viernes, 21 de diciembre de 2018

De Chernobil a Euskal Herria por Navidades

Insistimos, el pueblo vasco es un pueblo solidario, tal como nos muestra esta publicación en Deia:


Los niños y niñas permanecerán con sus familias de acogida hasta el 21 de enero

Yaiza Pozo

“Tenemos muchas ganas de abrazarle y de verle. No se puede explicar con palabras lo que sentimos ahora mismo”, decía nerviosa Laura González, que desde hace casi nueve años, su marido y ella acogen en su hogar a Mikyta Teslenko. Este menor de 14 años, que se instalará en Abadiño, es uno de los 42 que ayer aterrizaron en Euskadi para pasar las navidades y también mejorar así su desarrollo y crecimiento, ya que la mayoría de estos residen dentro de la zona de influencia de la central nuclear de Chernóbil. “Allí todo es diferente. Hace cuatro años fuimos nosotros a pasar unas navidades y te das de cuenta que tienen necesidades. Yo que soy profesora entré al colegio y no tiene nada que ver con los que tenemos aquí”, confesó González, que pudo comprobar la situación de vulnerabilidad que viven los menores.

Mykita, al igual que el resto de sus compañeros, permanecerá en Bizkaia hasta el 21 de enero de 2019 pero su familia le tiene una multitud de actividades preparadas para poder hacer juntos, entre las que destaca subir al monte. “La primera vez que fuimos con él tenía 5 años y cuando llegamos a la cima nos dijo: Yo no entender. Para qué subir y luego bajar”, recordó entre risas González.

Estar en la distancia es duro, por eso durante el resto del año, las familias no pierden el contacto con los menores. Les gusta verles crecer y también se preocupan por ellos. “En nuestro caso, solemos hablar por WhatsApp y hacemos videollamadas. Ya es un adolescente y no es solo el cambio físico, también es la voz... son muchas cosas”, explicó esta madre de acogida.

En cuanto a las despedidas, confesó que es mejor no hablar de ellas. “Lo pasamos mal, pero no debemos olvidar que tiene allí a su familia. Por eso, disfrutaremos con él estas navidades todo lo que podamos porque además conocerá a su nuevo hermano”, dijo.

Asociación

La asociación Chernobil Elkartea tiene como objetivo buscar un hogar temporal para los niños y niñas que residen en el área contaminada de Chernóbil. Llevan veinte años luchando para que los menores puedan afrontar su futuro con salud y por ello, González destacó la importancia de colaborar con la asociación. “No es solo acoger. Se puede ayudar de otra manera como por ejemplo, asociándose ya que con una cuota de 75 euros anuales se pueden hacer grandes cosas”, concluyó.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario