lunes, 22 de enero de 2007

Bilbao : Si Amanece, Nos Vamos

Este escrito ha sido compartido por los compañeros de la Asociación Internacional Diáspora Vasca:

Si amanece, nos vamos

por Daniel C. Bilbao*

La visión es dantesca. Resulta imposible abarcar la escena que ofrece la Cenicienta de Europa. Puede pensarse en una dictadura bananera en su apogeo, pero la caricatura resultará insuficiente. El tinglado demanda el trazo de Goya para dibujar los esperpentos. La Cenicienta da una imagen grotesca -goyesca-, con su pie gordo y deforme, al pie de la calabaza que fue una carroza, creyendo que el zapato prometido por la leyenda la convierte por su sola promesa en una Princesa.

Los tribunales muestran a sus jueces de rostro tenso, saltando las barreras del derecho como se lanza un mastín sobre su presa. A dentelladas furiosas y precisas despedazan la oferta de paz bajo el amparo y la mirada optimista de su socio. Mientras tanto, rodean de palabras insustanciales y vacías la jornada de caza.

Los políticos de palabras obesas e ideas tapadas de colesterol, se reúnen para nada, se pelean por un costillar, convocan y desconvocan, marchan y contramarchan, se enjuician y se denuncian, se amenazan y se alían con todo desparpajo. En medio de la agitación no advierten que el tinglado parece venirse abajo.

Impunidad y cachiporra

Oscuros señores de impunidad y cachiporra recorren las calles buscando carne humana, fresca y joven, con qué alimentar la voracidad de sus mazmorras. Allí se pudren los capturados, en celdas de castigo, o atados a una cama, en prolongada agonía, rodeados de babeantes carceleros.

Es la peste arrasando una tierra de hombres y mujeres capaces de dar la vida por la libertad. Los contagiados, no satisfechos con haber despojado a esos hombres y mujeres de sus fueros, de sus leyes, de su modo de vida, de sus derechos, de su lengua, quieren machacar sus carnes, aplastar su materia, desaparecerlos. Goyesco es el escenario. El horror de la gente ante la brutalidad y la sinrazón, también es una memoria estampada en los dibujos. Mudos ellos, sordos hoy quienes debieran escuchar el grito de esa larga memoria.

Paradoja

Una paradoja: juran estar luchando contra lo que llaman "terrorismo". Tenían enfrente a una organización "terrorista". Los tribunales acaban de inventarse tres organizaciones "terroristas" más. Ahora, deberán enfrentar a cuatro. Pero los personajes goyescos no entienden de metáforas.

¿Es posible pensar que han elegido el peor escenario? ¿Es posible que la estulticia de un poder amoral sea capaz de convocar a una escalada de violencia, a una orgía de sangre, cuando las multitudes están reclamando diálogo y solución sin violencia?

Sólo el grafito de Goya sería capaz de describir la escena desde su esencia. Como aquella imagen de España, a hombros de la Ignorancia, dedicada a la adoración del Fanatismo y la Superstición. "Devota profesión", la tituló. En otra estampa, una enorme losa de muerte se abate sobre un conjunto de esperpentos, que intentan sostenerla. El título: "Aún no se van".

Desde aquí sólo puede verse el trazo sombrío de un implacable lápiz goyesco. La peste los está devorando. Pero sin embargo, hay una estampa más: los esperpentos reunidos admiten “Si amanece nos vamos”. De eso se trata, de amanecer. Hay que alumbrar el día, y sólo la lucha del pueblo vasco y del pueblo español contra los esperpentos que heredaron la noche del franquismo puede conseguirlo. Segi aurrera! Jo ta ke!

*Daniel C. Bilbao es periodista, escritor y coordinador general de la Asociación Internacional Diáspora Vasca (AIDV)

~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario