domingo, 26 de octubre de 2014

En Ziburu defenderán su Ikastola

Continúa el asedio en contra del euskera, tanto en el estado español como en el estado francés.

Lean esta nota publicada en Deia con la que le damos a conocer al caso de la ikastola de Ziburu:



La ikastola de Ziburu saldrá a la calle para rechazar su desalojo

El alcalde del municipio de Iparralde pretende expulsarles de las aulas. Amenazó con recurrir a la policía para que les oblige a dejar el centro

K. Doyle

La ikastola Kaskarotenea de Ziburu seguirá luchando porque la quincena de sus alumnos, de entre dos y cuatro años, puedan seguir acudiendo a clase. Indignados por el intento por parte del Ayuntamiento de expulsarles del lugar y en desacuerdo con la única alternativa, en un lugar demasiado cerca de la autopista y lejos del centro del pueblo, que se les ofrece, se manifestarán el próximo sábado, 8 de noviembre, para denunciar la situación que están viviendo. “Queremos abandonar el edificio, pero no disponemos de otro espacio por lo que no nos podemos ir. Seguiremos pelando por los derechos de un aprendizaje en euskera de nuestros alumnos”, apuntó Laida Muxika, directora del centro, en la rueda de prensa que tuvo lugar ayer en el Kafe Antzokia de Durango, que contó con el respaldo de más de 200 profesores, alumnos y padres de ikastolas de toda Euskal Herria.

Y es que, finalizado el acuerdo alcanzado hace dos años para que la ikastola se ubicara en un espacio público, el Ayuntamiento de Ziburu quiso expulsar del lugar a los alumnos. Tras ese primer intento, en el que un juzgado de Baiona dio la razón a los responsables del centro y a Seaska (la federación que reúne a las ikastolas de Iparralde), el alcalde de la localidad, Guy Poulou, volvió a pedir su desalojo cuanto antes, esta vez, ante el Tribunal administrativo de Pau.

La sentencia obligaba al abandono del edificio justo un día antes del inicio del curso escolar en Iparralde. El plazo era de diez días y, en caso de no hacerlo, la ikastola debería de hacer frente a una multa de cien euros por día. La sanción, en vigor desde el 9 de septiembre, ha generado un castigo que asciende a 4.370,30 euros. Además, el próximo 3 de noviembre, las instalaciones se quedarán sin luz ni agua. Asimismo, y para sorpresa de los responsables del centro, el primer edil hizo llegar una carta en la que aseguraba que estaba dispuesto a mandar a la policía en caso de que no abandonen las instalaciones.

“No hemos aceptado la propuesta que nos han realizado por lo que nos cortarán la luz y el agua el próximo 3 de noviembre. Tenemos que hacer frente a la multa que nos han puesto y abandonar el edificio, lo demás tomarán medidas e incluso han amenazado con la posible presencia de la policía para sacarnos. En total, son diez familias las que llevan a sus hijos a Kaskarotenea y no permitiremos que Ziburu se quede sin ikastola. La situación es cada día más dura y difícil, pero queremos agradecer el grandísimo respaldo que estamos recibiendo por parte de mucha gente que no entiende cómo nos pueden estar haciendo algo así”, subrayó la directora de Kaskarotenea.

Manifestación

La ikastola entiende que el alcalde ha faltado a su palabra por no facilitarles una nueva ubicación. Preocupados e indignados con todo lo que está ocurriendo, la ikastola Kaskarotenea, con el respaldo de Seaska, y bajo el título Ikastolak ez hunki, ha organizado una manifestación para el próximo sábado, 8 de noviembre, a las 16.00 horas, en la plaza del municipio, que contará con el apoyo de la Asociación de Ikastolas de Euskal Herria.

“Tenemos muy claro que nuestra mejor herramienta es la manifestación y por eso saldremos a la calle. Necesitamos ikastolas en Iparralde y seguiremos peleando por todas ellas. Esto no solo es una ataque a una de ellas, sino a la cultura vasca y a todo el mundo que quiere vivir en euskera”, explicó Paskal Indo, presidente de Seaska.

Las 31 ikastolas de Iparralde, que acogen a un total de 3.200 alumnos, trabajan día a día en defensa del euskera y el mantenimiento y mejora de las instalaciones existentes. Los organizadores de la protesta hicieron un llamamiento a la participación y confían en que el respaldo de la ciudadanía será masivo.

“El alcalde de Ziburu no debería olvidarse de que en el centro del conflicto se encuentran niños y niñas de entre dos y cuatro años. Estamos ante un ataque directo contra todos los agentes que trabajan a favor del euskera en Iparralde. Esperemos que la gente responda y nos acompañe en esta manifestación”, zanjó Indo.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario