miércoles, 22 de enero de 2020

«La Hora de Parar el TAV»

Desde Naiz traemos a ustedes este artículo con el que damos seguimiento a una de las luchas de más largo aliento librada por el pueblo vasco en contra del neoliberalismo, la de la resistencia ante la construcción del Tren de Alta Velocidad.

Lean por favor:


Activistas de Mugitu en contra del Tren de Alta Velocidad han irrumpido durante el discurso de Eneko Goia en el Basque Railway 2020. Han exhibido pancartas y han coreado consignas como «No al tren de alta velocidad» y «herria bizirik, AHTrik ez». Después de varios minutos sobre el escenario, los miembros de seguridad los han sacado del escenario.

Ibai Azparren

Un grupo de activisas han interrumpido el discurso de Eneko Goia en el Basque Railway 2020, la IV Jornada Internacional Ferroviaria que organizan conjuntamente el departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno de Lakua, el operador Eusko Trenbideak – Ferrocarriles Vascos y el gestor ferroviario Euskal Trenbide Sarea – Red Ferroviaria Vasca.

El objetivo de la jornada era «trasladar a la sociedad, entre otras cuestiones, las bondades de las redes ferroviarias de alta velocidad, su contribución al desarrollo socioeconómico de las regiones».

Nada más comenzar el acto, cuatro personas han subido al escenario con pancartas en contra del TAV y han coreado consignas como «no al tren de alta velocidad», «lurraren defentsan gogor eta tinko», «herria bizirik, AHTrik ez», y «defendamos la madre tierra».

El acto ha sido interrumpido durante varios minutos, hasta que los miembros de seguridad han sacado del escenario a los activistas mientras el público pitaba y gritaba «fuera, fuera» y «sinvergüenzas».

Goia, tras pedir perdón por «este triste suceso», ha calificado de «impresentables» a los activistas y ha señalado que «solo cuatro gatos defienden sus ideas».

Durante el discurso de Arantxa Tapia y tras desalojar del escenario a los activisas, otras dos personas se han levantado de sus asientos y han coreado «AHTrik ez», pero los miembros de seguridad se han abalanzado rápidamente, desalojándolos de la sala del Kursaal.

La Ertzaintza ha sido avisada pero para cuando han llegado los activistas ya habían sido apartados de la sala. Después de identificar a los activistas, estos se han marchado del Kursaal.

El acto ha contado con la presencia, entre otros, del ministro español de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno de Lakua, Arantxa Tapia, el alcalde de Donostia, Eneko Goia, así como los principales representantes del sector ferroviario de la CAV y de las instituciones de la Unión Europea.

Mugitu: «Ha llegado la hora de parar el TAV»

El movimiento de desobediencia civil al TAV Mugitu Mugimendua ha reivindicado la acción con la que quiere denunciar el Congreso Internacional Basque Railway organizado por el Gobierno de Lakua «como vergonzosa apología de la infraestructura más destructora, despilfarradora y antisocial de la historia de Euskal Herria».

Asimismo, ha señalado que, en todas las negociaciones con el Gobierno español, el principal objetivo del Gobierno de Lakua es «conseguir cada vez más dinero para esta infraestructura, siendo ello la clave de su agenda política».

También ha criticado «su reiterada hipocresía: mientras se llenan la boca de lucha contra la crisis climática prosiguen con las obras del TAV, generadoras de ingentes cantidades de CO2, tanto en su construcción como en su funcionamiento».

«Señor Urkullu, no se puede estar plantando un arbolito en las campas de Foronda mientras se continua con la política cementera a todo gas. Llegará el día en que los ecocidas sean juzgados en el tribunal de la historia por abocarnos al colapso civilizatorio», han añadido.

Del mismo modo, han criticado que el «enorme despilfarro de recursos públicos en esta macroinfraestructura reporta pingües beneficios tanto a la banca como a las empresas constructoras y a una clase política corrupta, mientras asistimos a continuos recortes del gasto en Educación, Sanidad, Pensiones y ayudas sociales».

A su vez, han señalado que el TAV es un «medio de transporte elitista» que retrae la inversión en el ferrocarril convencional, accesible al conjunto de la población y que da servicio a las zonas rurales.

Con todo, han afirmado que el TAV «contribuye a aumentar las desigualdades sociales y territoriales y a hundirnos en el endeudamiento y la crisis».

Por todo ello, han remarcado que «ha llegado la hora de parar el TAV y el resto de grandes infraestructuras para buscar soluciones a través de una profunda transformación del modelo social».

Para Mugitu mugimendua, es preciso «reducir el transporte motorizado fomentando un modelo socio-económico que otorgue prioridad a la creación de cercanía y a la autosuficiencia, respetando las decisiones y formas de autoorganización de los pueblos».






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario