miércoles, 28 de febrero de 2018

Efialtes Vargas Llosa

El españolazo Mario Vargas Llosa debiera estar preocupado por lo que está sucediendo en su natal Perú, donde su otrora contrincante político Alberto Fujimori - sí ese que lo derrotase estrepitosamente en la segunda vuelta electoral allá en junio de 1990 forzando su voluntario exilio al muy poco democrático reino españistaní - es hombre libre gracias a un oscuro arreglo entre su hijo Kenji y el alicaído mandatario Pedro Pablo Kuczynski, quien retiene la presidencia a duras penas tras las declaraciones por parte de Marcelo Odebrecht y los actos de corrupción que también involucran a la hija de Fujimori, la Evita Andina de nombre Keiko.

Pero no, Mario es una pluma a sueldo y no hace lo que su arbitrio le indique sino lo que le sea dictado por quienes mantienen su suntosa vida en Madrid.

Así que hacendoso, ha entrado al relevo de la infumable guatemalteca Gloria Álvarez entrometiéndose en el proceso electoral... de México.

Para ello, ha recurrido a la más manida de las acusaciones en el arsenal propagandístico de la casposa derecha iberoamericana: De triunfar López Obrador México se convertiría en otra Venezuela puesto que el mexicano es un mero émulo de Nicolás Maduro.

¿Por qué?

Sencillo nos dice el perro de ciudad, pues porque Andrés Manuel es un POPULISTA.

Fácil.

E igual que Gloria, miente con total cinismo, sabiendo el peruano que habla frente a un público a modo, declarando que en Venezuela no hay "elecciones libres". Como si en México las hubiera, solo hace falta que le recordemos aquello de "México es la dictadura perfecta" espetado a Octavio Paz en un programa de televisión en aquel aciago 1990, declaración que creímos era una demoledora crítica a un PRI que en la figura de Carlos Salinas de Gortari le había robado la presidencia al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, pero que ahora en pleno 2018 entendemos tenía la intención de elogiar  a los priístas.

Pero... ¿qué es lo que realmente le molesta tanto a Mario Vargas Llosa como a Gloria Álvarez?

Muy sencillo, que a 30 años de la implementación a sangre y fuego de los preceptos neoliberales dictados por los Chicago Boys, de los cuáles el gortarista Pedro Aspe Armella era un muy avanzado discípulo, todavía existan en América Latina estadistas que estén dispuestos a defender la soberanía de sus pueblos sobre sus recursos naturales.

Fidel Castro, Hugo Chávez, Daniel Ortega, Manuel Zelaya, Rafael Correa, Evo Morales, José "Pepe" Mujica, Lula da Silva, Dilma Roussef, Nicolás Maduro, Raúl Castro... se han erigido como verdaderos gigantes en la defensa de ese sueño de Simón Bolivar y José Martí... Nuestra América.

Ahora bien, precisando, el mexicano Andrés Manuel López Obrador no es ni de cerca un político cuya base ideológica y filosófica se acerque siquiera a la de los personajes antes mencionados, en ese caso estaría mejor posicionado su antecesor, el ya mencionado Cuauhtémoc Cárdenas... con todo y sus bemoles. AMLO es el paradigma del socialdemócrata... y a últimas fechas, sobradamente pragmático. Es por ello que de alguna manera llama la atención la intensidad de la embestida en su contra, aunque tampoco estamos muy sorprendidos pues entendemos muy bien que la oligarquía neoliberal globalizada ya considera al Estado de Bienestar como un estorbo.

Tan es así que desde su campo, los amloístas, lejos de arropar a la figura de Nicolás Maduro y su quijotesca defensa de la soberanía venezolana - ante el embate del bloqueo económico y diplomático implementado desde Washington por Barack Obama y continuado por Donald Trump -, salen a la palestra a anunciar por todo lo alto que Andrés Manuel no es como el mandatario venezolano, quien incluso, nos recuerdan, dice hablar con pajaritos.

El electorado mexicano tendrá pues que ser muy habilidoso para esquivar estas campañas de desprestigio pues la cita del 1° de julio está cerca y ni a los Chicago Boys ni a los borbónico franquistas les interesa una nación fuerte que defienda los intereses de su población, por eso tienen tanta prisa en enviar a sus merolicos a enrarecer la atmósfera política de un país sumido en un pantano de violencia generalizada que impide el desarrollo de una sociedad vapuleada por los más altos índices de impunidad y corrupción del mundo.

Les dejamos pues con esta nota de la revista Proceso acerca de las declaraciones del Efialtes peruano:


El Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, alertó este miércoles que un triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones de julio próximo en México, significarían “un retroceso para México”, ya que lo convertiría en “una democracia populista y demagógica”.

Alejandro Gutiérrez

“Tengo la esperanza de que haya lucidez en México, ante el populismo, la demagogia y las recetas fracasadas como en el caso de Venezuela, donde ahora el 90 por ciento quisiera salir de esa sociedad frustrada y fracasada”, dijo el escritor peruano durante la presentación de su libro “La llamada de la tribu”, una autobiografía intelectual y política.

Se cuestionó “si van a ser los mexicanos tan insensatos de votar por eso, teniendo el ejemplo de Venezuela enfrente”.

“Algunos países prefieren suicidarse, espero que eso no ocurra porque sería muy trágico para México, donde algunas cosas andan mal, pero otras bastante bien. Esperemos que el populismo no gane en México”.

Al término de la presentación de su libro en la Casa de América, el escritor cuestionado directamente por un posible triunfo de López Obrador, el candidato de Morena, respondió, “yo espero que no gane López Obrador, creo que sería un retroceso para el país”.

Vargas Llosa criticó las elecciones convocadas en Venezuela, que consideró “una farsa, porque hay mucho que no hay elecciones libres allí”.

Aseguró que serán unas “elecciones manipuladas y un fraude monumental, por la impopularidad del gobierno de Nicolás Maduro”.

En este sentido, el autor de La Fiesta del Chivo criticó al expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, a quien calificó de “ingenuo”, al llamar a los venezolanos a participar en esos comicios.

“(Esas elecciones) son una mentira flagrante, con la que Maduro persigue eliminar a la Asamblea Nacional”.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario