lunes, 21 de marzo de 2016

Hermanxs Vascxs

Hay premios Nobel de la Paz que dan miedo, hay otros -pocos- que sobradamente cumplen con la designación.

Adolfo Pérez Esquivel es uno de ellos.

Lean ustedes esta misiva publicada en la página de Kaos en la Red:

Carta de Adolfo Pérez Esquivel al pueblo vasco y al amigo Arnaldo Otegi

Quiero transmitirte estimado amigo Arnaldo Otegi mi alegría por tu libertad.
Quiero expresar  mi alegría por la libertad del preso político  Arnaldo Otegi.  Su juicio y posterior condena carcelaria fue una violación a los derechos humanos y a la libertad de expresión. Como así también al ejercicio a realizar actividades políticas. Otegi fue el principal impulsor de las políticas de dialogo para lograr una solución pacífica al conflicto vasco. Así lo han reconocido  centenares de personalidades de todo el mundo, como varios colegas como yo, que fuimos honrados con el Premio Nobel por la Paz.

Desde hace muchos años que estoy vinculado a este noble pueblo, que después de décadas de luchas por sus derechos nacionales, han entrado en un nuevo proceso de paz.

En su momento fui encargado de acercar posiciones para lograr este objetivo. Lamentablemente el gobierno del Presidente Aznar impidió la continuación del dialogo, haciendo fracasar mi rol de intermediación.

Luego me toco comprometerme internacionalmente, en denunciar esta condena arbitraria de Arnaldo Otegi.

Considero que Arnaldo Otegi después de haber cumplido su condena, se le debe respetar todos los derechos políticos para poder representar a su partido y los ciudadanos vascos, en caso de que fuera propuesto como candidato en las próximas elecciones de su país.

En mi condición de argentino – español,  le recomiendo al próximo gobierno que se conforme en el Estado español, que  debe de tener como uno de los elementos prioritarios de su accionar político, la resolución pacífica del conflicto vasco. El mismo debe finalizar -como en otras experiencias de pacificación- con una solución política de los presos que aun cumplen condena. Así se hizo en Irlanda, Guatemala. El Salvador y ahora se está por realizar en Colombia.

Que la libertad de Otegi sea el inicio de una nueva etapa de fraternidad y de paz para este pueblo.

Hermano Otegi

Hermanos vascos

Recibe el fraterno saludo de Paz y Bien

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz
Servicio Paz y Justicia

Buenos Aires, 18 de marzo 2016





°