martes, 29 de octubre de 2019

Falleció Jose Angel Ochoa de Eribe

Para esta sociedad actual tan preocupada por la defensa de los derechos humanos debiera parecer aberrante que Madrid haya mantenido preso a un enfermo de cáncer tres años más allá de lo que establecen las propias leyes españolas.

Pero así ha sido por una simple razón... el preso en cuestión era vasco.

Un vasco que se había atrevido a desafiar a un régimen autoritario que aunque disfrazado de democracia deja ver la realidad cuando toma, precisamente, decisiones como la de mantener a presos políticos enfermos tras las rejas como forma de castigo añadido reservada para un colectivo específico de presos... vamos, a lo que se le llama medidas de excepción en este mundo tan civilizado.

Así que hoy nos corresponde traer a ustedes esta terrible noticia desde la página de Hala Bedi:


El preso de Gorbeialdea Jose Angel Ochoa de Eribe ha fallecido hoy, después de que saliera en tercer grado en junio debido a la grave enfermedad que padecía.

El preso Jose Angel Ochoa de Eribe ha fallecido esta madrugada a causa de una grave enfermedad que padecía, tan solo cuatro meses después de que se le concediera el tercer grado. El preso de Urkabustaitz cumplía una condena de 30 años de prisión desde el año 2000 y cumplió en 2016 las tres cuartas partes de su condena.

Ochoa de Eribe padecía un grave cáncer desde abril de 2015, enfermedad que tardaron en detectar más de un año. Aparentemente el cáncer habría mejorado entre 2016 y 2018, pero un análisis rutinario confirmó en abril de este mismo año que la enfermedad se había propagado. La dirección de la cárcel de Castellón le concedió el tercer grado en junio, siguiendo el articulo 104.4 del reglamento penitenciario.

Etxerat ha denunciado que Ochoa de Eribe se trata del segundo preso político vasco fallecido a lo largo del 2019: «La crueldad de la política penitenciaria de excepción aplicada a presas y presos vascos se pone de relieve en la gravísima situación de los presos que sufren enfermedades graves e incurables: las negativas a la progresión de grado y a su excarcelación, las deficiencias sanitarias, la desasistencia médica y las condiciones en las que reciben tratamiento son el caldo de cultivo para el avance de sus enfermedades»

Hoy, solo cuatro meses después de que le fuera concedido el tercer grado, Ochoa de Eribe ha fallecido. En las próximas horas se anunciarán movilizaciones.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario