domingo, 28 de enero de 2007

La Propuesta de Batasuna en Uztaritze

Esta nota ha sido publicada en Gara:

Cientos de personas arropan la iniciativa, dirigida tanto a París como a Euskal Herria

La propuesta de Uztaritze plantea una autonomía de base nacional. La izquierda abertzale la contextualiza en la «opción histórica» de dejar atrás el conflicto

La izquierda abertzale propone una autonomía con poder político y orientación nacional como paso táctico, «partiendo de la realidad de Ipar Euskal Herria», hacia la soberanía. En un contexto marcado por la «oportunidad histórica», la propuesta de Uztaritze se dirige tanto a París como a las fuerzas abertzales.

UZTARITZE

El mahaikide Xabi Larralde fue el encargado de presentar ante los muchos cientos de personas congregados en Uztaritze la propuesta político-institucion al elaborada por la izquierda abertzale para Ipar Euskal Herria. Tras señalar que esta nueva proposición debe entenderse como continuación de los pasos dados en los últimos años, Larralde la fijó sobre dos principios: Euskal Herria es una nación, con siete territorios y con los derechos que corresponden a todo pueblo; y hay que responder a la realidad de Lapurdi, Nafarroa Beherea y Zuberoa mediante un «marco político-institucional» determinado.

La propuesta, según explicó el portavoz de Batasuna, va dirigida también al Estado francés, «en un contexto marcado por una oportunidad histórica en Euskal Herria, la oportunidad histórica de dejar atrás el conflicto». Para ello, explicó, resulta necesario «un marco democrático que permita ir a las raíces del conflicto», para responder al «derecho de Euskal Herria a poder decidir su futuro». «Un cuadro democrático ­añadió­ que permita igualmente aportar una respuesta a la cuestión de la territorialidad, al modo de relación que unirá las provincias del Zazpiak Bat».

En la vida cotidiana

Por tanto, la primera constatación para elaborar la propuesta reside en el hecho de que Euskal Herria es una realidad que existe y que tiene derecho a ser reconocida y respetada. «Y ése es nuestro primer mensaje al Estado francés, simple y claro: ¡Euskal Herria existe! ¡Reconocedla, respetadla!», reclamó el portavoz abertzale.

La segunda constatación para la propuesta es que la «negación absoluta» desde París afecta «directa y brutalmente» a los habitantes del país en todos los órdenes de la vida cotidiana. Citó los problemas de los agricultores, de los jóvenes que se ven obligados a salir fuera, de los parados condenados a buscar empleos precarios y temporales, y de quienes buscan vivienda, entre otros.

Por todo ello, lanzó la pregunta de cómo se puede responder a la situación de estas tres provincias. De cómo responder «a los problemas que tenemos en la agricultura, en el suelo y la vivienda, en el desarrollo económico, en la enseñanza y en otros muchos campos». Larralde dio la respuesta acto seguido: contar con capacidad y poder político para gestionar y regular todos esos campos. Remarcó la necesidad de tener un marco político-institucion al específico, al que puso nombre: «Un estatuto de autonomía», con poder ejecutivo y legislativo. «Este es el paso táctico que hoy, partiendo de la realidad de Ipar Euskal Herria, ante el Estado francés y en el camino a la soberanía, propone la izquierda abertzale», concluyó.

Consciente de que no es la primera vez que se habla de autonomía en Ipar Euskal Herria, el portavoz reconoció que «gracias a la lucha realizada estamos nosotros hoy aquí, de nuevo reclamando la autonomía», a través de una propuesta, insistió, hecha «desde la humildad» y abierta al debate.

Trayectoria de diez años

La novedad de la propuesta, explicó, reside en la trayectoria de los últimos diez años, con la toma de conciencia en la población sobre el problema identitario y con los avances producidos en la estrategia de construcción nacional.

Para justificar las posibilidades reales de la autonomía en el Estado jacobino, citó experiencias de otros puntos de Europa, así como los logros en Nueva Caledonia, que atribuyó a la lucha de los kanakos. Aludió también a la Polinesia francesa.

El mahaikide hizo mención también al próximo ciclo electoral, tras el que se abrirá otro ciclo político. En ese contexto situó la propuesta, que calificó de ambiciosa. Paralelamente, llamó a desmontar la iniciativa «Pays Basque 2020» con la que el Estado, en su opinión, pretende perpetuar la negación de Euskal Herria. Calificó de «migajas» lo que ese camino ofrece y resaltó el valor de la lucha para lograr avances reales.

Larralde subrayó la necesidad de acumular fuerzas. En ese sentido, abogó por comenzar esa labor «en casa», para lo que llamó a unir las fuerzas de todos los abertzales y de izquierdas. «El camino es la lucha y el trabajo en común», manifestó el portavoz de Batasuna, que llamó a superar determinados debates al afirmar que «la estrategia nacional no quiere decir que en todo Euskal Herria haya que aplicar el mismo y único esquema. Por el contrario, la estrategia nacional supone ser capaces de responder a las diferentes realidades, dentro de un marco general y coherente».

Un recinto abarrotado para un acto lleno de contenido

El polideportivo de Uztaritze se quedó pequeño para albergar a los cientos de personas que acudieron al mitin. El acto político, el más importante en mucho tiempo en Ipar Euskal Herria, tuvo todos los condimentos. El reconocimiento a los jóvenes ahora condenados por el Tribunal Supremo español o el recuerdo a Iñaki de Juana Chaos fueron referencias obligadas. El aplauso más largo, con el público puesto en pie, se lo llevó un vídeo en el que fueron apareciendo las fotografías de los caídos en la lucha. Otro vídeo hizo un pormenorizado recorrido del desarrollo político de Euskal Herria, y militantes de los ámbitos del euskara, de la lucha de la vivienda, del empleo y contra la precariedad, de la agricultura, de oposición a las infraestructuras impuestas (2x2 y TAV) y de las relaciones entre los territorios vascos ofrecieron también su testimonio. La solidaridad entre los pueblos tuvo un lugar destacado gracias a la intervención del corso Jean Guy Talamoni, en un acto que no faltaron la txalaparta, el baile a la bandera, el aurresku de honor y las canciones de Eneko Labeguerie y Anje Duhalde.

Contar con una estrategia nacional

Joseba Alvarez y Anita Lopepe hicieron una lectura retrospectiva hasta llegar a la propuesta actual. No evitaron puntos polémicos, como la división en la izquierda abertzale, de la que nacieron las propuestas de un estatuto nacional de autonomía para Hegoalde ­de la mano de HB­ y de un estatuto de autonomía para Iparralde ­de la de IK­, sin que hubiese una visión para el conjunto del país. Calificaron de sustancial la constitución, a partir de 1994, de una estrategia nacional que permitió llegar a Lizarra-Garazi y a la creación de estructuras nacionales, y de ahí a «Orain herria, Orain bakea», donde situaron la propuesta presentada ayer.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario