jueves, 3 de marzo de 2016

Todo Les Incomoda

La vuelta a casa de Arnaldo Otegi tras más de seis años en las mazmorras del estado español por el solo delito de haber dado una oportunidad a la paz ha sacado a relucir lo fácilmente irritable que es la piel de los tinterillos al servicio del estado.

Tomemos como ejemplo esto publicado en el pasquín cibernético OK Diario:

La asociación de Iglesias, Errejón y Rita Maestre da la “bienvenida” a Otegi en la Complutense

Un cartel firmado por 'Contrapoder' ondea en la Facultad de Ciencias Políticas del campus de Somosaguas con el lema “Ongi Etorri Otegi”. Pablo Iglesias, Íñigo Errejón o Rita Maestre fueron miembros de la asociación de la que germinó Podemos.
Jaime Pérez
Minutos después de que el etarra Arnaldo Otegi saliera de prisión, Pablo Iglesias publicaba en su Twitter: “La libertad de Otegi es una buena noticia para los demócratas. Nadie debería ir a la cárcel por sus ideas”.

Tan sólo unas horas después, la asociación estudiantil universitaria “Contrapoder”, fundada por el propio Iglesias e Iñigo Errejón en 2006, se encargaba de dar la bienvenida a Otegi, colgando un cartel en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid. Esta Facultad se encuentra en el famoso campus de Somosaguas, donde germinó Podemos.

En dicho cartel, se puede leer en letras negras “Ongi Etorri Otegi”, es decir “Bienvenido Otegi” en euskera. A continuación, en letras rojas “Viva la lucha de los pueblos” y por último, en letras verdes “Egun Bat, Herri Bat”, es decir “Un día, un pueblo”.

El cartel propagandístico de bienvenida al etarra Otegi incluye el famoso mapa con dos flechas utilizado para pedir la vuelta de los presos etarras al País Vasco, eso sí, omite la leyenda “Euskal Presoak, Euskal Herrira” (“Presos Vascos a Euskal Herria”). La foto que publica OKDIARIO fue tomada este miércoles por la mañana.

La asociación estudiantil “Contrapoder” fundada por Iglesias y Errejón no se ha quedado ahí, ya que han subido su propia instantánea del cartel a su cuenta de Facebook con el siguiente texto: “Han sido años de prisión injusta que sólo han servido para trabar el proceso de pacificación e intentar en vano frenar la lucha por el reconocimiento y el respeto de los derechos de Euskal Herria. Hoy celebramos su salida de la cárcel y le damos la bienvenida. ¡Ongi etorri Otegi!”.

No deja de ser paradójico que otro cartel que se encuentra justo encima del que da la bienvenida a Otegi y que se puede apreciar en la misma fotografía que publica OKDIARIO rece “Espacio público para todos/as” y pida “por favor fuma en la calle”.
Simpatizantes de ETA y anticatólicos

Muchos conocen en la Complutense como se las gasta la asociación Contrapoder. No en vano, recibe el apelativo de la “secta”, en alusión a la adhesión de sus miembros y a su forma de actuar y moverse por el campus. No es la primera vez que los miembros de este grupo estudiantil puesto en marcha por Iglesias hace referencias a ETA o a la reagrupación de sus presos.

En el año 2011, una pancarta parecida a la que estos días cuelga en el campus de Somosaguas desató las quejas de muchos estudiantes. En concreto, el lema propuesto por los cachorros universitarios de Podemos era en favor de la amnistía de los presos de la banda terrorista.

Recordamos que la asociación estudiantil Contrapoder fue la misma que organizó el famoso asalto a la Capilla en este mismo campus de Somosaguas de la Complutense en 2011. En dicho asalto, participó la portavoz municipal en el Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, lo que le llevó a sentarse en el banquillo de los acusados el pasado mes de febrero por un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos.

Aquel asalto fue el punto álgido del hostigamiento y la persecución a la que sometieron a alumnos católicos pertenecientes a la asociación Atlántida, denunciados sistemáticamente ante el Rectorado y que nunca fueron atendidos con el rigor y la seriedad que los hechos requerían.



Noten el lenguaje panfletario y manipulador utilizado a lo largo del mismo, haría sonrojar al mismísimo Goebbels.

El autor se lanza a la yugular de Otegi, pero de paso clava picas en el territorio de Podemos.





°