viernes, 18 de marzo de 2016

La UE Defiende su Inmunda Bandera

Vivimos en un mundo donde se nos ha adoctrinado en el significado de los símbolos y nos han exigido que los respetemos por lo que representan.

Pues bien, hoy por hoy la bandera de la UE representa imperialismo, indiferencia y genocidio.

Es precisamente por ello que en las bolsas de resistencia que aún existen en el continente, como es el caso de Euskal Herria y de Galiza, se ha optado por no dejarla ondear en edificios públicos.

Lean ustedes esta nota publicada en La Voz de Galicia:

Bruselas, perpleja ante la bajada de banderas en los concellos gallegos

Dice que las críticas al acuerdo migratorio, que «es legal», son infundadas

Cristina Porteiro
La bajada de banderas europeas no ha pasado desapercibida en Bruselas. A la Comisión Europea le cogió por sorpresa la oleada de actos simbólicos que algunos Ayuntamientos gallegos organizaron para protestar por el acuerdo migratorio que la Unión Europea pretende cerrar con Turquía para deportar a los migrantes irregulares. Un arreglo «insolidario e inhumano» para algunos consistorios. «Todas esas críticas son infundadas», aseguró ayer la portavoz comunitaria, Natasha Bertaud, quien insiste en que el acuerdo es «absolutamente legal y preserva todos los derechos de los demandantes de asilo».

Las autoridades europeas se mostraron perplejas por la actitud de algunas autoridades locales. No entienden el revuelo que se ha generado en España: «Este acuerdo lo están respaldando las autoridades nacionales», recordó Bertaud, antes de explicar que no es una cuestión que competa en exclusiva a Bruselas sino una decisión que adoptan los ejecutivos nacionales. El propio Gobierno de Mariano Rajoy a pesar de todas las reservas mostradas a última hora, apoyó junto a los otros 27 Estados miembro el principio de acuerdo que tantas ampollas ha levantado en la política doméstica. En la capital de la UE las «cuestiones de política nacional» no entorpecen el trabajo de sus servicios legales y jurídicos, que en los últimos días han tenido que trabajar a contrarreloj para encontrar acomodo legal a un acuerdo criticado por todos los flancos.

Los concellos siguen arriando las banderas como protesta por la crisis de refugiados
Si Pontevedra y A Coruña fueron los primeros concellos que optaron por bajar la bandera de la UE, al gesto simbólico se le han ido uniendo otros ayuntamientos con más o menos críticas por parte de los grupos políticos. En Lugo, tanto en la Diputación, gobernada por socialistas y nacionalistas, como en el Ayuntamiento, con gobierno socialista en minoría, retiraron las banderas. En el caso del Ayuntamiento, hasta mañana. Los concejales populares y los de Ciudadanos criticaron que la medida fuese adoptada unilateralmente por el gobierno, en lo que interpretaron como una compensación por adelantado a Lugonovo y el Bloque por el apoyo que se supone prestarán al presupuesto. Ferrol también procedió a su retirada al mediodía la bandera comunitaria. Del acto se descolgó Ciudadanos, que rechazó argumentando que «no estamos de acuerdo con las decisiones tomadas por la UE, pero tampoco asistiremos a actos que fomenten el antieuropeísmo». Y añadió: «Es una falta de respeto. No hay que confundir lo que simboliza la bandera la de la UE con las decisiones que tome el gobierno de Europa». A la bajada de bandera se han sumado también los concellos de Carballo, Coristanco, Viveiro, Ribadeo, Gondomar, Sarria y Ponteareas. Abel Caballero, alcalde de Vigo, rechazó arriar la bandera pero sí pidió un cambio de gobierno en Europa. El Concello de Santiago debate hoy una moción en la que se establece que la bandera ondeará a media asta durante un mes.

Con informaciones de M. Sande, R. Pita, A. Gerpe, E. G. Souto, M. Torres y R. Martínez.





°