jueves, 9 de enero de 2020

El Golpista Hermann Tertsch

Y mientras Madrid mantiene su estado de sitio en contra de los europarlamentarios Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Toni Comín por poner unas urnas para que el pueblo catalán ejerciera sus derechos civiles y políticos, un representante de la fachongada más silvestre llama sin pudor al golpe de estado militar en contra de Pedro Sánchez ahí mismo, en la Eurocámara.

Afortunadamente Izquierda Unida, socio menor en el "tripartito" que sostendría a Sánchez -es la Unidas en Unidas Podemos- ha decidido alzar la voz ante el esperpento.

Aquí lo que nos relata El Diario:


"El Parlamento Europeo no puede convertirse en una plataforma para que la extrema derecha siga difundiendo sus mensajes de odio", dice la carta de los eurodiputados Sira Rego y Manu Pineda

Andrés Gil

"En estos días parece que todos los cómplices de Zapatero desde el etarra Otegi a los comunistas Iglesias y Garzón se esfuerzan por hacer inevitable la aplicación del Articulo 8. para que las Fuerzas Armadas interrumpan un obvio proceso golpista de voladura de España como nación". Así pedía el eurodiputado de Vox Hermann Terstch en Twitter la intervención del Ejército para impedir la investidura de Pedro Sánchez como presidente de un Gobierno de coalición con Unidas Podemos.

La afirmación de Terstch ha venido acompañada de la ofensiva de Vox contra el presidente de la Eurocámara, David Sassoli (PD/S&D), quien ha reconocido como eurodiputados a Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Toni Comín tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE.
"No podemos admitir que el presidente del Parlamento Europeo ni ningún cargo de esta institución pueda, con perdón de la expresión, ciscarse en nuestra legislación nacional", dijo el portavoz de Vox en la Eurocámara, Jorge Buxadé, en esRadio: "Hay un hecho indiscutible, y es que hay una ley del régimen electoral general que impide que Junqueras tenga la condición de eurodiputado".

"Es imprescindible que se tomen medidas de forma inmediata desde la mesa del Parlamento Europeo", dicen los eurodiputados de IU, Sira Rego y Manu Pineda, en la carta dirigida a Sassoli: "Es imprescindible que se desarrolle un protocolo que contemple actuaciones concretas en relación a la difusión de este tipo de mensajes por parte de los eurodiputados, que no puede quedar impune. El Parlamento Europeo no puede convertirse en una plataforma para que la extrema derecha siga difundiendo sus mensajes de odio. Por ello, creemos también que este Parlamento debe liderar la lucha contra los discursos de extrema derecha, por lo que también queremos proponer que se impulse un observatorio a nivel comunitario que monitoree esta situación y ponga sobre la mesa medidas concretas para atajarla".

Rego pedirá en el pleno del lunes en Estrasburgo la puesta en marcha de este observatorio comunitario.

La ofensiva de VOX en Bruselas contra el reconocimiento como eurodiputados de los líderes independentistas comenzó el 6 de enero, con el envío de tres cartas: una a todos los eurodiputados y asistentes en respuesta a otra de Diana Riba (ERC/Greens),  contra la Junta Electoral Central y el Tribunal Supremo de España.

La segunda y la tercera, al propio presidente del Europarlamento, David Sassoli, y al jurisconsulto, Freddy Dexler, acusándoles de que la decisión de entregar el acta de eurodiputado a Junqueras "vulnera la legislación española".

"La clave para entender la extrema derecha en España no es tanto lo que venía destruyendo como la crisis del liberalismo, aunque algo también, pero la clave fundamental en España es el procés y el conflicto político territorial, en particular el catalán. Y basta escuchar los discursos del otro día por parte de la extrema derecha para entenderlo", decía el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en una entrevista con eldiario.es: "Ahora nosotros tenemos la suerte de decir: 'Bueno, ustedes están en la oposición y además lo único que les vamos a poder exigir es que cumplan la legalidad, que no hagan llamamientos a las Fuerzas Armadas a derrocar al Gobierno como algunos cargos públicos de la extrema derecha están haciendo".

Y añadía: "Y si es así, pues yo entiendo que la Fiscalía tendrá que actuar. Si hay un eurodiputado que dice que tiene que intervenir el ejército español para derrocar al Gobierno que salga del Congreso de los Diputados, a lo mejor hay que solicitar un suplicatorio para juzgar a este señor porque esto es enormemente grave".


La carta íntegra de IU a Sassoli:

Bruselas, 8 de enero de 2020

Estimado Sr Sassoli, Le escribimos con gran preocupación ante el auge del discurso de odio entre los diputados y diputadas de esta Cámara. Desde que arrancara la presente legislatura hemos visto como, tanto dentro como fuera del hemiciclo, se suceden las declaraciones que llaman a la violencia y ponen en el punto de mira a todas y todos los que salen de los estrechos paradigmas de la extrema derecha. Estos discursos contravienen directamente los principios recogidos en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, particularmente sus artículos 1, 10 y 21. Por ello, consideramos que es imprescindible que desde la mesa de este Parlamento se tomen medidas concretas.
Desde que se hiciera público el reconocimiento del Parlamento Europeo a Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Antoni Comín como eurodiputados, hemos visto como los eurodiputados españoles del partido de extrema derecha Vox han proferido todo tipo de amenazas e insultos. Las acusaciones de «desleal» y «trilero» al presidente de la Cámara son inaceptables. El presidente de esta formación política ha llegado a afirmar que «los enemigos de España en Europa quieren aprovechar que tenemos un presidente felón para debilitar más a nuestra nación». Uno de esos eurodiputados de la extrema derecha ha llegado a pedir la intervención del ejército para impedir que se formara un Gobierno de izquierdas en España. Muchos de los miembros de esa formación política alientan y protagonizan discursos alientan un golpe de Estado, al tiempo que acusan a las formaciones legítimamente elegidas en las urnas, entre ellas la que nosotras representamos, de estar dando ellas un golpe de Estado. Estas declaraciones son una muestra más de este tipo de discursos violentos que buscan imponer sus posturas racistas, machistas y clasistas a cualquier coste.
Este tipo de mensajes tienen una traducción directa tanto en el ámbito institucional, con la adopción de medidas regresivas, como en las calles. El auge de delitos de odio que se ha producido en la Unión Europea está directamente relacionado con este tipo de discursos. A pesar de las notables diferencias entre Estados miembros a la hora de recoger datos, se ha producido un incremento uniforme de forma paralela al auge de estas fuerzas de extrema derecha. Unos señalan desde sus redes sociales y sus escaños en el Parlamento Europeo, y sus simpatizantes actúan en las calles.
Por todo esto, creemos que es imprescindible que se tomen medidas de forma inmediata desde la mesa del Parlamento Europeo. Es imprescindible que se desarrolle un protocolo que contemple actuaciones concretas en relación a la difusión de este tipo de mensajes por parte de los eurodiputados, que no puede quedar impune. El Parlamento Europeo no puede convertirse en una plataforma para que la extrema derecha siga difundiendo sus mensajes de odio. Por ello, creemos también que este Parlamento debe liderar la lucha contra los discursos de extrema derecha, por lo que también queremos proponer que se impulse un observatorio a nivel comunitario que monitoree esta situación y ponga sobre la mesa medidas concretas para atajarla. Nos ponemos a su disposición para todas estas tareas y quedamos a la espera de su respuesta. Un saludo,

Sira Rego | Diputada de Izquierda Unida en el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea / Izquierda Verde Nórdica del Parlamento Europeo

Manu Pineda |  Diputado de Izquierda Unida en el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea / Izquierda Verde Nórdica del Parlamento Europeo.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario