sábado, 20 de junio de 2015

Telegram Separatista

Vaya vaya, guerra de mensajeros, lo que nos faltaba.

Miren lo que les traemos desde las páginas de El Español:


El País Vasco es el escenario de la última batalla entre Whatsapp y Telegram, la segunda fuese elegida por el Gobierno para su nuevo canal de comunicación.

Javier Elío

La relación entre Whatsapp y Telegram empieza ya a parecerse un poco a la del Barça y el Madrid, o tal vez, a la luz de los últimos eventos, debería decirse que se asemeja a la de Athletic Club y Real Sociedad. Y es que el gobierno vasco se ha decantado por Telegram por encima de Whatsapp a la hora de escoger un método para ponerse en contacto con los ciudadanos.

El próximo lunes se pondrá en marcha un programa canal de comunicación entre la ciudadanía y el servicio Zuzenean -el servicio de atención ciudadana- basada en las aplicaciones de mensajería instantánea. Como relata Iñaki Juez, el gobierno presidido por Iñigo Urkullu (PNV) ha desestimado el uso de Whatsapp en favor de Telegram por cuestiones de seguridad, a pesar de la enorme diferencia en la cantidad de usuarios. De esta forma los vascos que quieran realizar una consulta a través de una aplicación de mensajería instantánea se verán obligados a instalar Telegram y agregar como contacto al número 688.67.12.34.

Es cierto que las medidas de seguridad de Telegram son superiores y que además ofrece algunas opciones que Whatsapp no, como un cliente para versiones de escritorio (que Whatsapp limita a la versión web y sólo para usuarios de Android y Windows Phone). Sin embargo, si la idea era facilitar el contacto entre el ciudadano y el gobierno, seguramente Whatsapp hubiera sido una mejor opción, ya que muchos usuarios no querrán o les dará pereza instalarse una aplicación nueva mientras que Whatsapp seguramente la tendrán en la primera página del escritorio de sus teléfonos.

La mensajería instantánea, un campo nuevo para la comunicación política

Los smartphones han puesto patas arriba la comunicación política, y muchos han sido los que han apostado ya por utilizar el Whatsapp como una herramienta para llegar a los ciudadanos, como el PSOE o el expresidente extremeño Antonio Monago. El potencial que tiene la mensajería instantánea en este terreno es enorme -como enorme puede ser el dolor de cabeza que pueden tener los funcionarios encargados de contestar por este medio-.

La decisión del gobierno vasco es una pequeña victoria para Telegram, que ve como se reconoce su superioridad en este aspecto con respecto a la reina del mercado, pero aún está por ver si eso le sirve para aumentar su base de usuarios, aún muy lejos de la de Whatsapp.

Aunque es de agradecer la preocupación por parte del gobierno vasco por la seguridad de las comunicaciones, lo acertado de su decisión está por ver, por más que Telegram sea un servicio mejor que Whatsapp, si la idea era facilitar la comunicación con la ciudadanía tal vez lo más apropiado hubiera sido escoger la masivamente usada. De hecho, la prueba piloto de este programa se hizo con Whatsapp.

Telegram es una aplicación relativamente joven, funciona desde 2013, y que va creciendo poco a poco, y aunque todavía está lejos de competidores como WeChat o Line, se va perfilando como una competencia seria para Whatsapp, como demuestra esta decisión. Quien iba a decir a McGyver que esos montañeros que no sabían distinguir entre un geólogo y un físico nuclear iban a protagonizar una batalla en el terreno de la tecnología.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario