viernes, 8 de julio de 2016

Indarra, la Fuerza Vasca

Arte, luz, deportes, tradición, fuerza pura, fuerza bruta... todo lo anterior se ha combinado para dar realce los herri kirolak en la lente de Pierre Gonnord.

Les compartimos esta nota publicada en La Vanguardia:

Pierre Gonnord retrata la fuerza de la identidad vasca para Donostia 2016

Los arcaicos deportes rurales vascos muestran la fuerza física de los habitantes de Euskadi pero para Pierre Gonnord son en realidad "un ritual de identidad y de superación de la condición humana", como lo demuestra en su nueva serie de fotos inéditas que expone para San Sebastián 2016.
"Indarra" (Fuerza) es el título de la muestra que mañana inaugurará el palacio Le Bellevue de Biarritz, fruto de la colaboración entre el ayuntamiento de esta localidad vasco francesa y la Capitalidad Cultural Europea.

El propio Gonnord, junto al director general de Donostia 2016, Pablo Berástegui, y la delegada de Cultura del Ayuntamiento de Biarritz, Jocelyne Castaignede, han presentado hoy en San Sebastián esta exposición, que permanecerá abierta hasta el próximo 2 de octubre.

La muestra presenta en medio centenar de imágenes, muchas de gran formato, que se engloban en torno al tema de la fuerza, de la naturaleza, del carácter o del alma, que el artista francés afincado en Madrid ha tomado en Galicia y Portugal, así como en el País Vasco de ambos lados de la frontera.

Son éstas últimas, diez en total, las que componen la serie inédita que Gonnord ha hecho, expresamente, por encargo de San Sebastián 2016 y Biarritz.

Harrijasotzailes, aizkolaris o deportistas de la tradicional sokatira no son sólo atletas que levantan piedras, cortan troncos o tiran de una cuerda, son los últimos protagonistas de los impresionantes retratos que Gonnord ha creado a partir de varios viajes a Euskadi durante los primeros meses de este año.

Ha explicado que hasta entonces, sólo conocía el País Vasco "de paso" hacia Cholet, su localidad natal al sur de Bretaña, pero siendo "turista" no puede "hacer su trabajo".

Por eso, ha venido "muchas veces", para "conocer" a los vascos, su "mar, los animales, los bosques, las rocas", porque necesitaba, "hablar" con sus gentes para "entender el origen de esos juegos" deportivos. "Cuando haces todo eso -ha añadido-, dejas de verlos como un deporte y ves sus raíces".

Ésta es la primera incursión artística de Gonnord en el alma de los vascos, pero no será la última pues, como ha señalado hoy, ha quedado "fascinado" por unos deportes rurales que "más que un deporte son un ritual de identidad y superación de la condición humana", tema central de toda su obra.

Los convencionalismos artísticos, académicos, de sus creaciones fotográficas, que remiten a grandes maestros de la pintura del siglo XVII como Zurbarán o Caravaggio, se extienden ahora a sus modelos vascos.

Arthur Van Der Putten "Turo", un levantador de sacos de paja de padre holandés y madre vasca, muy conocido en los campeonatos que se celebran en el País Vasco francés, es el protagonista de la foto elegida para anunciar la exposición, de la que también se ha editado un catálogo trilingüe.

Salaberry levanta una oveja y Urrutia, un yunque, pero cuando Oskar tira de la "soka" sus gotas de sudor casi salpican, son otros de modelos reales de Gonnord, que incluye en la serie sobre "la fuerza vasca" un buey y dos paisajes: El bosque de Urbasa y el Flysh de Zumaia.

La búsqueda de personajes de marcada identidad es una constante en la obra de este fotógrafo, que ha expuesto en Europa y Estados Unidos y del que el Reina Sofía de Madrid posee obra.

Gitanos, bandas urbanas, locos y monjes forman parte del mundo fotográfico de Pierre Gonnord, que ha encontrado ahora en Euskadi un nuevo filón. 





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario