domingo, 29 de enero de 2017

El Reto de Gure Esku Dago para el 2017

Les presentamos este artículo publicado en Noticias de Gipuzkoa que nos habla acerca de las expectativas y planes de Gure Esku Dago para este año que ya cierra su primer mes:


Oarsoaldea, Tolosaldea, Urola Kosta y Debabarrena recogen en Gipuzkoa el testigo participativo de Goierri y Debagoiena

Iker Azurmendi

“En junio de este año las consultas llegarán a zonas en las que viven 600.000 habitantes, lo que parecía imposible el año pasado. Estamos seguros de que esos 600.000 se quedarán cortos a final de año”. Una de las principales voces de Gure Esku Dago, Angel Oiarbide, lo tiene claro. La ola de las consultas populares es imparable y, además de alcanzar cotas “inimaginables” hace apenas tres años, van a más: “No tenemos ninguna duda de que llegarán a las capitales de Euskal Herria en 2018”.

Las consultas que múltiples plataformas locales a favor del derecho a decidir están convocando en municipios y comarcas de Euskal Herria -gran mayoría, en Hegoalde- enfilan un año crucial que puede significar el último tramo antes de que esta ola alcance las capitales de los territorios. Desde el 19 de marzo, cuando Oarsoaldea y Tolosaldea están llamadas a las urnas junto a Astigarraga y Hernani, y hasta la puerta de entrada al verano, cuando la ola del referéndum pasará por la mayoría de las localidades del norte de Navarra, 2017 se antoja un año clave para que las dinámicas auspiciadas por Gure Esku Dago recuperen el vigor que demostraron en junio de 2014 al reunir a más de 150.000 en la cadena humana que unió Durango con Iruñea.

“A comienzos del curso político dijimos que llegábamos más fuertes que nunca, y estos dos años y medio, en principio sin elecciones, son claves en nuestro contexto pero también en nuestro entorno para cambiar el escenario. Lo que ya es normal en otros sitios lo estamos conquistando. Podemos dar un gran salto como sociedad”, confía Oiarbide, quien subraya que “Gure Esku Dago arrancó hace tres años y medio en un contexto diferente al actual, muy pocos imaginaban que se hubieran hecho tantas consultas ni que se hubiera creado un ambiente como el que tenemos con un tema que se nos decía que era polémico. Al contrario, se ha convertido en la excusa para tender puentes entre personas de sensibilidades políticas que hasta ese momento ni se dirigían la palabra”.

“Gure Esku Dago está abriendo una dimensión mental de normalidad. ¿Cómo no vamos a ser capaces de, también en las capitales, hacer un ejercicio de este tipo? Claro que lo somos y tenemos necesidad de hacerlo. El objetivo es que se debata en Euskal Herria y que se mantenga en el panorama político”, reconoce Oiarbide la misma semana en la que el Parlamento ha aprobado constituir la ponencia de Autogobierno con los votos del PNV, Elkarrekin Podemos y el PSE, “absolutamente compatible” con el futuro de Gure Esku Dago.

“Por fortuna, que nuestros representantes en el Parlamento tengan este tema sobre la mesa como una de sus prioridades coincide con una dinámica social para la que también se está convirtiendo en algo prioritario”, declara Oiarbide, quien recuerda que Gure Esku Dago “no tiene como objetivo criticar lo que hacen los políticos o marcar sus agendas, sino lo contrario: que representantes y representados caminen en la misma dirección por el derecho a decidir”.

Con cerca de 10.000 personas en la cadena humana que a comienzos de octubre unió las dos puntas de la bocana pasaitarra y la Alameda de Errenteria, la plataforma Demoarso es una de las que, de la mano de distintas sensibilidades políticas, enfila las últimas semanas previas a la consulta popular.

En el caso de Gipuzkoa, el volumen de ciudadanos llamados a las urnas que alcanzará la ola favorable al ejercicio del derecho a decidir no será baladí: 50.000 personas en Oarsoaldea, 50.000 en Tolosaldea, 60.000 en Urola Kosta y 55.000 en Debabarrena. Lo harán en dos golpes: 19 de marzo las dos primeras comarcas (más Astigarraga y Hernani) y el 7 de mayo las dos segundas. En total, 215.000 guipuzcoanos llamados a las urnas y que supondrán, junto a los que pudieron votar el año pasado, la mitad de la población del territorio.

Las plataformas locales de estos municipios y comarcas recuperan el testigo que en Gipuzkoa ya han llevado en 2016 Goierri -donde nació Nazioen Mundua, el germen de Gure Esku Dago- y en Debagoiena, donde participaron en total 37.000 de los 125.000 ciudadanos que estaban llamados a participar.

Con distintos matices incluso por pueblos, la gran mayoría de las preguntas planteadas hasta la fecha sí han compartido un modus operandi que ha partido de una recogida de firmas del 10% del censo de la localidad que reclamara la celebración de la consulta. A partir de ahí, distintos grupos de trabajo, que en algunos casos han reunido a personalidades representativas de la sociología de la comarca o del municipio, se han encargado de elaborar la pregunta o preguntas que se plantearán en la consulta.

Junto a ello, muchas localidades desarrollan una agenda de actos, con mesas redondas, entrevistas, debates, documentales y conferencias que giran desde la viabilidad socioeconómica del hipotético Estado vasco, hasta el camino recorrido en otras naciones del mundo que han obtenido la independencia hace escasas fechas, pasando por experiencias que ocupan páginas y páginas de periódicos, como son la de Catalunya y la de Escocia.

“Las consultas son una herramienta y las charlas, las mesas redondas, entrevistas... también”, zanja Oiarbide, que define que, en última instancia, “el objetivo es que la ciudadanía se acerque al eje principal: qué estatus político queremos para este pueblo. Queremos crear un interés y fomentar una participación. Que eso haya surgido como movimiento popular pueblo a pueblo es lo mejor”.

Un 2017 intenso

Oarsoaldea: Errenteria, Lezo, Oiartzun y Pasaia; Tolosaldea: Abaltzisketa, Aduna, Albiztur, Alegia, Alkiza, Altzo, Amezketa, Anoeta, Asteasu, Baliarrain, Belauntza, Berastegi, Berrobi, Bidegoian, Elduain, Gaztelu, Hernialde, Ibarra, Ikaztegieta, Irura, Larraul, Leaburu, Legorreta, Lizartza, Orendain, Orexa, Tolosa, Villabona y Zizurkil. Además, prevén hacer su consulta las localidades de Buruntzaldea Astigarraga y Hernani.

Arrigorriaga, Larrabetzu y Orozko. Busturialdea: Bermeo, Busturia, Gernika-Lumo, Nabarniz y Kanala. Uribe Kosta: Barrika, Gorliz, Lemoiz, Plentzia, Sopela y Urduliz; Uribe-Butrón: Arrieta, Bakio, Gamiz-Fika, Gatika, Jatabe, Meñaka y Mungia.

Urola Kosta: Aia, Aizarnazabal, Getaria, Orio, Zarautz, Zestoa y Zumaia; las localidades de Buruntzaldea Usurbil y Lasarte-Oria; Durangaldea: Abadiño, Durango, Zornotza y Zeanuri; Lea Artibai: Aulestia, Berriatua, Etxebarria, Lekeitio, Markina-Xemein, Mendexa y Ondarroa.

Debabarrena: Azkoitia, Deba, Eibar, Elgoibar, Mendaro, Mutriku y Soraluze; además, prevén las plataformas locales de Elorrio, Otxandio y Legutio prevén llamar a las urnas a sus vecinos.

Bortziriak: Arantza, Bera, Lesaka, ¿Igantzi? y ¿Etxalar?; Mendialdea: Larraun, Lekunberri, Araitz-Betelu, Leitza, Areso, Arano y Goizueta; Sakana: Altsasu, Olazti, Ziordia, Arbizu, Lakuntza, Arruazu, Irurtzun, ¿Uharte-Arakil?, ¿Urdiain? e ¿Iturmendi?, además de Basaburua e Imotz.

En total, más de 200.000 guipuzcoanos están llamados por ahora a las urnas y se sumarán a los 125.000 que pudieron participar en las consultas de 2016.






°