miércoles, 10 de enero de 2007

Sin Voluntad No Hay Fracaso

Dejemos algo bien claro, el estallido en Madrid no detuvo ni derrumbó proceso de paz alguno. En un proceso de paz es necesario que se empeñe la voluntad de todas las partes involucradas. Este blog ha hecho eco de todas las llamadas que hubo hacia los problemas que había venido enfrentando el Proceso de Paz del País Vasco, el principal de todos, la renuencia de José Luis Rodríguez de tomar las cosas en serio y sentar a su gobierno a dialogar. Por el contrario, llevado por la corriente de los grupúsculos mas duros y sectarios del Partido Popular e incapaz de romper con el pasado de ese PSOE que creó las GAL, Rodríguez aposto por la represión y el acoso.

Por lo mismo, Rodríguez no puede hablar de fracaso en el Proceso de Paz, no se puede fracasar en lo que ni siquiera se intenta.

He aquí un escrito al respecto:

Raúl Calvo Trenado

De fracaso, nada

Decir que el gobierno de Rodríguez Zapatero ha fracasado en la búsqueda de una solución pacífica al conflicto vasco es una forma un tanto distorsionada de enfocar el asunto. Sería más correcto expresar que dicho ejecutivo sigue teniendo un gran éxito en la tarea que le ha sido encomendada: reventar toda posible salida dialogada en Euskal Herria.

Tras la victoria del PSOE en 2004, se pensó ingenuamente que éste reabriría el diálogo con ETA y legalizaría Batasuna, ahora se teme que si es derrotado debido al desgaste que pueda sufrir por el atentado, el proceso quede definitivamente cerrado.

¿Qué proceso? Nunca hubo intención verdadera de negociar. La única salida dialogada y pacífica que entienden en común desde PSOE y PP es que el pueblo vasco acepte sobre su cabeza la bota monárquica- anexionista, pero ese tanto se lo quieren apuntar cada uno de ellos contra el otro, por eso el primero torpedeó al segundo en 1998 para reventar la tregua y ahora la situación se repite a la inversa, si bien es cierto que con más virulencia.

Desde un comienzo estaba claro que el gobierno de Zapatero sería tan amigo de la pólvora y el porrazo como el de mister Ansar. Sus estupideces mediáticas de no saludar a la bandera norteamericana sólo son una clásica parafernalia de la socialdemocracia para ocultar el envío de tropas del Estado Español a Haití, Líbano y Afganistán. ¿En verdad se piensa que el gobierno que acaba de recibir al genocida Teodoro Obiang pensando golosamente en su petróleo tiene ideas humanitarias y pacifistas para con el pueblo vasco?


~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario