domingo, 25 de febrero de 2018

El Nacionalismo Español de Susana

Susana Díaz no sabe la diferencia entre imperialismo y nacionalismo. O tal vez si la sepa, pero se contenta con usar la acepción del término que conviene a sus mezquinos intereses.

El nacionalismo es algo que se da de forma natural, orgánica diríamos. Es consustancial a la evolución social de los diferentes grupos humanos a través de siglos de mayor o menor aislamiento con respecto a sus vecinos, de mayor o menor contacto e interacción con los demás grupos humanos que habitaban en su entorno. De esa evolución social y sus respectivas coordenadas del continuo tiempo-espacio surgieron rasgos identitarios, costumbres, tradiciones, lenguajes, imbricaciones sociales, códigos conductuales y éticos, cuerpos de leyes, etc.

El imperialismo por otra parte, es el camino evolutivo que tomaron algunas sociedades que les llevó, verbigracia de la necesidad o de la capacidad para acumular bienes de consumo, a invadir a otras sociedades con la intención de apoderarse de sus recursos materiales y su fuerza de trabajo. En el proceso, las sociedades expansionistas impusieron sus características identitarias a otros. Por activa o por pasiva, los conquistados tuvieron que adaptarse a la vida según la veían los conquistadores.

Los nacionalismos extremos que llevaron hasta sus últimas consecuencias sus procesos imperialistas, se caracterizaron por la puesta en práctica de auténticos exterminios, o sea, la total eliminación física y/o identitaria de pueblos enteros, a lo que hoy se llama genocidio.

El término nacionalista se acuñó en el siglo XIX por la necesidad que había de nombrar a ese cúmulo de identidades propias que habían sobrevivido a los diferentes procesos imperialistas vividos por la humanidad. 

Negar pues las identidades vasca o catalana o para el caso la galega, la andaluza o la canaria, es un ejercicio de nacionalismo extremo por parte de las sociedades imperialistas. Pueden negarlo tanto como quieran, lo suyo seguirá siendo un nacionalismo que se impone a otros por medio de la fuerza, de la violencia pues.

Ahora bien, la izquierda actual, hunde sus raíces en los postulados del anarquismo y del socialismo y es por naturaleza, internacionalista, por lo que no reconoce tal cual las fronteras actuales, muchas de ellas meros caprichos, líneas imaginarias que no respetan en lo más mínimo a los grupos humanos que habitan allí donde fueron trazadas en un mapa. También es muy respetuosa de la diversidad que caracteriza a la humanidad y por lo tanto intenta alejarse tanto como pueda de las veleidades homogeneizantes que caracterizaron a algunos partidos comunistas en el pasado. Recordemos que incluso Marx tuvo tiempo para retractarse de aquello que dijo acerca de los vascos y de los "indios".

Dicho lo anterior, les compartimos la nota de El Diario que contiene la perla de sabiduría de Susana Díaz, quien por cierto, paradójicamente, pertenece a un partido que utiliza una nacionalidad - imperialista - en su nombre:


La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, opina que "la izquierda no puede ser jamás nacionalista" y que "el independentismo excluyente es una enfermedad para la democracia".

En una entrevista que hoy publica el diario El País, Díaz señala que está contenta porque ve a su partido defendiendo la España en la que cree, "una España unida que defiende la igualdad de los ciudadanos". "Me hace feliz ver al PSOE donde tiene que estar", dice.

Nueve meses después de las primarias socialistas, la presidenta andaluza cree que su posición sobre España "le pasó factura" entonces.

Preguntada si ya no saldrá de Andalucía, Díaz responde: "Yo estoy donde quiero estar, feliz, y que no me busquen en otras cosas".

"El Estado de derecho tiene que ser el marco donde se tomen todas las decisiones en Cataluña. El Parlament tiene que actuar dentro de esa legalidad y ese marco constitucional. Imagino que todo ese sainete terminará cuanto antes con un Gobierno", explica sobre la crisis catalana.

También es interrogada sobre si hubiera apoyado a Elena Valenciano como líder de los socialistas europeos. "No conozco cómo han sido las negociaciones, yo conté lo que vi en Bruselas. Y vi mucho reconocimiento y prestigio a Elena en los socialistas europeos y de fuera", explica.

Sobre la financiación autonómica, Díaz dice que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, tiene que pactar primero con los presidentes autonómicos y sobre los Presupuestos Generales afirma que "este país no tiene estabilidad y Andalucía intenta ayudar para darle esa estabilidad".

Susana Díaz opina que Podemos "está en cierta caída libre, porque al final cuando los que dicen ser de izquierdas se acomplejan con el nacionalismo pasan estas cosas. Y ha sido muy evidente que Iglesias le ha hecho el juego a los separatistas en Cataluña".






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario