domingo, 5 de marzo de 2017

Chulería Contra el Valenciano

En Iruñea un juez vascófobo de apellidos Sánchez Ibañez se asoció con una caterva de tontos útiles para atacar por segunda ocasión a dos escuelas en donde la educación es hoy impartida en euskera. Se dicen víctimas cuando en realidad son los victimarios. Claro, se sienten protegidos y arropados por un régimen que al día de hoy se siente orgulloso por haber exterminado culturas enteras y que sin complejos continúa tratando de imponer su lenguaje, llegando incluso a expropiar expresiones culturales ajenas y haciéndolas pasar como propias.

Pero esto no solo sucede en Euskal Herria, también sucede en Aragón, en Catalunya, en Galiza y por qué no, en el País Valencià.

Les invitamos a leer esta nota dada a conocer en 20 Minutos:


Los agentes le pidieron hablar en castellano porque no entendían el valenciano.

Un hombre fue denunciado el pasado martes 28 de febrero por hablar a dos policías de la Policía Nacional en valenciano en Benidorm. El suceso tuvo lugar en un control policial cerca del colegio donde el denunciado iba a recoger a su hijo de 7 años, según el Diario Información.

Al parecer, y siempre según el diario alicantino, los hechos ocurrieron alrededor de las 13:30 horas, cuando, en el citado control, los agentes se acercaron al coche donde el hombre les respondió en valenciano. Según declaraciones del denunciado al citado diario, los policías le dijeron “con malas maneras” que les hablara en español para poder entenderlo. “Yo les dije que estaba en mi derecho de hablar mi lengua y que también es oficial junto al español en la Comunidad Valenciana, a lo cual su respuesta fue pedirme la documentación y cachearme con las manos apoyadas en el coche en presencia de todos los niños y padres”.

La denuncia interpuesta dice así: “Realizando un control en vía pública, el arriba denunciado, cuando los actuantes proceden a identificarlo se dirige hablando en Valenciano. En retiradas (sic) ocasiones se le dice que no hablamos valenciano y que se dirija a los actuantes en castellano a lo que se niega en retiradas (sic) ocasiones, manifestando que realizamos un servicio de chulería”.

Según el periódico alicantino, el boletín será remitido a la subdelegación del Gobierno de Alicante y no fue firmado por el denunciado. Este aseguraba haberse sentido “humillado y vejado” por la “forma” en la que le “trataron unos policías que tendrían que saber el valenciano”. “Me trataron como si hubiera cometido un delito muy grave”, añadía.

El denunciado, por otro lado, ha remitido el suceso al gabinete jurídico de Compromís en Valencia, y presentará una denuncia ante la Benemérita, así como quejas ante la Comisaría de la Policía Nacional en Benidorm, Síndic de Greuges y el Defensor del Pueblo.







°