domingo, 22 de enero de 2017

Mensaje de Otegi a Sortu

Ayer les compartíamos la información acerca del relevo llevado a cabo por Sortu, misma que se hace necesaria ante la postura intransigente por parte de los estados español y francés, el balance de poder impuesto por el PNV con la colaboración siempre incómoda de los sociatas y los cada vez más viciosos ataques por parte de quienes diciéndose izquierda abertzale prefieren confrontarse con los troyanos sabiendo que los enemigos son los tirios.

Lean ustedes esta nota publicada en Naiz:


Arnaldo Otegi, secretario general, ha cerrado el Congreso refundacional de Sortu con un alegato claro para seguir avanzando a través de la suma de fuerzas y convenciendo a la gente: «No hay estrategias lineales, ni de única fase, ni milagrosas. No es más revolucionario el que hace las consignas más revolucionarias, sino el que sabe levantar las banderas adecuadas», ha dicho.

Ramon Sola y Beñat Zaldua

El Congreso de Sortu ha sellado su refundación con la aprobación definitiva de la ponencia Zohardia, la aprobación de una nueva dirección absolutamente renovada y también rejuvenecida, y el discurso del secretario general, Arnaldo Otegi, que ha subrayado tanto las prioridades políticas como la apuesta por nuevos modos de hacer. Así, ha llamado a renunciar a «dogmatismos» y a seguir avanzado hacia los objetivos de la izquierda abertzale «hablando, convenciendo y también escuchando a la gente».

En su intervención ha recurrido a un refrán chino para apuntar que cuando alguien se pierde en el camino, lo mejor es retornar al punto de partida. Ha agradecido el trabajo de la anterior dirección en condiciones muy difíciles y ha subrayado «virtudes» clásicas de la izquierda abertzale como saber alinearse tras las decisiones que se toman, tras el debate correspondiente.

Mirando ya al futuro, Otegi se ha mostrado convencido de que «hay talento, energías, ganas y voluntad para hacer las cosas de otra manera en este país». Avanza que la izquierda abertzale recuperará espacios de «desobediencia y confrontación» al tiempo que impulsa un proceso soberanista en la medida de sus posibilidades y sin esperar a una democratización estatal en la que no confía en absoluto. En este punto, una advertencia clara al PNV: «Lo decimos sin levantar la voz ni perder la sonrisa: que nadie cuente con la IA para un nuevo enjuague que dure 40 años y no reconozca el derecho a decidir».

Antes de la intervención final de Arnaldo Otegi, se ha aprobado una resolución que viene a resumir este proceso y sitúa a Sortu mirando al futuro, titulada «Euskal Errepublika Sortu». Reafirma la apuesta por la independencia a través de alianzas «tanto puntuales como estratégicas».

En el Congreso ha destacado igualmente la amplia presencia internacional, con 40 delegaciones distintas. En su nombre ha intervenido un viejo amigo de la causa vasca, Alex Maskey, de Sinn Féin. Desde su conocimiento de las últimas décadas de trayectoria de la izquierda abertzale, ha puesto en valor «vuestra determinación por encima de los obstáculos» que hace que hoy «EH Bildu sea la segunda fuerza» de Euskal Herria. Y haciendo un paralelismo con el recorrido del republicanismo irlandés, Maskey ha puesto énfasis en que «aunque nuestras tácticas cambien, nuestros objetivos siguen siendo los mismos» y en subrayar que «el fin del conflicto no es el fin de la lucha, a menudo es más bien el principio».

En cuanto a los invitados vascos, junto a la presencia de los socios de Sortu en EH Bildu es remarcable la alta representación enviada por Elkarrekin Podemos, con Nagua Alba y Lander Martínez.





°