domingo, 6 de marzo de 2016

Documental 'Neskatoak'

Como siempre, las mujeres relegadas al segundo si no el tercero, plano de la historia (Berta Cáceres tuvo que ser asesinada para que el mundo, fuera del activismo medioambiental, la conociera).

Les presentamos esta entrevista publicada en Noticias de Gipuzkoa

“Las mujeres que fueron a trabajar a Iparralde han sido las grandes olvidadas”

Jon Abril estrena hoy en Bera el documental ‘Neskatoak’, que recuerda a las mujeres que fueron a trabajar a Iparralde entre 1950 y 1970
Juanma Molinero
A través de los testimonios de quince protagonistas, el periodista navarro da voz a las decenas de mujeres de Hegoalde que se vieron obligadas a cruzar la muga para encontrar trabajo en Iparralde y en ciudades francesas como Burdeos, Toulouse o París. Apenas existe documentación escrita de un fenómeno social que se inició tras la Segunda Guerra Mundial y que se prolongó hasta bien entrada la década de los 70. Neskatoak (término que se usa en Iparralde para referirse a las criadas) fue uno de los proyectos elegidos por un jurado popular del programa Olas de Energía de Donostia 2016. Abril ha condensado más de 20 horas de entrevistas en un documental de poco más de 60 minutos que se estrena hoy en la casa de cultura de Bera (19.00 horas) y posteriormente se proyectará en varias localidades de Navarra y Gipuzkoa.

-La idea del documental nace de las historias que su amatxi Micaela le ha contado durante toda su vida.
-Sí. Se quedó viuda con 40 años y, para sacar su vida adelante, dejó a sus dos hijos (mi padre y una de mis tías) en casa de un hermano y una hermana y se marchó a trabajar. Primero fue a San Juan de Luz y luego trabajó en una casa de Ziburu durante más de 20 años. Siempre ha tenido muchos vínculos con esa familia, incluso después de jubilarse, entre otros motivos porque cuatro sobrinas de ella también trabajaron allí. Se creó mucha sintonía entre las dos familias y siempre he mamado esas historias. Nos contaba cómo era su trabajo allí, cómo le permitían que sus hijos fueran a pasar el verano, la relación con sus sobrinas… Nunca había profundizado demasiado en el tema hasta que empecé a indagar. Me he llevado muchas sorpresas con la cantidad de mujeres que he encontrado. Por la cercanía con Lapurdi, Baztan y Bidasoa son las zonas que tuvieron a más mujeres trabajando en Iparralde, junto con Irun, Hondarribia y Oiartzun. Pero también hubo mujeres de Idiazabal, Tolosa, Bergara, Lekeitio, Donostia... Hubo de toda Gipuzkoa, Navarra, de Salazar, de Roncal. Podía haber hecho un documental con mujeres de toda Euskal Herria pero decidí acotarlo a Baztan y Bidasoa porque era más manejabe y era representativo. Son quince entrevistas y el testimonio de la profesora de la UPV Rosa Arburua, cuya madre trabajó en San Juan de Luz, y es la única persona que ha investigado en torno al tema.

-Siempre se hace referencia al trabajo de los pastores que emigraron a Norteamérica, a los pescadores, a los que trabajaron en las talas de árboles en los Alpes, pero apenas se alude a estas mujeres. ¿Han sido las grandes olvidadas?

-Sí, sin lugar a dudas. De hecho, no existe casi nada de documentación. (El antropólogo) William Douglas las cita en un libro de los años 60 y hay algo escrito sobre las mujeres que se fueron a París. Pero de la emigración a San Juan de Luz, Hendaia, Biarritz y el resto de Lapurdi no he encontrado nada de documentación escrita, más allá de los testimonios de Rosa Arburua. Sobre las mujeres que trabajaron en París hay algo más porque en 1960 se calcula que había 40.000 españolas trabajando allí. Hay alguna película, algún estudio… Pero todo son datos generales y sin demasiada documentación, entre otras cosas porque la mayoría de ellas viajó de manera clandestina, bien porque eran exiliadas políticas o porque emigraron por la situación económica en la posguerra. Esa situación provocó que en los años 50 viajaran sin papeles, que carecieran de seguro, que no estuvieran registradas… lo que dificulta obtener datos. A partir de los 60 ya empiezan a tener contratos de trabajo pero no he logrado llegar a ninguna cifra.
-En cierta manera hay un paralelismo entre la odisea de estas mujeres y las imágenes que vemos hoy de refugiados tratando de cruzar las fronteras por el monte. En el documental alguna de ellas recuerda que cruzaba la muga campo a través.

-En los años 50 sí. Luego, en 1956 España y Francia firmaron un acuerdo y a partir de ahí empezaron a conseguir el pasaporte con más facilidad, lo que les facilitaba viajar en autobús, cruzar la frontera con más normalidad… Pero las mujeres que se fueron en los años 50 no podían conseguir un pasaporte y se iban por monte y a escondidas. Eso les impedía volver con tanta asiduidad. Tenían que pasar más tiempo lejos de la familia y no tenían los permisos, que se ganaron más adelante como también tener un día libre en el trabajo, vacaciones… Las primeras que se fueron no tenían ni días libres ni vacaciones. Para ellas fue muy duro. Hay un paralelismo con la población emigrante que en los últimos años ha venido a trabajar aquí, mayoritariamente al servicio doméstico. Salvando las distancias y el tiempo, hay elementos que son muy similares. Las primeras que fueron no tenían contrato, incluso hay quien estuvo 8-10 años sin contrato. Al principio trabajaban en negro, pero luego ya les hicieron los papeles y cotizaban, tenían vacaciones...

-¿Hacían los trabajos que no quería la población local?

-Eso es. En la década de los 50 todavía había bastantes chicas de Iparralde que trabajaban igual que ellas pero luego, como allí tenían más posibilidades de estudiar y de alargar su acceso al mundo laboral, ya había más diferencias.

-¿Qué tipos de trabajos desempeñaban?

-Sobre todo estaban de internas en casas, y hacían de cocineras, doncellas… Y, en menor medida, cuidaban a niños o a personas mayores. Lo que más había era camareras, doncellas y servico doméstico. También había muchas que trabajaban en temporada de verano y Semana Santa haciendo lo que llamaban la temporada: trabajar en hoteles y restaurantes. Las que iban a hacer la temporada estaban de media tres o cuatro veranos y las internas estaban más años. Al principio sobre todo iban las chicas de los caseríos más pobres, con menos recursos. Era una manera de que en casa hubiera una boca menos que alimentar y además obtenían ingresos para la familia. Luego cambió un poco y con el trabajo de la temporada sacaban un dinero para poder casarse. Con dos o tres temporadas ya se casaban y dejaban el trabajo.

-Se iban dejando aquí a sus familias.

-No he encontrado muchos casos de mujeres que se marcharan con hijos pero sí de mujeres que estaban a punto de casarse y por la situación económica decidieron marcharse, incluso retrasando su boda. O, como mi amatxi, que se fue dejando a sus dos hijos con sus hermanos. También hay chavalas que se iban con 14-15 años. Luego, a partir de los 60, se fueron con 18 años, pero en los 50 se iban muchas que eran menores de edad. Algunas se iban hasta Andorra o Foix en situaciones duras.

-¿Se iban para trabajar y enviar parte de ese dinero a casa?
-En la mayoría de los casos sí. Hay alguna mujer que comenta en el documental que no era por ese motivo porque sus hermanos ya llevaban dinero a casa por el contrabando y cubrían las necesidades, o porque en Bortziriak en los 60 empieza la industria y se empieza a notar cierta mejoría. Pero la mayoría se marchan para llevar dinero a casa. Algunos padres pudieron comprar la casa en la que vivían gracias al dinero que les enviaba su hija. En muchos casos fue una ayuda vital, y a eso se añade que a la vez era una boca menos que alimentar en la mesa. Además, ese dinero en los años 50, al cambio del franco por la peseta, era mucho dinero. Una mujer comenta en el documental que trabajaba en una casa en Bera y ganaba 100 pesetas y se fue a San Juan de Luz y ganaba 1.000. La diferencia se fue haciendo más pequeña con el paso de los años, pero ganando 500 pesetas en Lesaka, pasaban a ganar 2.500 en Iparralde. En los 60, ganando 3.000, ganaba 4.500 al otro lado de la muga. La diferencia era de un 50% más de sueldo. En los 70 ya empieza a desaparecer el fenómeno porque los sueldos se empiezan a igualar, llega la industrialización y las mujeres tienen más opciones de incorporarse al mundo laboral. Es un fenómeno que se da tras la II Guerra Mundial, cuando en Francia se registra un repunte económico importante. E1 turismo tiene un gran auge que se focaliza en Biarritz, pero llega a Bidart, Anglet, Baiona o San Juan de Luz. Hay también casos de mujeres que fueron a casas de gente que se había exiliado durante la Guerra Civil en Sara, en San Juan de Luz, con gente conocida como Telesforo Monzón.

-¿Han mantenido estas mujeres vínculos luego con sus patronos?

-Algunas sí, tanto vínculos con los propietarios como con compañeras que trabajaron con ellas. Otras muchas tuvieron relación con chicas de su municipio. El efecto llamada funcionaba mucho y, por ejemplo, las de Arantza iban mucho a Hendaia porque una mujer de Arantza hacía de intermediaria y encontraba trabajos en hoteles y casas de Hendaia. O iban a través de una prima o una hermana y en esas casas se relacionaban entre ellas. Hay todavía quienes celebran una comida anual.

-¿El idioma fue una barrera o el hecho de que muchas supieran euskera o francés facilitó su integración?

-En las casas en las que se sabía euskera, hay quien no aprendió ni palabra de francés porque los dueños eran euskaldunes. En Iparralde con el castellano al principio te apañabas. Pero hay, por ejemplo, el caso de una chica de Zugarramurdi que se fue a Dax y no sabía ni palabra de francés. Era una dificultad añadida. En los casos en los que no tenían a nadie alrededor, aprendieron a la fuerza y en otros lo justo para defenderse. Las que trabajaban en restaurantes u hoteles de cara al público lo aprendieron y otras que se limitaban a limpiar habitaciones, aprendieron lo básico para comunicarse. Algunas fueron a Iparralde, donde conocieron a gente que trabajaba en París o a propietarios de casas que durante el invierno vivían en París y se las llevaron a trabajar. Otras a través de alguna conocida pasaron directamente a trabajar en Burdeos o Toulouse. Pero París fue un destino muy fuerte y en la mayoría de los casos, no en todos, había un paso previo por Iparralde. Era raro que salieran a la aventura. La principal fuente de colocación era alguien conocido de la persona que ya trabajaba para ellos.

-Por todas las experiencias que vivieron, ¿tienen más empatía hacia los emigrantes?

-Te dicen que se sienten reflejadas. Es verdad que emigraron a pocos kilómetros y en algún caso el idioma era el mismo, pero ven que ellas también tuvieron que abandonar su localidad, su ámbito familiar y el desapego fue tal que se encontraron con un mundo que desconocían por completo. Hay quien descubrió que aquí vivían en una dictadura. Les supuso un desarraigo muy fuerte.

-Y marcó sus vidas.

-En la mayoría de los casos les marcó. Luego fueron mujeres bastante avanzadas para su tiempo. Vinieron con la mente mucho más abierta que lo que se encontraban en sus pueblos. Muchas veces eso generaba choques. Nos consideraban que ya éramos chicas perdidas porque aparecíamos con pantalones, dice una de ellas. Otra fue la primera que se casó de blanco, con vestido de cola. Aquello era casi prohibitivo. Pero en el mundo laboral muchas siguieron trabajando cuando entonces era típico que las mujeres dejaran de trabajar cuando se casaban. Tenían una mentalidad más abierta.

-De vuelta a casa, ¿les costaba adaptarse?

-A algunas sí. De hecho, hay quien decidió ir a vivir a otro pueblo. Después de vivir en París o en San Juan de Luz, llegar a un pueblo de 500 habitantes no era fácil.

-A veces no podían ni siquiera volver.

-En la década de los 50, e incluso a principios de los 60, tenían limitado el número de pases al año aun teniendo el pasaporte.

-Cuentan algunas que pasaban a Iparralde por el monte.

-Una de ellas cuenta que el domingo, después de servir la comida, como tenía la tarde libre, cogía el autobús de San Juan de Luz hasta Sara y desde Sara iba a Bera por monte andando para estar una hora con sus padres en casa y volver de nuevo por monte. No podían cruzar la muga.

-Es un trabajo que históricamente no se ha reconocido.

-No he encontrado nada. Así como ha habido reconocimientos a los pastores, a los que se fueron de mendi-mutil o a los que se fueron a la pesca, con estas mujeres no he encontrado absolutamente nada.

-¿Por alguna razón?

-Porque fueron mujeres y porque hicieron labores domésticas que hoy en día no están reconocidas en la sociedad. También tiene peso el factor distancia. Irse a América suponía en muchos casos no regresar. Era más fácil regresar desde Iparralde.
Las claves

‘Neskatoak’

Autor. Jon Abril Olaetxea (Bera, 1975). Periodista, trabaja como técnico de participación en Elhuyar.

Documental. La cinta narra la experiencia de quince mujeres que durante los años más duros del franquismo cruzaron la muga para trabajar en Iparralde, la mayoría como interinas en casas o como camareras o cocineras en hoteles y restaurantes. Más información en www.neskatoak.eus

Proyecciones. Bera (6 de marzo). Hondarribia (8 de marzo), Arantza (12 de marzo), Donostia (16 de marzo), Ataun (18 de marzo), Etxalar (23 de marzo) y Zugarramurdi (16 de abril).







°