sábado, 13 de enero de 2007

Ausente por Aburrimiento

El torpe proceder de Ibarretxe en su denodado esfuerzo por complacer a sus jefes en Madrid ha provocado que muchos en Euskal Herria encuentren el asistir a la manifestación a que a convocado y que ha renombrado ya demasiadas veces una tarea realmente imposible, sobre todo si uno es coherente con los principios e ideales que rigen su vida, aquí un ejemplo:

No estaré en su mani, lehendakari

Iñaki Urrutia

Puedo llevar afiliado a EAJ-PNV aproximadamente los mismos años que Vd. y jamás he sentido tan pocas ganas de movilizarme habiendo acontecido sucesos tan trascendentales. Estoy seguro de no ser el único entre muchos incondicionales militantes, hartos de que se maree la perdiz, a los que nuestros propios - que son los que más decepcionannos han conseguido desmotivar y aburrir.

Se nos llama a los ciudadanos a tomar la calle para reforzar un “proceso” desconocido que los políticos, todos, no han sabido, querido o podido gestionar y asegurar, y del que hemos estado y seguimos estando marginados en información sobre lo sucedido. Se nos reclama (tarde y mal) para apuntalar algo sobre cuya gestión nadie quiere pedir explicaciones en profundidad al Gobierno Español, y antes al contrario, al que todo el mundo quiere salvar la cara.

Proceso del que “el PNV de Imaz” (que dice acertadamente ETA en su no obstante penoso comunicado) se ha automarginado desde el principio, como su propio Gobierno, Lehendakari, fiándose como única fuente de conocimiento de lo que los socialistas quisieran contar, como si nuestros intereses fueran los mismos. Pero se nos llama para pasar capítulo cuanto antes y presionar a la IA hacia lo que ya sabemos que es imposible. En definitiva, un brindis al sol.

Que nos dijera Vd. en su mensaje navideño que tenemos que preguntarnos por lo que cada uno hemos podido hacer por el proceso, me molestò. Podìa haber Vd. empezado hace años por conformar un gobierno con militantes nacionalistas de cuño auténtico, y no con los funcionarios venidos a más que le rodean y que están más pendientes de conservar poltronas en el presente y el futuro que de mojarse e impulsar acciones de riesgo que les creen conflictos dentro o fuera del Partido.

Está Vd. en otro planeta si cree que Euskadi conocerá un proceso sin una Ertzantza, para entendernos a tono, en forma y fondo. Balza y su banda llevan años encargándose de que eso sea imposible en el presente, y a futuro además.

A Eudel ya lo neutralizarán los jobubis y compañía, como neutralizaron la idea de los Lizarra txiki en los municipios. Esos jobubis que preferían una manifestación unitaria con el PSOE de la manita para seguir estrechando lazos de convivencia democrática cara a repartirse las carteras del próximo gobierno, y que fuera convocada por alguna entidad de aspecto neutro. Esa tampoco se la van a perdonar, Lehendakari, pero el cerco se lo ha dejado estrechar Vd. y ahora es su problema.

“Calambres” Imaz pidiendo tomar medidas para que los de la IA no vayan a la manifestación, cuando precisamente es el momento de templar. Su triste Consejera Portavoz pidiéndoles las aclaraciones que a otros, españoles, no se les piden sobre intenciones y pronunciamientos. Vaya espectáculo de desconcierto. Los de Balza reuniéndose en plan coleguitas con el retorcido Pérez Rubalcaba a ver qué se les ocurre contra “el enemigo común” que dicen. En definitiva, mire Vd., que todo y todos dan bastantegrima, y ahora que cada palo aguante su vela, pero no nos pidan que además nos mojemos por nadie.

Me niego a marchar por la calle con los cenizos que jamás creyeron en Anoeta, que han estado sembrando dudas, desinformación, desconfianza, y que ahora se querrán apuntar el tanto de que tenían razón, el “ya lo dije yo” . Marche Vd por las calles con los Urkullus, los Atutxas y Ardanzas, el Legarda y el Montero y demás cuervos agoreros. En mi familia a esos se les llama “los que apuestan a que el Athletic pierde”. Y algunos, en política, como en el fútbol, seguimos apostando por lo nuestro. Por creencias.

~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario