viernes, 4 de marzo de 2016

Delicadamente Falangistas

Madrid tiene desplegados en la Zona Especial Norte dos tipos de fauna; vasquitos colonizados y españolitos virreinales.

Estratégicamente distribuidos en UPyD, el PP o el PSOE, bueno, algunos hasta en el PNV, estos individuos se dedican a obstaculizar la expresión política parlamentaria de la parte del pueblo vasco que habita la CAV.

Una de sus tácticas preferidas es el de hacerse las víctimas aún sabiendo muy bien que son ellos los victimarios.

En EiTB han publicado una nota en la cual esta fauna ha quedado perfectamente retratada, pues ellos, que representan en carne viva la continuidad del régimen franquista, se han hecho las víctimas precisamente en el 40 aniversario de uno de los actos de terrorismo de estado más brutales en la historia contemporánea ya no del estado español, sino de Europa.

Les invitamos pues a leer la información y ver el video del bochornoso momento:


El debate sobre el asesinato de cinco trabajadores en el 76 desemboca en una dura refriega entre grupos parlamentarios.
El debate sobre la matanza de trabajadores del 3 de marzo de 1976 en Vitoria-Gasteiz ha desatado una gran tensión en el Parlamento Vasco, con insultos y acusaciones cruzadas entre EH Bildu y PP, la expulsión del representante de UPyD, Gorka Maneiro, y el abandono de la Cámara de los diputados y diputadas populares.

EH Bildu ha llevado al Parlamento Vasco la situación de las víctimas del 3 de marzo, en el día en el que se cumple el 40 aniversario de los sucesos en los que cinco trabajadores fueron asesinados por la Policía y resultaron heridos más de un centenar, durante el desalojo de la iglesia de San Francisco del barrio de Zaramaga (Vitoria-Gasteiz), donde se estaba celebrando una asamblea de trabajadores.

Durante su intervención, el parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga ha lamentado que los sucesos del 3 de Marzo nunca hayan sido investigados y sus responsables no hayan sido juzgados, y ha hecho referencia a los ataques que han sufrido esta semana los tres monolitos levantados en memoria de los cinco obreros fallecidos, con pintadas rojas y amarillas por desconocidos. Además, en uno de los casos, estas pintadas estaban acompañadas de una pegatina de la Falange Española.

En este contexto, el representante abertzale ha comparado a los parlamentarios y parlamentarias actuales del PP con la Falange. "Manuel Fraga, Iñaki Oyarzábal, Carmelo Barrio, Falange… No son sino expresiones de una misma realidad política", ha manifestado Arzuaga.

Estas palabras han desatado el enfado de la bancada popular y del parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, que han respondido exclamando que las acusaciones "son una vergüenza".

En determinado momento, el parlamentario del PP Javier Ruiz Arbulo ha llamado "terrorista" al dirigente abertzale, por lo que la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejería, le ha reclamado hasta en nueve ocasiones que retire esta acusación, a lo que finalmente ha accedido.

Arzuaga ha intentado continuar con su comparecencia, pero los ánimos seguían caldeados y el propio Maneiro y varios diputados del PP han seguido protestando y exclamando que las palabras de Arzuaga son "intolerables".

Finalmente, Tejería ha expulsado del salón de plenos al diputado de UPyD y los y las representantes del PP han decidido abandonar la sesión durante unos minutos, aunque han vuelto para la votación.



La declaración del Parlamento

En cuando al debate estrictamente político, EH Bildu se ha negado a que la iniciativa que había acordado con PNV y PSE se votara por puntos como había solicitado el PP, ya que los populares no comparten que haya existido "inacción" por parte de la Administración de Justicia a la hora de investigar los sucesos. Sin embargo, el texto ha salido adelante con el apoyo de todos los grupos presentes en la Cámara.

En consecuencia, la Cámara ha denunciado la "inacción" de la Administración de Justicia y le ha demandado que "asuma la normativa internacional sobre derechos humanos y, en consecuencia, proceda a investigar aquellos terribles hechos de modo que se establezcan las responsabilidades penales que puedan derivarse".

Además, ha manifestado su solidaridad a las víctimas del 3 de marzo de 1976 y a sus familiares en el 40 aniversario de la masacre, y ha condenado que la Policía matara a cinco personas e hiriera gravemente a muchas otras.

El Parlamento ha proclamado que debe otorgarse reconocimiento, reparación, rehabilitación e indemnización a las víctimas de vulneraciones de derechos humanos producidas por agentes del poder público, en igualdad respecto de otras víctimas y sin ningún tipo de discriminación o escalonamiento.

Por todo ello, el Parlamento Vasco exige al Gobierno central que otorgue a las víctimas del 3 de marzo de 1976 el reconocimiento y la reparación que les corresponde e insta al Gobierno Vasco a que, de conformidad con sus facultades y competencias, continúe materializando el derecho de esas víctimas.


.

.








°