sábado, 24 de enero de 2009

La Jornada : Entrevista a Otegi

El día de hoy el periódico mexicano La Jornada ha publicado pormenores de la entrevista que se hiciera a Arnaldo Otegi durante la celebración del décimo aniversario de Gara:



Madrid mantiene bloqueadas las vías para una negociación en el País Vasco: Arnaldo Otegi

Pide al movimiento abertzale generar una nueva estrategia que le permita recuperar la iniciativa

El dirigente del ilegalizado partido Batasuna Arnaldo Otegi sostuvo aquí que es el gobierno español el que mantiene bloqueadas las vías para una negociación en el País Vasco con una estrategia de “resistir es vencer”, y propone, para desbloquear la alternativa del diálogo, que el movimiento abertzale genere una nueva estrategia que permita a la izquierda independentista “recuperar la iniciativa precisamente para hacer imposible ese bloqueo”.

Para lograrlo, su organización –con parte de su directiva presa e impedida de participar en elecciones– debe mantener su oposición al Estado español “en el terreno de los argumentos políticos”, un espacio “en que nosotros somos más fuertes y el Estado es más débil”.

Liberado hace apenas cinco meses y bajo la amenaza de nuevas instrucciones judiciales en su contra, Otegi compareció el pasado viernes en una entrevista pública en la que participaron la directora de La Jornada, Carmen Lira, la periodista Giuliana Sgrena, del diario italiano Il Manifiesto, y el escritor Iñaki Iriondo, del periódico vasco Gara.

El foro se organizó, precisamente, como parte de la conmemoración por los 10 años de Gara.

En ese contexto, el político guipuzcoano reveló que en las pasadas rondas de negociación que tuvieron lugar en 2006 y 2007 entre el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la organización armada ETA se puso sobre la mesa una propuesta para desmantelar el aparato militar etarra si se alcanzaba “un escenario democrático” para el país vasco.

Y no fue ETA, sino el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) –subrayó Otegi–, el que rechazó este punto de acuerdo propuesto por algunos de los mediadores internacionales que facilitaron el proceso de diálogo.

Al foro por Gara, organizado en un centro cultural con la famosa bahía de la Concha donostiarra como marco escénico, asistieron cerca de mil personas para presenciar la entrevista a tres voces.

En repetidas ocasiones, el entrevistado habló de su esperanza de ver abierta una vez más la vía del diálogo, que naufragó en mayo de 2007 y quedó definitivamente clausurada un mes después, cuando ETA anunció la ruptura de la tregua que había decretado un año antes.

Militante de la “esperanza”

“Aunque estamos en una situación en la que todo está oscuro –dijo Otegi–, estoy convencido de que más temprano que tarde vamos a ver otro proceso de negociación, porque en el País Vasco hay una mayoría que lo desea, que es consciente de que el futuro no puede construirse en estos parámetros. Hay suficiente fortaleza intelectual y militante para lograrlo”.

El público asistente interrumpió con aplausos al dirigente en varias ocasiones.

La periodista mexicana preguntó sobre los otros factores, ajenos al Estado español, que también bloquean el proceso negociador, como lo fue en diciembre de 2006 el atentado de ETA en el aeropuerto de Barajas, que provocó la muerte de dos migrantes ecuatorianos. Y pidió a Otegi su opinión sobre la vigencia, o no, de la lucha armada.

El dirigente, que con frecuencia es señalado por sus adversarios políticos como “apologista” de ETA, se removió en su asiento.

“Voy a tratar de responder, creo que está mi abogada por aquí”– dijo, provocando las risas del público que rebasó el aforo de la sala–. “Tenemos que ser conscientes de una cosa en estos momentos, que es el escenario internacional. Desde la administración estadunidense se ha impulsado una ‘cruzada antiterrorista’. Soy muy consciente de que el accionar de ETA se utiliza en el escenario internacional para evitar hablar del conflicto en términos políticos.

“Por otra parte, no es cierto que por parte de esa organización haya habido un intento de no alcanzar acuerdos políticos. Mi experiencia es que se puso sobre la mesa una oferta para desmantelar las estructuras militares de esa organización si se alcanzaba un escenario democrático. En todos los procesos de liberación, los que estamos militando tenemos que tener la capacidad de ser valientes y honestos para entender que los instrumentos se tienen que adecuar a las necesidades de esos procesos. Estoy convencido de que en el escenario internacional es posible alcanzar los objetivos últimos de un proceso de liberación nacional si somos capaces de alcanzar una mayoría en términos democráticos en este país. Frente a ese debate ‘lucha armada sí o no’, yo me planteo otro debate: ¿Cómo ganar?”

Se le preguntó entonces si después de año y medio de hostilidades y con los puentes políticos rotos ha habido nuevo acercamiento.

–No, en estos momentos no. Pero en el último proceso se avanzó mucho. Todos los ingredientes están sobre la mesa. Las piezas del puzzle están ahí; ya no hay nada por descubrir, sólo si somos capaces de encajar las piezas.

En ese punto Otegi hizo otra revelación sobre el fallido intento de Rodríguez Zapatero de negociar con ETA: “Voy a contar algo que creo nunca he contado. En el último intento, en su fase final hubo una propuesta de acuerdo elaborada por uno de los representantes internacionales. Hizo una síntesis que compartió con el conjunto de observadores internacionales. La izquierda abertzale aceptó la propuesta, pero el PSOE no. Al día de hoy, la izquierda abertzale defiende esa posición de los observadores internacionales”.

Giuliana Sgrena indagó sobre los mecanismos de mediación internacional que concurrieron en ese momento, si serían imaginables hoy en día.

–Sin duda. En el último proceso de negociación hubo importantes estados europeos presentes que no han perdido el interés por ayudar a solucionar el conflicto en términos democráticos. La solución se va a dar en un contexto europeo, y el contexto europeo nos dice que es posible construir un Estado en Europa si se articula una mayoría democrática suficiente.

Intervino Iñaki Iriondo para preguntar cómo podría contribuir la izquierda abertzale para crear condiciones favorables al diálogo.

“El proceso de negociación no es un objetivo en sí mismo, es un medio más. No puede existir una estrategia que ciña todo a una dinámica negociadora. ¿Qué tiene que hacer la izquierda abertzale? Reincorporar a su actitud sicológica la voluntad de ganar. No nació para resistir y para desgastar, sino para llevar a este país a un Estado desde la izquierda. Tiene que demostrarle al Estado español que no hay un problema con determinadas siglas políticas (Batasuna, Acción Nacionalista Vasca y otras, declaradas ilegales por el Ejecutivo y el Legislativo en Madrid), sino con una mayoría de este país”.

–Con la realidad de la ilegalización, ¿cómo se hace eso?– volvió a inquirir Iriondo.

–Uno cuenta con lo que tiene. Estando en esta situación construimos un proceso de negociación hace apenas tres años. Nos ha tocado gobernar grandes ciudades y pueblos y lo hemos hecho con honestidad revolucionaria, algo que no pueden decir otros. Lo hemos hecho además sabiendo que nos iba a suponer un costo humano y político. Hemos tenido compañeros asesinados por el Estado, sabemos que podemos ser encarcelados en cualquier momento, tenemos 700 presos.

–El sufrimiento, y aquí ha habido mucho, es muy desmovilizador. ¿Qué tan alto sigue siendo el ánimo de independencia?

–Comparto que este país ha sufrido mucho y creo que el sufrimiento está repartido, pero no podemos decir que el ánimo de independencia haya descendido. Evidentemente ha cambiado la coyuntura. Creo, a nivel personal, que hay una etapa en el proceso de liberación nacional que ha concluido. O somos capaces de hacer una oferta política sustentada sobre bases sólidas que permita incorporar a las nuevas generaciones, o vamos a tener serias dificultades. Estas dificultades están apareciendo. Pero sigo convencido que una mayoría aplastante del país defiende el derecho de autodeterminación.

–¿Cuál es su juicio sobre José Luis Rodríguez Zapatero?

–Creo que al final ha sucumbido a las presiones de su partido, de la oposición, de los medios de comunicación. No tengo un criterio positivo. Ha dejado de hacer lo que tenía que haber hecho. Estos sectores políticos y mediáticos tienen que hablarle al pueblo español en términos de verdad histórica: sé que es una tarea muy difícil y muy ingrata.

–¿Y qué opina sobre el lehendakari (jefe de gobierno de la Comunidad Autonómica Vasca) Juan José Ibarretxe?

–Lamentablemente lo mueven más los intereses individuales, partidistas, que los del pueblo vasco. Por ejemplo, aunque en el Partido Nacionalista Vasco no hay una posición homogénea en cuestiones como la autonomía navarra, Ibarretxe se ha alineado más con el PSOE que con su propia gente.




Ahora quien quiera saber sabe que Rodríguez Zapatero no solo impidió que avanzara el proceso de paz en Euskal Herria, sino que con sus acciones y omisiones violatorias de la ley internacional también puso obstáculos al desarme de ETA.




.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario