jueves, 18 de marzo de 2004

El Pez por su Boca Muere

Hoy en la Primera Plana de La Jornada:

El partido de Aznar perdió por ocultar información sobre los atentados: EU
PP y PSOE forman comisiones especiales para facilitar la transición del gobierno
Armando G. Tejeda
A pesar de las reiteradas peticiones de los países aliados en la guerra de ocupación de Irak, el futuro presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), confirmó hoy que serán retiradas del país árabe las tropas españolas antes del 30 de junio si para esa fecha no hay un mandato de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en la región.
El gobierno saliente del conservador Partido Popular (PP) acordó con el PSOE que todas las decisiones que se aprueben en el Consejo de Ministros en materia de política exterior y de lucha contra el terrorismo y asuntos de agricultura tengan el visto bueno del futuro presidente. Los dos equipos abrirán comisiones en otros asuntos para facilitar el traspaso de poderes.

En este contexto, el ministro del Interior, Angel Acebes, anunció que se reforzarán las medidas de seguridad en el país, especialmente los potenciales objetivos de atentados, como son estaciones de trenes, aeropuertos, acontecimientos deportivos y edificios oficiales.

El gobierno español movilizará a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, incluidas las corporaciones de seguridad autonómicas e incluso las Fuerzas Armadas, que se desplegarán en "instalaciones sensibles", vigilarán los pasos fronterizos y los espacios aéreo y marítimo.

Acebes se defendió de acusaciones por la campaña de manipulación informativa con la que el gobierno intentó atribuir los atentados del pasado jueves a la organización armada vasca ETA. "Nunca he engañanado a nadie, ni he mentido, pues siempre he comparecido ante los medios de comunicación con honestidad, realismo y veracidad", dijo.

El subsecretario de Estado estadunidense, Richard Armitage, opinó hoy que el PP perdió las elecciones debido a que el gobierno ocultó información sobre los atentados. "Fue una reacción de la gente contra lo que vieron como un mal manejo del ataque". Señaló que buena parte de esto fue el intento de señalar a ETA "para lograr un objetivo político", reportaron agencias de prensa.

La policía española ya no tiene la menor duda de que los autores de los atentados son grupos islámicos vinculados con Al Qaeda. El principal sospechoso de planear y participar en el atentado, el marroquí Jamal Zougam, de 31 años, declaró hoy ante las autoridades. A la pregunta de quién o quiénes le ordenaron perpetrar los ataques, respondió que por encima de él "sólo está Dios y lo único que me preocupa es Dios". Zougam fue identificado por un testigo que lo vio salir de uno de los trenes atacados.

En cuanto al origen de los 100 kilos de explosivos distribuidos en las 12 bombas que provocaron la matanza, la policía sostiene que fueron fabricados en España, después de enero.

En otros temas, Rodríguez Zapatero se dijo convencido de que habrá "una gran oportunidad para avanzar hacia el fin de la violencia" en el País Vasco. "Vamos a dialogar todo lo que sea necesario. Quiero una buena relación con el gobierno vasco y con todos los gobiernos autonómicos". El gobernante saliente, José María Aznar, suspendió todo diálogo, acusando al gobierno vasco de no hacer lo suficiente para contener a ETA.

El presidente del gobierno vasco, Juan José Ibarretxe, respondió a Rodríguez Zapatero que desde Euskadi estaban dispuestos a un "diálogo sin condiciones, pues para mí el problema vasco es el más grande del mundo, por lo que me gustaría escuchar es que él respeta mis ideas aunque no las comparta. Ese sería un buen punto de partida".

Arnaldo Otegi, líder y vocero de la proscrita coalición nacionalista Batasuna, se dijo confiado en que Rodríguez Zapatero abrirá "un proceso de negociación con el pueblo vasco para devolverle el derecho a la libre determinación".

En tanto, con gritos de apoyo a Aznar y al ex candidato conservador derrotado en los comicios, Mariano Rajoy, unos 4 mil simpatizantes y militantes del Partido Popular se concentraron a las puertas de la sede madrileña de esta formación. Supuestamente, la directiva partidaria trató de impedir esta concentración de los sectores extremistas del partido, que no tenía permiso de las autoridades para realizarla.

Los manifestantes vitorearon a Rajoy y llamaron "hijos de puta" al diario El País, a Cadena Ser y a Canal +, y exigieron la "dimisión" de Rodríguez Zapatero, quien tomará posesión de la presidencia del gobierno a principios de abril.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario