miércoles, 18 de enero de 2017

Hieren a la Hija de Sara Majarenas

Sara Majarenas ha sido víctima de la violencia del régimen borbónico franquista desde hace muchos años. Allá en el 2005 fue enjuiciada por el inquisidor ultra españolista Félix Blázquez a pesar de haberse demostrado que había sido torturada durante la incomunicación que siguió a su detención. Al paso de los años su encarcelamiento llegó a la cota en la que el propio estado español debe proceder a la excarcelación, pero las políticas de excepción que Madrid aplica a lxs presxs políticxs vascxs impidió que esto sucediese, sin importar el panorama político que se abrió hace ya cinco años en Aiete.

Pues bien, por si todo lo anterior no fuese suficiente, ahora es su pequeña hija la que ha sido recipiente de la violencia, esta vez machista.

Lean ustedes este artículo dado a conocer en EiTB:


Sara Majarenas cumple condena en la cárcel de Picassent (Valencia). El estado de la niña, que vive en prisión con su madre, es grave. El padre aprovechó un permiso para agredir a la menor.

Una niña de 2 años y medio se encuentra en estado grave tras ser apuñalada presuntamente por su padre en la localidad valenciana de Benifaió. El hombre ha sido detenido tras confesar haber agredido a su hija, a la que encontraron en su domicilio con heridas de arma blanca en tórax y espalda y que permanece ingresada en el Hospital La Fe de Valencia.

Fuentes cercanas a la investigación que el ataque se produjo sobre las 10:30 horas de ayer cuando el hombre entró en el retén de la Policía Local del municipio valenciano y aseguró que había matado a su hija.

Agentes de la Guardia Civil y la Policía Local se acercaron hasta el domicilio, donde tuvieron que hacer un agujero en la puerta para poder entrar al comprobar que nadie abría.

En el interior de la vivienda hallaron a la pequeña consciente y con un cuchillo clavado en el tórax, según las fuentes, que han señalado que la pequeña sufrió dos heridas en el tórax y espalda y tiene el pulmón perforado.

La niña es hija de la presa donostiarra Sara Majarenas, que actualmente cumple condena en la prisión valenciana de Picassent. La menor vive con su madre en prisión, pero este fin de semana había salido de la cárcel en una visita.

Precisamente, la Generalitat ha anunciado que va a asumir la tutela de la niña. Fuentes de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas han precisado que estudiará el caso para determinar cuál es el recurso de acogimiento más adecuado para la menor.

Por su parte, el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha convocado una concentración silenciosa para este martes a las 12:00 horas frente al Ayuntamiento de la capital guipuzcoana, ante la "gravedad" de la agresión.

Etxerat califica la agresión de "intento de venganza"

Por su parte, Etxerat ha asegurado hoy que el hombre que apuñaló a su hija en Banifaió (Valencia) intentó "vengarse" con esta acción de su pareja, la presa donostiarra Sara Majarenas, de la que se encontraba en trámites de separación.

Los representantes de Etxerat Patricia Vélez y Nahike Díaz han hecho esta afirmación en una rueda de prensa que han ofrecido esta tarde en San Sebastián, para trasladar a Majarenas la solidaridad de este colectivo, así como todo su "apoyo" y "calor".

Durante su intervención, Vélez ha leído un comunicado en el que ha explicado que el suceso, ocurrido ayer, es "un nuevo episodio de violencia machista", ya que el hombre pretendió "vengarse de su pareja, en trámites de separación, intentando cobrarse la vida de la hija de ambos, una niña que aún no ha cumplido los tres años".

"La niña fue apuñalada repetidamente por su padre que, como ya se sabe, se entregó posteriormente a la Policía", ha relatado Vélez, quien se ha felicitado por el hecho de que la pequeña fuera encontrada con vida, "a pesar de la gravedad de las heridas" que sufrió y, "tras dos intervenciones quirúrgicas de urgencia, el equipo médico del Hospital de la Fe, en Valencia, consiguió estabilizarla".

La portavoz de Etxerat ha desvelado que, en estos momentos, la niña permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos, en situación "estable", mientras que los abogados de Majarenas, natural de San Sebastián, se encuentran realizando los trámites pertinentes para que la presa pueda visitar a su hija.

"No es difícil imaginar cómo se vive en el estrecho espacio de una celda la peor de las situaciones para una madre; cómo se vive la angustia de los trámites burocráticos eternos, mientras pasan las horas lejos del lugar en el que tiene todo el derecho a estar: al lado de su hija", ha descrito Vélez.

Tras asegurar que, después de estos hechos, la custodia de la niña ha quedado "en manos de la madre y de la abuela" materna, la representante de Etxerat ha condenado esta "cobarde" muestra de "violencia machista" que "se ejerce consciente y calculadamente sobre niños con intención de dañar a su madre".

"Una violencia tan estructural y tan asumida -ha añadido- que ha permitido que el amarillismo de los medios relegara la gravedad del hecho a un segundo término, mientras daba prioridad absoluta al nombre de la madre y a su militancia en ETA, algo que esta sociedad, por el contrario, no puede asumir", ha dicho.

Vélez ha afirmado además que en el caso de los presos vascos "el sufrimiento añadido del alejamiento y la dispersión" agrava "cualquier situación".






°