viernes, 18 de enero de 2008

Los Embustes de Aznar y del Burgo

He aquí la respuesta de Iñigo Saldise a los embustes contenidos en el libro de Jaime del Burgo apadrinado por Aznar:

Iñigo Saldise Alda

Ocultación y falsificación de la historia de Navarra

Nabarralde

A finales del año 2003, desde la Sociedad de Estudios Navarros, el señor Jaime Ignacio Del Burgo organiza con la colaboración de FAES, fundación del señor Jose Mª Aznar, unas jornadas que han dado como fruto el libro que lleva por título: "Vascos y navarros en la historia de España".

Dicho libro, coordinado por el mismísimo señor Del Burgo, se publica con el prólogo del señor Aznar, editado por la editorial Laocoonte. En ella se recogen las participaciones de diferentes historiadores y expertos en otras disciplinas en esas jornadas. Recordemos que el señor Del Burgo es diputado en las Cortes del Reino de España.

El acto de presentación del libro, a mediados de enero del año 2008, se caracterizó por la negación de la invasión militar del Estado navarro y la diferenciació n de los términos vasco y navarro, ocultando la unidad política de los vascos en torno al reino de Pamplona, primero, y luego de Navarra, después del cambio del nombre realizado por el rey vascón Sancho VI "El Sabio", fundador de Donostia y Gasteiz entre otras ciudades.

El señor Aznar, durante la rueda de presa de presentación, afirmó que para él era un honor realizar el prólogo de este nuevo libro, encaminado a justificar ante la sociedad navarra la ocupación de España sobre parte del territorio navarro, olvidando la existencia de navarros al norte de los Pirineos.

Para el señor Aznar el título del libro lo dice todo y, la verdad, en esto no le falta razón. La separación de vascos y navarros se debe a la invasión y ocupación castellana, comenzada en el año 1054, tras la batalla de Atapuerca, y concluida en el año 1200, tras la invasión y ocupación de los territorios pertenecientes al Estado navarro, lo que ocasionó la pérdida del estatus político de navarros a los vasco(ne)s que quedaban bajo la autoridad castellana.

El señor Aznar llegó incluso a afirmar que los buenos historiadores, como los que han contribuido a este libro, son los que deben ocuparse de hablar y escribir de historia. Comprobando quiénes son estos historiadores, vemos que se refiere a aquellos españoles que niegan los hechos históricos sufridos por el Estado navarro.

Es la negación de las continuas invasiones militares desde 1054, la ocultación de datos y documentos, como las falsas bulas papales realizadas por el católico Fernando II de Aragón, el católico para los españoles o "El Falsario" para los navarros. También la imposición española a la Navarra del sur del Pirineo, finalizada con la invasión de las tropas del duque de Alba y del arzobispo de Zaragoza.

Recogiendo el testigo, el señor Del Burgo exhortó a restaurar la historia, llegando a realizar la increíble afirmación de que Navarra se incorporó de igual a igual a Castilla en el 1512. Al parecer Del Burgo no conoce las crónicas del español Correa, cronista del Duque de Alba, que desde las murallas de la ocupada Iruñea, indica la presencia de un ejército de reconquista, en ese mismo año, de 300 navarros en torno a una bandera colorada.

Tampoco, al parecer, Del Burgo y los otros supuestos historiadores de este libro conocen la existencia de un memorando realizado en el año 1540 por los beaumonteses desde Iruñea, entonces ciudad ocupada. En dicho documento instan al rey Enrique II de Albret, "El Sangüesino", que reinaba en la Navarra libre del norte del Pirineo, para que ante la posibilidad de enlace matrimonial de su hija Juana y el hijo del Emperador Carlos V de Alemania y I de España, Felipe, exigiera la devolución de todas aquellas tierras que habían pertenecido al Estado navarro, concretamente Gipuzkoa, Araba, Bizkaia y Errioxa.


Recuerden que para mayor información verídica acerca de Navarra se puede visitar el blog de Iñigo titulado Soberanía de Navarra.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario