martes, 31 de enero de 2017

Chrysallis EH Conquistó las Redes

Por medio de este artículo publicado en OK Diario le damos seguimiento a la campaña iniciada hace unas semanas por Chrysallis EH, misma que como ustedes recordarán sufrió rechazo por parte de Facebook y fue atacada por los estamentos más retrógradas dentro del campo religioso, incapaces de ceder un solo milimetro en el terreno de los dogmas religiosos con respecto a la diversidad de lo que en la realidad puede llegar a expresar la humanidad, diversidad que se presenta desde la misma infancia.

Aquí lo tienen:


M. Merino

El hecho de que una sociedad avance en todas y cada una de sus áreas es una muestra de la inteligencia de quienes la integran. Por eso, cobra especial significado que, entre otras cosas, se trabaje para reconocer desde los distintos tipos de familia que ahora existen hasta las distintas clases de menores. Con esto último nos referimos, por ejemplo, a la campaña sobre niños transexuales que se ha realizado y que ha conseguido arrasar en la Red.

La Asociación LGTB Chrysallis Euskal Herria es la responsable de esta iniciativa que no ha dejado indiferente a nadie. Una propuesta que lo que pretende es poder dar cuenta y concienciar de la existencia de lo que se conoce como teoría de género entre los menores.

La imagen de la propuesta, que se ha ido colocando en las marquesinas del País Vasco y de Navarra o en el metro, viene a ser el dibujo de cuatro pequeños, estando en el centro un niño que tiene vulva y una niña que cuenta con pene.

“Hay niñas con pene y niños con vulva”. Este es el mensaje directo y claro de la campaña, financiada en gran medida por una donación anónima de 30.000 dólares recibida desde Nueva York. Y es que es esa frase viene a dejar patente lo que se quiere transmitir a la sociedad: que hay pequeños que desde temprana edad se sienten “atrapados” en un cuerpo y un género que no les corresponde. Por eso, es importante avanzar en ese sentido, permitirles que sean quienes sienten verdaderamente que son y que no se les rechace por eso, todo lo contrario.

Una sociedad inteligente, tolerante y adaptada al siglo XXI es la que debe reconocer la realidad que existe y aceptar que cada uno tiene la libertad de ser y de encontrar la felicidad como desea.

Darle visibilidad a la realidad es evitar que ningún niño transexual pueda sufrir, es poner un granito de arena para que pueda ser feliz como cualquier otro pequeño de su edad. Y es que las cifras dadas por la mencionada asociación, en base a los últimos estudios realizados son realmente alarmantes: “la tasa de intento de suicidio entre los adultos transexuales a quienes se les negó su identidad en la infancia es del 41 %”.

Pero no únicamente eso. A través de la citada campaña se ha dejado claro también esta otra información: “Estudios recientes con menores transexuales a quienes se respeta y acompaña su identidad muestran que sus indicadores de calidad de vida y felicidad son similares a los del resto de la población de su misma edad”

Ataques recibidos

A pesar de que estamos en pleno siglo XXI y parece que hemos avanzado mucho en numerosos aspectos, algunos hechos nos dan muestra de que queda aún mucho trabajo por avanzar y camino por recorrer. Sí, porque son más propios de la Prehistoria que de la actualidad.

Con eso nos referimos al hecho de que distintas marquesinas que tenían la citada imagen de la campaña han sido atacadas, han sufrido pintadas e incluso distintos carteles han sido rotos. Eso sin olvidar que algunas han sido escritas con mensajes como “fuera” o “los pollos tienen escamas y las sardinas alas”.

Pero ahí no queda cosa. Resulta que una asociación católica, Centro Jurídico Tomás Moro, ha procedido a enviar un escrito a la Fiscalía de Menores del País Vasco para que emprendas acciones legales contra LGTB Chrysallis Euskal Herria. ¿Por qué? Porque considera que ha cometido un “acto criminal contra la inocencia de los niños” y que “atenta a la ciencia”.
Triunfo en la Red

A pesar de todos estos ataques a la iniciativa en pro de los niños transexuales, hay instituciones que la respaldan y otras muchas personas que, afortunadamente, apuestan por estar a favor de la misma. Así, en la Red, sobre todo, han manifestado con su conformidad con esa, se han mostrado voluntarias para borrar los mensajes de las marquesinas y han expuesto que harán uso de sus redes sociales para promocionarla y difundirla como es debido.

Curiosamente, Facebook, en un primer momento, la eliminó pero, después, volvió a recuperarla. De ahí que ahora se puedan leer los numerosos comentarios a favor que tiene, entre los que destacan algunos como los siguientes:

    “Enhorabuena. Más claro, imposible”.
    “¡Genial campaña! Gracias por el trabajo que hacéis”.
    “Creo que todo el mundo merece respeto y amor. Me encanta la campaña. Adelante”.
    “Bravo por esta campaña!! Normalicemos de una vez esta situación y demos apoyo real a estos niños”.
    “Es hora de ser naturales”.
    “Sigan chicos, no aflojen”.

¿Qué te parece a ti esta iniciativa?






°