martes, 15 de julio de 2014

Protagonismo Retrógrada

Durante décadas el PNV se presentó a sí mismo ante la comunidad internacional como la opción pacífica a la resolución del conflicto vasco. De pronto, han quedado expuestos como lo que realmente son, colaboradores del régimen español en la sistemática negación de los derechos civiles y políticos del pueblo al que dicen representar.

Por eso ahora, buscan descarrilar el proceso de paz escoltado tanto por el Grupo Internacional de Contacto como por el Comité Internacional de Verificación y por todos los agentes políticos que han signado su apoyo a la Declaración de Aiete. 

Querían el protagonismo, no lo obtuvieron por las buenas, buscan obtenerlo por las malas.

Si no nos quieren creer, lean esta nota publicada en Naiz.info:


Erkoreka utiliza la visita de Powell para exigir compromisos a la izquierda abertzale

El portavoz del Ejecutivo de Gasteiz, Josu Erkoreka, ha asegurado que Iñigo Urkullu no mantendrá ningún encuentro con el exjefe de Gabinete de Tony Blair, Jonathan Powell, y el viceministro principal del norte de Irlanda y líder de Sinn Féin, Martin McGuiness, que llegarán este miércoles a Bilbo para mantener una ronda de contactos con los partidos vascos para evaluar la situación del proceso en Euskal Herria.

Según Erkoreka, Urkullu no se entrevistará con ambos representantes porque «no ha sido requerido» para ello. «Ni ha sido requerido para tenerla, ni ha recibido invitación expresa alguna respecto. Por lo tanto, no hay prevista ninguna reunión», ha señalado.

Sin embargo, la agencia Europa Press, citando fuentes de Lehendakaritza, afirma que el líder autonómico declina mantener contactos si su visita «es solo para satisfacer la necesidad y estrategia de la izquierda abertzale».

Esa misma agencia indica que a pesar de que Urkullu no se reunirá con Powell, sí lo hará un miembro de su Ejecutivo.

«Se han de cumplir los compromisos»

A la izquierda abertzale se ha referido Josu Erkoreka en su rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno. «Estamos ya en la etapa en la que se han de cumplir los compromisos que la izquierda abertzale dijo que iba a llevar a cabo de manera unilateral», ha dicho.

Ha afirmado que «si la visita de Jonathan Powell sirve para recordar a la izquierda abertzale que esos compromisos existen y han de ser cumplidos, tal y como se prometió, de manera unilateral, algo de positivo tendrá». «Si sirve para eso», ha puntualizado.

Erkoreka ha asegurado que sería «un avance», en este sentido, que la izquierda abertzale «suscribiera el suelo ético comprometido en la Ponencia de Paz y Convivencia».

Además, ha opinado que «sería bueno» que la visita «incluyera algo más que la mera constatación de que, desde la última visita que llevó a cabo el señor Jonathan Powell, no ha sucedido nada relevante en Euskadi».

Estas declaraciones llegan meses después de que el propio Urkullu mostrara su firme compromiso con la Comisión Internacional de Verificación, que el pasado mes de febrero certificó el sellado y la puesta fuera de uso operativo de parte del arsenal de ETA.

Los miembros de aquella delegación, que fueron citados por la Audiencia Nacional española, recibieron incluso el respaldo explícito del lehendakari, que se trasladó a Madrid para mostrarles su apoyo y solidaridad. En aquella ocasión relató que asumía «todos los riesgos habidos y por haber».

Urkullu mantuvo un encuentro con el propio Powell el 26 de febrero.

Habrá encuentros con PSE, PNV y la izquierda abertzale

Powell y McGuiness, que llegarán este miércoles a Bilbo en una visita que se prolongará durante una sola jornada, mantendrán encuentros con PNV, PSE y la izquierda abertzale.

Fuentes del PNV se han limitado a señalar que tienen previsto acudir a la reunión con Powell tras la invitación que se les ha cursado, un encuentro que quiere mantener en la «más absoluta discreción».

La izquierda abertzale, también dispuesta a atender a los mediadores, ya ha afirmado, por boca del presidente de Sortu, Hasier Arraiz, que Powell y McGuiness les han comunicado su intención de «hacer seguimiento al proceso de paz y normalización democrática en Euskal Herria», y de «recoger un diagnóstico de las partes para saber cuáles son los siguientes pasos que tendrían que darse».

El PSE será otra de las formaciones con que se reunirá Powell, siguiendo su política de «acudir a escuchar» si son invitados. Sin embargo, desde la formación se admite que asistirá «sin ningún entusiasmo ni expectativa» porque no considera necesaria «ninguna mediación». No obstante, trasladarán a ambas personalidades su impresión y sus puntos de vista sobre la evolución del proceso de paz.

El PP, que también ha sido receptor de la invitación de Powell y McGiness, decidirá este martes si, finalmente, acceden a asistir al encuentro.



Hipócritas, le exigen a la izquierda abertzale lo que no le exigen a Madrid... o a París. Si no ha sucedido nada, Erkoreka, es porque la gente para la que realmente trabajas pasa del inmovilismo a la agresión, y de ahí al victimismo.



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario