domingo, 22 de enero de 2017

El "Guernica" Seguirá Secuestrado

Con una sola acción el régimen español toma venganza en contra tanto de Pablo Picasso como del pueblo vasco.

Los mandamases franquistas y sus émulos contemporáneos nunca le perdonarán a Picasso su filiación política antifascista. Por eso se han dedicado a sanitizar y edulcorar su imagen, equiparando su aporte a "lo español" con el del ese sí muy fascista y monárquico Salvador Dalí.

Pablo Picasso dijo muy claro que el "Guerncia" no debía estar a España mientras Franco estuviera en el poder. Su muerte en 1973 sentó las condiciones para que, como parte de la "modélica transición" tras la muerte del letal dictador, Washington "devolviese" el mural a los españoles como obsequio a todo un pueblo por el supuesto retorno de la democracia, retorno que en la realidad nunca se ha dado.

Pero la medida no solo busca castigar el legado de Picasso no, también busca castigar a ese mismo pueblo que el 26 de abril de 1937 colaborase con los muertos a ese cuadro de horror pintado por los aviones alemanes e italianos.

Se acerca el 80 aniversario de la matanza ordenada por Franco en un claro ejemplo de etnocidio, una vez más se pide que la obra se reubique en Gernika.

Para no perder la costumbre los fascistas de hoy, herederod ideológicos de los fascistas de entonces, han dicho no a la solicitud de traslado.

Dicho lo anterior, les compartimos este artículo publicado en Deia:


El ministro de Cultura aduce en su visita a Bilbao razones técnicas para no ceder el cuadro

El ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo, volvió a aducir razones técnicas para negar el traslado del Guernica de Picasso a Euskadi. Méndez de Vigo aseguró que es “imposible que el cuadro viaje por sus enormemente difíciles condiciones de conservación”. Las declaraciones las realizó pocos minutos antes de comenzar una visita al Museo de Bellas Artes de Bilbao, durante la que estuvo acompañado del consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno vasco, Bingen Zupiria; del diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria; del todavía director de esta pinacoteca, Javier Viar, y del que le sustituirá a partir de primavera y todavía responsable del Prado, Miguel Zugaza.

Preguntado por la posibilidad de que puedan ser atendidas las reiteradas peticiones de traslado de esta obra de Picasso a Euskadi, Méndez de Vigo explicó que, por su “azarosa vida”, esta obra tiene “unas condiciones de conservación enormemente difíciles”. “El Guernica es imposible moverlo”, afirmó rotundo el ministro, que explicó que “hace poco lo pidieron para México y dije que no se puede tocar”.

La historia de este lienzo es también la de una histórica aspiración y reivindicación de los vascos, que ven en el cuadro de Picasso la denuncia contra la barbarie cometida en Gernika y la exaltación de las libertades democráticas. Una reivindicación, que ha abanderado el PNV, para que el Guernica se pueda ver en Euskadi. “El Guernica, a Gernika”, ha sido un leit motiv por el que se ha luchado durante décadas. Algo que el Estado español siempre ha denegado aduciendo razones técnicas.

Las instituciones vascas redoblaron también los contactos políticos para que el Gabinete Aznar facilitase la presencia del Guernica en la inauguración del Museo Guggenheim, donde el arquitecto Frank Gehry ya había destinado una sala dedicada exclusivamente a la obra. Una petición que estaba acompañada de un detallado informe técnico, con el que se intentaba demostrar que un eventual traslado no influiría en el delicado estado de conservación del cuadro. Una y otra vez, el Ministerio de Cultura ha rechazado la cesión temporal aludiendo a los informes negativos de los departamentos de conservación y restauración del Reina Sofía.

La última vez que se solicitó fue hace cuatro años, al entonces ministro José Ignacio Wert. Este respondió en el Congreso a una pregunta del PNV, en la que se reclamaba la obra para Euskadi, que las condiciones en las que se encuentra la tela impiden cualquier desplazamiento. Desde las filas jeltzales, sin embargo, se respondió que los problemas técnicos se pueden solventar.

Ayer, el ministro de Cultura destacó que, con motivo del aniversario de su creación, se ha diseñado “una grandísima exposición” en el Museo Reina Sofía de Madrid, donde se encuentra desde hace 25 años, a partir del mes de abril para “rendir el homenaje que merece ese gran cuadro”. Según indicó va a ser “la gran exposición de este año en Madrid y en España”. Por ello, Iñigo Méndez de Vigo invitó “a todos a que vayan” a esta exposición en torno al Guernica que será “mucho más que el Guernica y Picasso”.

IVA cultural

Durante su estancia en Bilbao, el ministro confirmó además que asistirá a la gala de la XXXI edición de los Premios Goya el próximo 4 de febrero en Madrid, y destacó que el Ejecutivo “disfruta del cine”. “El Gobierno aprecia y disfruta la cultura; cree que la cultura, y especialmente el cine, nos hace disfrutar de la vida y nos hace mejores ciudadanos; nos hace soñar”, reflexionó.

Sobre la petición de rebaja del IVA cultural, el ministro indicó, como ya ha transmitido “al mundo del cine”, que el Ejecutivo tiene que “cumplir con la senda del déficit con Bruselas” pero que en cuanto puedan hacerlo “lo haremos”, subrayó Méndez de Vigo; no obstante, consideró que, en realidad, “el IVA cultural no existe” porque “la industria del libro tiene un IVA superreducido” y el Gobierno “pretende bajar este año” ese impuesto, del 21 al 10% en los espectáculos en vivo. Según explicó, “la filosofía política” del Gobierno parte de que “el dinero donde mejor está, es en el bolsillo de los españoles para que se lo gasten en lo que quieran”, pero recordó que “también tenemos que pagar los servicios públicos, pagar las pensiones y cumplir con Bruselas”.

Posteriormente de su visita al Bellas Artes, Méndez de Vigo se dirigió al Guggenheim, donde fue recibido por el director general del Museo, Juan Ignacio Vidarte, y por la diputada de Cultura, Lorea Bilbao. A la tarde, el ministro de Cultura asistió al estreno de la ópera de ABAO, Stiffelio, de Verdi, en Euskalduna. 






°