jueves, 29 de marzo de 2018

El Tesoro Neandertal de Barrika

Por medio de Deia traemos a ustedes información de un interesante hallazgo antropológico en Euskal Herria:


La conservación de utensilios de madera anteriores a 40.000 años en Europa es muy excepcional

En 2015, bajo la dirección de Joseba Rios Garaizar, arqueólogo del CENIEH, se alcanzaron unos niveles de limos y arenas encharcados con una excepcional conservación de materia vegetal, de los que se recuperaron dos restos trabajados, uno de ellos un objeto apuntado de 15 cm de longitud, que se publican en la prestigiosa revista PLOS ONE.

El estudio detallado de este resto y de su contexto arqueológico ha revelado que los sedimentos en los que se encontró tienen una edad aproximada de 90.000 años, siendo por tanto fabricado por neandertales. Se ha podido saber, gracias a la información obtenida mediante la micro tomografía computerizada y al análisis de la superficie, que una rama de tejo fue cortada longitudinalmente y luego aguzada mediante raspado por un utensilio lítico y tratada con fuego para endurecerla o facilitar su trabajo. Posteriormente la punta fue utilizada para cavar en la tierra en busca de alimentos, rocas, o para hacer pequeños fosos.

La conservación de utensilios de madera anteriores a 40.000 años en Europa es muy excepcional ya que la madera se degrada muy fácilmente. Así, solo en contextos muy especiales como los sedimentos encharcados de Aranbaltza, ha sido posible encontrar evidencias de una tecnología, la de la madera, que debió ser muy relevante para los grupos de neandertales. En la Península ibérica hasta el momento sólo se han recuperado objetos de madera en los sedimentos de travertino del Abric Romaní (Barcelona), y en el resto de Europa sólo otros cuatro yacimientos (Clacton on Sea, Schöningen, Lehringen y Poggeti Vechi) han ofrecido utensilios fabricados en madera. Por tanto, hallazgos como el de Aranbaltza nos permiten investigar la tecnología y la función de un utillaje poco común en el registro arqueológico que debió ser, sin embargo, usado de manera regular por los grupos humanos del Paleolítico Medio.

El proyecto arqueológico de Aranbaltza se inició en 2013 con el objetivo de investigar las formas de vida de los últimos neandertales, responsables de la cultura Chatelperroniense, en el occidente de Europa. Las excavaciones, aún en curso, han revelado distintas ocupaciones de grupos de neandertales entre 100-44.000 años, siendo por ello Aranbaltza un lugar excepcional para investigar la variabilidad de las formas de vida de estos grupos humanos.

El proyecto arqueológico de Aranbaltza está coordinado por el CENIEH y el INRAP, y financiado por el Servicio de Patrimonio de la Diputación Foral de Bizkaia (2013-2017) y por el Gobierno vasco (2014-2015). En la investigación sobre el utillaje de madera han participado investigadores del CENIEH, Universidad Autónoma de Barcelona, Universidad de Burgos, INRAP, Universidad del País Vasco y Universidad de Cantabria.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario