaraciones de Rajoy, «no ha habido referéndum», y su corresponsal en Madrid destaca que Madrid y Barcelona entran en un periodo «desconocido». 'Le Figaro' dice que la violencia policial de ayer «amplía» la brecha entre ambas capitales y se pregunta sobre si el Gobierno central tenía razón alguna para recurrir a la fuerza. 'Liberation' se muestra más tajante en sus afirmaciones y dice: «Violencia en Cataluña: derrota de Mariano Rajoy», y definen el día de ayer como «porras contra urnas».

El «fracaso» de Madrid ha llegado hasta el alemán 'Süddeutsche Zeitung', que también destaca el empeño catalán de difundir internacionalmente las imágenes que dejó la jornada del referéndum. Por su parte, 'Frankfurter Allgemeine' destaca la amplia victoria del «Sí».

La noticia también ha llegado al otro lado del charco. Tanto 'The New York Times' como 'The Washington Post' hacen hincapié en la violencia policial que marcó el día de ayer, y el diario de la capital estadounidense añade que Rajoy «prepara el escenario para una batalla más grande sobre Cataluña». La CNN, que ayer utilizó términos como «the shame of Europe» –la vergüenza de Europa–, titula su pieza de hoy con un «Catalans: 'yes', Spain: 'no'».











°