viernes, 11 de mayo de 2018

Cuestionando la Ética Jeltzale

Con respecto al talante adoptado por la cúpula jeltzale con respecto a la culminación del componente de desmovilzación de ETA, les compartimos este escrito dado a conocer en Naiz:

Joxe Blanco Gomez | Expreso politico vasco


La declaración de Arnaga, recordemos consensuada por la mayoría social, política, sindical y cultural vasca, y avalada por una importante representación internacional, deja muy claras sus conclusiones: una vez terminada la desmovilización de ETA, los retos pendientes en el camino de la normalización son presos, víctimas, convivencia y reconciliación. Por parte del Estado español no es difícil adivinar cuál va a ser su aportación. Incapaz de superar su complejo de inferioridad y solucionar los problemas mediante la palabra, cómodo en la política del garrote y la confrontación violenta, se ha convertido en todo un ejemplo internacional de cómo no solucionar los conflictos, muy lejos del Reino Unido (Irlanda, Escocia…), Francia (Nueva Caledonia, Corsica, Euskal Herria…) o Colombia. En ese sentido, solo nos queda esperar nuevos intentos de torpedear el camino a la normalización, nuevas operaciones de venganza e intentos de amedrentar al ciudadano (terrorismo), conscientes del creciente apoyo social a la soberanía y que lo de la «derrota total» es puro delirio.

En ese sentido es preocupante y tremendamente irresponsable que el Partido Nacionalista Vasco haga seguidismo de las consignas más radicales del Gobierno español, nuevos pretextos y exigencias para mantener la excepcionalidad y el cierre de filas porque van contra la convivencia. Que los presos vascos tengan que pedir perdón para acceder a beneficios penitenciarios previstos por la ley o estar en una cárcel cercana, lo que no se exige a ningún otro preso, es un ejemplo de ello.

Si se trata de pedir (como ciudadano de derecho exijo a los responsables políticos que gobiernen para todos y no me tomen el pelo), me surgen muchas preguntas dirigidas a la presunta equidistancia del PNV, partido que dirige las principales instituciones en la Euskal Herria peninsular y al respecto de diferentes manifestaciones violentas acaecidas en nuestro pueblo en el contexto sociopolítico de la ultimas 6 décadas.

Empezando por la tortura, una vez dado el paso de credibilidad y cuantificación de más de 4.000 denuncias (necesario y saludable desde luego) el siguiente paso sería el de investigar esas denuncias, porque las víctimas tienen derecho a la justicia, ¿no? ¿Tiene previsto el Gobierno Vasco iniciar investigaciones sobre los presuntos responsables de dichos delitos? ¿Tiene previsto el Gobierno Vasco, a través de Emakunde, denunciar y presentarse como acusación particular por la presunta utilización por parte de funcionarios públicos de la violación y el abuso sexual en decenas de denuncias de torturas? ¿Está en la agenda del PNV exigir al PSOE que pida perdón a la víctimas del GAL? ¿Tiene previsto el Gobierno Vasco poner en marcha alguna compensación para los miles de obreros apaleados por las fuerzas policiales en manifestaciones de carácter laboral, en el contexto de la reconversión industrial (Aceros de LLodio, Euskalduna…)?

Por otro lado, ¿el Gobierno Vasco va a pedir perdón por apalear y mandar a la cárcel a cientos de jóvenes insumisos al Ejército español? ¿Quizás alguna indemnización por los años de cárcel y sufrimiento familiar?

¿Tiene previsto el lehendakari solicitar al Gobierno español que pida perdón al pueblo vasco por la introducción indiscriminada de heroína, causante de la muerte de decenas de jóvenes vascos, la enfermedad para cientos y la desgracia de miles de familias? ¿Alguna medida, alguna investigación contra los policías y políticos cómplices del narcotráfico, a su vez responsables antiterroristas? ¿Pedirán perdón de forma individual o colectiva? Como partido no laico, ¿tiene pensado el PNV exigir a la Iglesia vasca que pida perdón por su connivencia con el fascismo? ¿Tiene pensado la Ertzaintza iniciar investigaciones para depurar responsabilidades entorno a la presunta práctica generalizada de abusos sexuales en toda institución católica?

¿Le parece ético al PNV que industrias vascas fabriquen armas que matan a decenas de miles de personas al año en todo el mundo?

La izquierda abertzale lleva 10 años dando pasos unilaterales de cara a la pacificación, superación del conflicto político y reconocimiento de todas las víctimas. Quizás todavía quede mucho por hacer y aportar en ese sentido pero el problema es que hasta ahora ha sido el único agente que lo ha hecho (como también se reconoce en Arnaga). Seguir exigiendo a la izquierda abertzale es no querer la normalización, es buscar camorra y pelea. La izquierda abertzale representa a un importante sector social de este pueblo, que con errores y aciertos, ha aportado, aporta y aportará un gran capital humano en pos de un bienestar digno para este pueblo. Sin su concurso, nunca habrá camino hacia convivencia y la normalización. Y la responsabilidad únicamente será vuestra.






°