lunes, 19 de junio de 2006

Huella y Memoria

Son muchos los vascos que han olvidado y día a día traicionan el sacrificio y legado de todos los gudaris que lucharon y murieron defendiendo a Euskal Herria de la invasión fascista comandada por la España de Francisco Franco y respaldada por el Vaticano, la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini. Entre ellos el que de acuerdo con esta nota publicada en Noticias de Gipuzkoa presidió un acto en memoria de los gudaris que ya habíamos anunciado aquí:

En memoria de los olvidados

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, presidió ayer en Bilbao un homenaje a todas las personas que participaron en la defensa de la ciudad frente a las tropas franquistas. En la cima del monte Artxanda, desde donde las tropas fascistas lanzaron la última ofensiva contra la villa, se dieron cita algunos de los últimos gudaris supervivientes de aquella época y sus familiares. Se inauguró una estatua de ocho metros de altura y cerca de 8.000 kilogramos de peso en recuerdo de todos aquellos luchadores.

El lehendakari expresó su agradecimiento a todos los gudaris "con la tristeza de recordar la memoria de los ausentes que entregaron su vida en defensa de la libertad de nuestro pueblo". Luchadores "de todo tipo y condición unidos frente a un enemigo común". También quiso recordar el lehendakari el exilio y las penurias sufridas por muchas familias, entre las que también se encontraba la suya. Hubo una mención especial para las mujeres, "esposas y madres que soportaron estoicamente el horror de la incertidumbre por el destino de sus maridos e hijos en el frente". "Madres de coraje. Esposas de firmeza. Ellas fueron nuestras raíces, ellas son nuestras alas", recalcó.

Ibarretxe señaló ante los gudaris y sus familias que "vuestro ejemplo es un recuerdo imborrable para futuras generaciones" y destacó que "vuestro sacrificio no fue en vano, porque cuando se lucha con un ideal en el corazón, no hay fuerza ni bayoneta que sea capaz de doblegar el alma de un pueblo".

Las palabras del lehendakari emocionaron a muchos de los presentes, ante quienes insistió en que "no es el rencor ni la venganza lo que nos ha congregado hoy aquí, sino la justicia, la memoria y el homenaje a los luchadores que defendieron la paz, la libertad, la democracia y la República". Acompañado por el consejero de Justicia del Gobierno Vasco, Joseba Azkarraga, entregó a algunos de los gudaris supervivientes, como reconocimiento, una réplica de la hebilla del cinturón del uniforme que llevaban.

En el acto organizado por la asociación Aterpe 1936, nacida en 2005 para impulsar el homenaje y el recuerdo a los luchadores vascos de todas las filiaciones políticas y sindicales, participaron también numerosos representantes políticos. El secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, el parlamentario de EB Abel Matute, el delegado del Gobierno Paulino Luesma o Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao, se dieron cita en Artxanda. Juan Moreno, presidente de Aterpe 1936, agradeció la colaboración de numerosas persona e instituciones.

Recordó la importancia del recuerdo y de "extraer las enseñanzas del pasado", al tiempo quese mostró partidario de la reconciliación, del "perdón sin rencor, pero olvidar, nunca".

Tras el acto, se inauguró la escultura de homenaje, obra de Juan José Novella, que representa una gran huella dactilar y que está situada sobre un mirador desde el que se puede ver todo Bilbao.

El autor señaló que es "un elemento humanizante que pretende dar cabida a todo el mundo y cuya mayor potencial radica en la posibilidad de hacer reflexionar". Tras la inauguración del monumento, los diferentes representantes políticos dejaron un clavel en memoria de todos los gudaris muertos y desaparecido.


Ibarretxe ha traicionado al pueblo vasco con su pusilánime actitud, si hay alguien que esta noche no debiera dormir recordando el sacrificio de los que han luchado y luchan por la soberanía de Nabarra es precisamente él. Si este proceso de paz falla debido a su colaboracionismo con Juan Carlos Borbón y Rodríguez Zapatero la historia no lo absolverá. De Patxi López y la traición de su partido no solo a los vascos sino a los propios españoles no vamos ni hablar.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario