lunes, 23 de enero de 2017

Castellanamente Quejicas

Así que el nuevo gerente de la Casa Blanca ha decidido mostrar todo el desprecio que siente por los mexicanos quitando su idioma - mexican - de la página web oficial.

Lo más seguro es que inculto como suelen ser los estadounidenses -le llaman a su país por el nombre de un continente -, el rubicundo individuo del estrafalario peinado no tenga ni idea que el mexican de hecho se llama castellano y que dicho idioma viene de Europa.

Claro, allá, en la Una Bajo el Sol han puesto el grito en el cielo, hipócritamente, pues recordemos que Madrid ataca abiertamente tanto al euskera como al catalán al tiempo que se ufana de haber exterminado decenas de lenguajes en África y América. 

Pero volviendo a México, en la revista Proceso dejan bien claro que su gobierno no tiene razón alguna para quejarese, vean ustedes:


Arturo Rodríguez García

El gobierno de Enrique Peña Nieto, como el de Donald Trump, discrimina a los mexicanos. La Presidencia de la República, así como las dependencias y entidades del gobierno federal, no tienen habilitada ninguna sección en lenguas indígenas, carecen de blogs y secciones de interés para los pueblos y comunidades originarias y tampoco ofrecen información en alguna lengua extranjera… excepto en inglés.

En las últimas 48 horas, la eliminación de una sección en español y un blog con contenidos para hispanos que mantenía la Casa Blanca, se convirtió en asunto de interés para medios nacionales y extranjeros, en especial porque el nuevo presidente estadunidense Donald Trump se pronunció en campaña por la promoción del inglés como lengua nacional de su país.

La polémica creció hoy, luego de que la Real Academia Española y el Instituto Cervantes lamentaron la decisión, de acuerdo con una nota del diario El País.

Al consultar el portal www.gob.mx se pudo advertir que la Presidencia, así como la mayoría de las dependencias y entidades federales que integran el gabinete legal y ampliado, carecen de información y contenidos en lenguas originarias excepto por la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas.

Lo mismo ocurre con los otros poderes de la Unión. Las Cámaras de Diputados y Senadores carecen de contenidos en lenguas indígenas. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tampoco tiene habilitada ninguna función para mostrar temas de interés para la población indígena de México.

La misma situación sucede en las páginas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el Instituto Nacional de Transparencia Acceso a la Información y Protección de datos Personales y el Instituto Nacional Electoral: no hay contenidos en lenguas indígenas.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), en México hay 68 lenguas indígenas y 364 variantes lingüísticas que, conforme a criterios internacionales, en materia de justicia, educación, salud y asuntos de la cosa pública deben ser tratadas como lenguas.

Con datos de la Encuesta Intercensal 2015, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) estableció que en México hay 24.4 millones de personas que se auto reconocen indígenas que equivalen a 21.5% de la población nacional. Además, estima que 7.3 millones de personas hablan alguna lengua indígena y representan 6.5% de la población.

No obstante estas cifras, el gobierno de Enrique Peña Nieto sí cuenta con una versión en inglés.

Desde el inicio del sexenio, la página de internet de la Presidencia de la República habilitó un portal adicional con los contenidos que publica en español, traducidos al inglés y, con la implementación del nuevo sitio www.gob.mx, mantiene actualizadas todas sus secciones en ese idioma, pero no en  japonés, francés ni holandés, las lenguas que se ubican entre las habladas por los principales socios comerciales de México.





°