miércoles, 30 de marzo de 2016

Refugio a Cuentagotas

Mientras millones de personas se encuentran atrapadas en el campo de concentración en que se ha convertido a la Turquía genocida del Ataturkísimo Recep Erdogan, la Unión Europea es remisa incluso para cumplir sus propios compromisos.

Lo que se manifiesta en que las multicitadas "cuotas" que iban a aceptar cada uno de los estados miembro no han sido cumplidas, como nos muestra este artículo publicado en Gara:

Solo 149 refugiados han llegado en seis meses, pese a la actitud de Iruñea y Lakua

Haces seis meses la tensión social ante el éxodo sirio obligó a la UE a determinar cupos de refugiados. Nada se ha cumplido. A Hego Euskal Herria, dispuesta a acoger 2.000 migrantes, han arribado hasta ahora apenas 149, casi todos procedentes de los centros de Melilla. Personas refugiadas llegan, pero no las que debería reubicar la UE.

Mertxe Aizpurua
La respuesta ante los miles de refugiados que se agolpan atrapados, entre muros y alambradas, ha puesto a prueba la capacidad y voluntad europea para hacer frente conjuntamente a los retos de futuro. A la vista de lo acontecido, la Unión Europea ha fracasado en la gestión de esta gran crisis y ha abierto la puerta a que sus estados hagan lo mismo. Hace tan solo seis meses que una oleada de solidaridad ciudadana se activó en Europa y Euskal Herria ante la magnitud de la tragedia. El éxodo sirio tuvo como uno de sus efectos la recuperación de la iniciativa denominada «Ciudades refugio», que descansaba en la implicación ciudadana y sus ayuntamientos. Un número importante de consistorios vascos se sumó a la propuesta.

Seis meses después, muchos de ellos han arriado la bandera europea de sus balconadas como muestra de protesta ante la inacción y el bloqueo de los estados, que han conseguido paralizar la iniciativa social en este terreno. No hay refugiados que acoger si estos no llegan y traspasar la barrera de los estados en esta cuestión resulta casi tarea imposible.

De ahí que la solidaridad social, en la mayoría de los casos conformada por grupos de ciudadanos anónimos, ha tomado forma de equipos de voluntarios que se han dirigido a las zonas clave para ayudar en lo que pudieran en estos largos meses. Socorristas, expertos en buceo o cocineros de diferentes puntos de Euskal Herria han acudido a las islas griegas a prestar su colaboración y ayuda.

En Ipar Euskal Herria, la comunidad de Baigorri dio un ejemplo práctico de implicación ciudadana al acoger durante tres meses a 35 refugiados procedentes de África y Asia, rescatados temporalmente de la Jungla de Calais. Llegaron a la localidad bajonavarra sin la información mínima y partieron agradecidos a quienes durante ese tiempo les prestaron cobijo y ayuda de todo tipo para abrir un paréntesis donde la normalidad fuera posible.

Nafarroa, a la espera de más
Hasta este momento, dentro del plan de acogida, incialmente focalizado en el conflicto sirio y ampliado posteriormente, se ha acogido en Nafarroa a dieciséis personas. Ninguna de ellas se encontraba entre las que desde el pasado verano están arribando a las fronteras del Este de Europa. Actualmente se está a la espera de la llegada de otro grupo de veinte, del que se desconoce el origen.

Enmarcado en este plan de acogida, el Gobierno de Nafarroa diseñó en setiembre un dispositivo para atender de inmediato a 300 personas. Diferentes entidades locales han mostrado su interés en colaborar y se han recibido más de 300 ofrecimientos de grupos, asociaciones y ciudadanía en general para colaborar en la llegada. El programa se lleva a cabo mediante Cruz Roja, única entidad acreditada por el Ministerio español para poder realizar esa función en Nafarroa.

El Gobierno de Uxue Barkos ha requerido insistentemente al Ejecutivo central para acelerar el proceso de acogida a personas refugiadas, una exigencia reiterada en cada una de las tres reuniones que con este tema se han mantenido en Madrid.

133 han llegado a la CAV
La cifra barajada en diciembre pasado como cálculo de las personas que podrían tener acogida en Bizkaia, Gipuzkoa y Araba, tras el cupo asignado por la UE al Estado español, ascendía a un millar. Pero, sin embargo, el primer contingente de 170 que se esperaba para enero tan solo se concretó en tres ciudadanos eritreos. Una situación de bloqueo denunciada insistentemente por las ONGs que participan en la acogida y que, cansadas de esperar, finalmente decidieron proponer al Gobierno de Gasteiz un giro en la estrategia.

De esta forma, al no llegar el contingente de 16.000 que tenía previsto el Estado español, se ha pasado a poner a disposición de la Secretaría de Estado de Inmigración la posibilidad de acogida en la CAV a personas procedentes de los centros de retención de Melilla. Por el momento, Lakua –en colaboración con CEAR, Cruz Roja y Accem– ha dado cobertura a 70, 40 y 20 asilados, respectivamente. Desde el Gobierno de Gasteiz se asegura que se cuenta con infraestructuras «tanto de vivienda como de educación, salud y atención» para atender a futuras llegadas.

Tanto la administración de Iruñea como la de Lakua tienen ya firmados acuerdos con Cruz Roja y CEAR. En virtud de estos convenios, las dos organizaciones dispondrán del uso temporal de viviendas destinadas al alojamiento transitorio de las personas en situación de vulnerabilidad o de exclusión social que huyen de la guerra y de la persecución en sus países de origen.

Tres niños sirios mueren por un incendio en un campo de refugiados de Turquía
La precariedad con que malviven los refugiados que intentan llegar a Europa huyendo de la guerra quedó de evidencia ayer en Turquía. Tres niños sirios fallecieron a causa de un incendio en un campamento de refugiados en la provincia suroriental turca de Mardin.

El fuego se propagó de madrugada y dejó heridas a seis personas, además de causar la muerte de los tres menores, que tenían entre tres y ocho años. Los heridos fueron evacuados al hospital público de Derik, donde está el campamento gestionado por Afad, la autoridad pública de emergencias y rescates de Turquía.

No se ha aclarado aún el origen del incendio, pero ya el viernes pasado un cortocircuito eléctrico en el mismo lugar causó un fuego que dejó 21 tiendas reducidas a cenizas, sin que hubiera, en ese caso, víctimas.

El campamento de Derik tiene capacidad para acoger a unos 22.000 refugiados, pero actualmente solo unos 9.000 sirios viven allí. De los algo más de dos millones de sirios que están en Turquía, unos 272.000 viven en 26 campamentos gestionados oficiales por las autoridades, según datos de Afad de la semana pasada.

Aunque no reciben el estatus oficial de refugiados, Ankara considera a los sirios «huéspedes», con derecho a permanecer de forma indefinida y con acceso gratuito a los servicios básicos de la sanidad pública..

Mientras tanto, la Comisión Europea se congratuló ayer por el descenso de llegadas de inmigrantes a territorio continental desde Turquía, después del polémico acuerdo Bruselas-Ankara que contemplaba su deportación y que entró en vigor hace diez días.

La Comisión Europea subrayó ayer que se ha registrado una «drástica caída» de las llegadas a las islas griegas de migrantes y demandantes de asilo. En concreto, dice que la pasada semana arribaron únicamente unas 1.000 frente a las cerca de 2.000 diarias de media anteriormente. Las cifras oficiales del Ejecutivo comunitario recogen 1.667 llegadas el domingo 20 de marzo, día en que entró el vigor el acuerdo. La semana siguiente se registraron 600 llegadas el lunes, 260 el martes, ninguna el miércoles, 161 el jueves, 78 el viernes, 73 el sábado y 232 el domingo. Anteayer, 192 personas desembarcaron en las islas griegas.

Al mismo tiempo, la Comisión Europea ha defendido que trabaja «de cerca» con las autoridades griegas para encontrar una «solución apropiada» que cumpla con los estándares de atención a refugiados, a la vez que confía en que ONG y organizaciones internacionales como ACNUR sigan apoyando en la labor de asistencia a los demandantes de asilo.

Así lo aseguró la portavoz del Ejecutivo comunitario Natasha Bertraud, al ser preguntada por la decisión de ACNUR de no prestar servicios en lo que considera «centros de detención» de refugiados.

Colau acuerda con Atenas reubicar en Barcelona a cien personas de los campamentos griegos

Ada Colau y el alcalde de Atenas, Yorgos Kaminis, han acordado un plan piloto para reubicar en Barcelona a cien personas de los campamentos de la capital griega. El plan, ampliable en un futuro, debe ser autorizado por el presidente español en funciones, Mariano Rajoy. La solicitud ya ha sido enviada. Además, en una nueva iniciativa denominada «De ciudad a ciudad», el ayuntamiento catalán ofrecerá apoyo logístico a Lesbos y Lampedusa. El tratamiento de la gran cantidad de residuos acumulados es un problema urgente, en el que asesorarán técnicos del Consistorio.





°