miércoles, 4 de enero de 2017

Lucrando con la Muerte de Leia

El neoliberalismo no tiene escrúpulos, todo es mercancia, inclusive la muerte.

Disney, columna central en la estructura de dominación hegemónica cultural globalizada no podía ser la excepción y ha sabido aprovechar el reciente fallecimiento de una princesa que ni siquiera es de su autoría.

Sí, el mismo Disney que en su momento decidiera sustituir a los actores maoris porque los afroestadounidenses le son más rentables y que hasta Diego Luna en Rogue One no había contratado a un solo actor hispano para uno de los papeles protagónicos.

Aquí les compartimos este texto dado a conocer por Hartos.org:


La multinacional decidió contratar una póliza para asegurarse la participación de la actriz en las tres nuevas películas de la franquicia

E.C.

La multinacional Disney, propietaria de Lucasfilm y de la saga 'Star Wars' desde el año 2012, firmó una póliza de seguro con la compañía Lloyd's of London para que, en el caso de que la actriz Carrie Fisher no cumpliera con su contrato de rodar tres nuevas entregas -'El despertar de la fuerza', estrenada el pasado 2015, y los dos episodios restantes, el VIII y el IX-, recibir una indemnización de 50 millones de dólares (47 millones de euros), según han informado medios internacionales como The Telegraph o The Independent.

Esto, en realidad, no significa que la fallecida Fisher no vaya a "salir" en las dos entregas restantes. De hecho Peter Cushing, quien interpretó el papel de gobernador Tarkin en 'La guerra de las galaxias: Episodio IV: Una nueva esperanza' (1977), falleció en 1994 y, sin embargo, gracias a los efectos especiales de última generación, ha contado con un papel en 'Rogue One: Una historia de Star Wars' , el reciente spin off de la saga galáctica.

Fisher repitió su papel de princesa Leia en la última Star Wars, estrenada en diciembre de 2015. La cinta recaudó más de 2.000 millones de euros en todo el mundo. La intérprete, que murió el pasado 27 de diciembre a los 60 años, dejó rodadas sus escenas del Episodio VIII, el próximo filme de la saga, cuyo estreno está previsto para el 15 de diciembre de 2017. Star Wars no es la única saga de Hollywood que ha perdido a uno de sus protagonistas cuando todavía no estaba cerrado el rodaje. Philip Seymour Hoffman, que participó en 'Los juegos del hambre: Sinsajo - parte 1' murió en 2014, antes de que se estrenara la segunda parte. Sin embargo, ya había rodado la mayoría de escenas. Por eso su director, Francis Lawrence, tuvo que cambiar el guion porque, afirmó entonces a The Huffington Post, "tratar de suplantar a Hoffman habría sido una catástrofe".





°