sábado, 27 de enero de 2007

¿Democrática Separación de Poderes?

Por lo menos a los españoles no se les puede acusar de tal cosa.

Lean este análisis por parte de Maite Soroa, publicado en Gara:
Maite Soroa

Exhiben su confusión

Los acontecimientos se suceden a tal velocidad en la política vasca que hasta los más preclaros comentaristas exhiben su confusión.

Javier Pradera, en “El País”, advertía ayer sobre el fallo avanzado el pasado viernes por el Supremo, que revoca un veredicto de la Audiencia Nacional y condena a 23 miembros de los grupos juveniles de la izquierda abertzale.

Según Pradera, «La oleada de disturbios callejeros provocados por la izquierda abertzale en el País Vasco y Navarra tras el anuncio del fallo del Supremo constituye paradójicamente una verificación extrajurídica de que el tipo delictivo aplicado a los condenados por el alto tribunal tiene un inconfundible aire de familia con el trasfondo político e ideológico enjuiciado. Varios sumarios instruidos por Baltasar Garzón como juez de la Audiencia Nacional han logrado desentrañar la complejidad organizativa de ETA: el aparato militar responsable de los asesinatos, secuestros y atentados sería la parte sumergida de una amplia red de asociaciones legales, alegales o ilegales situadas en la superficie: desde los grupos juveniles hasta Batasuna, pasando por un conglomerado de siglas relacionadas con la ayuda a los presos, las campañas de amnistía, los negocios encubiertos, las actividades editoriales, las herriko tabernas y las relaciones internacionales. Especial relevancia adquiere a este respecto la movilidad interna en el seno de la trama terrorista: Jarrai-Haika-Segi ha sido un vivero de activistas y una escuela de cuadros para el aparato militar de ETA». Lo dice tras reconocer que no conoce la sentencia en su literalidad. A eso le llaman «seriedad»...

Pero sigue en plan adivino el columnista: «ETA interpretará ahora el fallo del Supremo sobre Jarrai como la respuesta del Gobierno a la ruptura del alto el fuego. La división de poderes del Estado de derecho resulta conceptualmente incomprensible para ETA, que da por sentada la ciega obediencia de los tribunales al Ejecutivo; las contestaciones de la kale borroka a los veredictos, los procesamientos contra la izquierda abertzale siempre tienen al Gobierno como objetivo».

Y piensa servidora que no hace falta ser de ETA y ni siquiera de la izquieda abertzale para pensar que nos encontramos ante una respuesta del Estado en forma de sentencia. No hace falta más que leerles a ellos. Si no se molestan ni en disimular... -

~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario