martes, 31 de enero de 2017

Tras el Asedio de Urquijo

No podemos negar que Carlos Urquijo es uno de esos empleados empoderados con espíritu emprendedor que dan el 110% en su trabajo. Se tomo su tarea de enrarecer la atmósfera política de Euskal Herria con gusto, disfrutaba inmensamente la labor de meterle palos a los ejes de la carreta del soberanismo vasco.

Realmente no lo vamos a extrañar, vaya a donde vaya.

Pero siendo que este blog es una herramienta que además de denunciar los excesos represivos llevados a cabo por los estados francés y español en contra de Euskal Herria es utilizado como biblioteca virtual donde se almacenan datos que en un futuro ayudarán a un mejor entendimiento de lo sucedido a quienes desde la comunidad internacional deseen estudiar lo sucedido desde que las redes sociales surgiesen.

Así pues, les compartimos esta nota publicada en Deia acerca del extraño comportamiento de Urquijo hacia el final de su particular reinado de terror:


Javier de Andrés revela que su predecesor tomó la decisión a raíz de una sentencia del TSJPV

Txus Díez

El delegado del Gobierno español en la CAV, Javier de Andrés, sorprendió ayer al anunciar que el pasado mes de octubre la Delegación del Gobierno que dirige desde hace apenas unas semanas retiró la treintena de recursos interpuestos contra el uso exclusivo del euskera en las comunicaciones de los ayuntamientos a otras administraciones. Durante meses el predecesor de De Andrés, Carlos Urquijo, se caracterizó por la interposición de todo tipo de recursos contra las decisiones adoptadas por las instituciones vascas, y particularmente por sus ayuntamientos.

Aparentemente, la actitud del entonces delegado era inflexible, y de hecho sus recursos enrarecieron sumamente el ambiente entre el Gobierno vasco y el español, hasta el punto de ser relevado a finales del año pasado en un gesto que muchos interpretaron como un intento de reconducir las relaciones entre ambas administraciones con la negociación presupuestaria como telón de fondo. Sin embargo, y según dio a conocer ayer De Andrés, Urquijo dio orden de retirar la treintena de recursos interpuestos contra ayuntamientos que se dirigieron al Gobierno españoñ en euskera cuando se publicó una sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) que daba la razón a uno de los consistorios afectados, ratificando su derecho a comunicarse solo en la lengua vasca.

“Lo que se decía en aquella sentencia, en términos profanos, es que una administración pública se puede relacionar con otra en euskera y en castellano y, consecuentemente, se pueden remitir la actas en euskera o en castellano”, explicó el nuevo delegado del Gobierno, que precisamente ha insistido desde su toma de posesión en la necesidad de mejorar las relaciones entre las administraciones que operan en Euskadi.

Varias denuncias de Urquijo llegaron a la Justicia ordinaria, que falló a favor de los ayuntamientos. En el caso del de Irura, la Administración General del Estado recurrió al TSJPV y este órgano falló en octubre de nuevo a favor del municipio, con lo que acababa el recorrido judicial de esta cuestión y la delegación del Gobierno, por tanto, daba marcha atrás en su ofensiva contra los consistorios que se dirigían en euskera a la Administración española, informa Efe.

El acuerdo al que llegaron el Gobierno español y el Ejecutivo vasco sobre la Ley Municipal, que evitó la interposición por parte del Estado de un recurso ante el Tribunal Constitucional a esta norma, subraya el hecho de que la relación entre las administraciones se puede ejercitar en cualquiera de las dos lenguas, y además faculta a los ciudadanos a comunicarse con los ayuntamientos en el idioma oficial que prefieran.





°