sábado, 2 de junio de 2018

Altsasu, Iruñea y el Régimen Camaleónico

Les compartimos la editorial de Naiz inspirada en las dos sentencias en contra de jóvenes vascos (Altsasu y los jóvenes victimizados por Madrid y por ATA) y el cambio de antifaz llevado a cabo por el régimen borbónico franquista tras la otra sentencia, la de Gürtel:


Este tiempo de mudanza gubernamental ha coincidido con hechos que muestran la verdadera naturaleza del régimen, que no sabe de alternancias. Así, ayer se hicieron públicas las sentencias de la Audiencia Nacional de la trifulca de Altsasu y la de los detenidos tras la manifestación en Iruñea de hace un año. Especialmente en el caso de los jóvenes de Altsasu, el veredicto impone penas altísimas que no se corresponden ni con lo ocurrido ni con las consecuencias que tuvo aquella riña nocturna. Un castigo excepcional y arbitrario, un enorme escándalo que despierta sentimientos de rabia e impotencia, pero también de solidaridad con los condenados, sus familias y en general con el pueblo de Altsasu.

En ninguno de los dos casos se ha condenado a los procesados por «terrorismo», hecho que fue recibido con alivio pero que hace aún más desproporcionadas las penas. Ayer sin ir más lejos se hacía pública otra sentencia de un juzgado de Iruñea en la que por una bronca nocturna similar se condenaba a los acusados a penas que van de los 4 a los 30 meses. La diferencia la marca la Audiencia Nacional. Posiblemente otra clave del fallo de Altsasu la diera la Asociación Unificada de la Guardia Civil cuando valoró positivamente la sentencia y consideró que puede servir para que remita la hostilidad contra la Guardia Civil. Se equivocan, en este país a la Guardia Civil se le quiere menos aún que al PP. Pero dejan claro que se trata de un veredicto que busca aleccionar. Un aviso a navegantes que amenaza a todo aquel que defienda que la desmilitarización es imprescindible para avanzar hacia la paz y la convivencia en una sociedad democrática. Con su valoración, la AUGC vino a corroborar lo que los jóvenes y sus familias ha denunciado en repetidas ocasiones: se trata de un montaje urdido por los aparatos del Estado con fines ejemplarizantes.

Ayer, el Congreso envió a casa a Rajoy, pero el régimen, a todas luces, permanece intacto. Y algunas de esas tramas y aparatos han tenido históricamente un trato privilegiado con el PSOE. Conviene recordarlo y recordárselo.






°