sábado, 7 de enero de 2017

El Odio de Madrid a Fidel

Vaya, parece ser que Madrid realmente no ha logrado recuperarse del tremendo golpe que en su momento representó la consumación de la independencia de Cuba de su largo dominio colonial. Peor aún, el régimen borbónico franquista muestra sin tapujos el tremendo odio que siente hacia la Revolución Cubana en general y en contra de Fidel Castro en particular.

Lean ustedes este reportaje publicado en Cubainformación:


José Manzaneda

Nos aseguran que en Cuba no hay libertad de prensa. Allí los medios no dan espacio a opiniones diversas, nos dice, por ejemplo, la prensa española.

Ahora veamos qué espacio a las opiniones diversas ofrece esta prensa española. Repasando, por ejemplo, su cobertura sobre la muerte de Fidel Castro.

Tomemos como muestra el diario de mayor tirada, El País: un periódico que se presenta como “progresista” y cercano a la socialdemocracia.

En el plazo aproximado de un mes, desde el fallecimiento de Fidel Castro hasta el 1 de enero de 2017, este diario publicó la friolera de 140 materiales, entre artículos, noticias, crónicas o fotorreportajes.

Salvo dos o tres textos anecdóticos y sin posicionamiento, el resto, en menor o mayor grado, denigraban la figura política de Fidel Castro y condenaban sin paliativos a la Revolución cubana.

Como muestra, la utilización en 106 ocasiones del término “régimen”, sinónimo periodístico de “dictadura”; 44 veces la palabra “dictador”, dirigida a Fidel Castro; y 9 la de “tirano”.

La beligerancia de El País contra el líder cubano destacaba en dos géneros periodísticos: en 42 artículos de opinión y en 4 entrevistas.

Salvo uno neutral, los restantes 41 artículos de opinión atacaban, denigraban, insultaban y satanizaban sin paliativos a Fidel Castro. Todo un concentrado de odio político contra un líder al que la intelectualidad del sistema -española y latinoamericana- jamás perdonó que no cambiara de bando político. No podían faltar, por ello, de las páginas de El País, los textos viscerales de connotados camaleones ideológicos, como Mario Vargas Llosa, Antonio Elorza, Joaquín Villalobos, Vicente Botín o Jorge Edwards.

Las entrevistas también eran prueba de lo que El País entiende por “pluralidad” de visiones. Una era –de nuevo- a Mario Vargas Llosa; otra a Antonio Rodiles, “disidente” cubano que defiende el bloqueo de EEUU y es partidario de Donald Trump; la tercera era una entrevista coral a 7 escritores durante la Feria del Libro de Guadalajara (México) que, como una sola voz, condenaban sin fisuras a Fidel, incluyendo –otra vez más- a Mario Vargas Llosa; y, por último, una entrevista a dos narradores cubanos de la Isla que, sin criticar a Fidel, transmitían el mismo mensaje desesperanzado sobre el futuro de la Revolución.

Conclusión: el diario español de mayor tirada, que se dice progresista, publicaba en un mes 140 textos atacando a Cuba y a Fidel Castro, entre ellos 42 artículos de opinión. Ni uno solo era a favor. Ninguna entrevista era a intelectuales o artistas de la Isla que defiendan el legado de Fidel, por ejemplo, en el campo de la cultura.

No parece que esto se asemeje mucho a la “pluralidad de opiniones” que la prensa española exige, con arrogante superioridad, a Cuba, habida cuenta de que el resto de diarios, radios y televisiones reproducían la misma práctica informativa que El País.

¿No será que sufrimos, sin saberlo, una brutal dictadura mediática que lleva años pervirtiendo, hasta hacerla ya irreconocible, la libertad de prensa?

.
.


En el plazo aproximado de un mes, desde el fallecimiento de Fidel Castro hasta el 1 de enero de 2017, el diario El País publicó la friolera de 140 materiales. Salvo dos o tres textos anecdóticos y sin posicionamiento, el resto, en menor o mayor grado, denigraban la figura política de Fidel Castro y condenaban sin paliativos a la Revolución cubana. Como muestra, la utilización en 106 ocasiones del término “régimen”, sinónimo periodístico de “dictadura”. Edición: Esther Jávega.






°