sábado, 28 de enero de 2012

Entrevista a Manikkalingam


Les presentamos esta entrevista publicada en Gara:

Director del Dialogue Advisory Group (DAG), profesor en la Universidad de Ámsterdam e impulsor del proceso de paz de Sri Lanka en la pasada década, Manikkalingam pone voz a las labores de esta Comisión Internacional de Verificación, que ayer abandonó Euskal Herria satisfecha de los avances producidos en estos meses y con un mensaje que apuntala el proceso.
Mikel Zubimendi
Ram Manikkalingam ejerció de portavoz de la Comisión Internacional de Verificación después de 48 horas de intensos contactos con muchas personas que tienen mucho que decir en Euskal Herria. Tras la difusión de sus conclusiones, ayer tarde Manikkalingam concedió diferentes entrevistas, pero con un mismo mensaje genérico -marcadamente positivo- y sin entrar en excesivos detalles, manteniendo la discreción y las dotes diplomáticas que exige el buen desarrollo de su labor.
La Comisión se centra en verificar el cese de la actividad armada de ETA y no entra en cuestiones políticas, que son responsabilidad de otros agentes como el Grupo Internacional de Contacto. Desde ese ámbito exclusivo, Manikkalingam expresa la satisfacción por la posición de ETA -en la que la Comisión descarta escisiones según indicó en algunas entrevistas-. Y solo se sale de este espacio para admitir que cuestiones como «una política flexible y dinámica» en materia penitenciaria «podría ayudar». Estas fueron sus respuestas a Gara.
Después de las reuniones celebradas en Euskal Herria, ¿cuál es su mensaje para la sociedad vasca?
Mi mensaje es claro: esta es una oportunidad histórica para terminar completamente con la violencia y tener una paz duradera, y es muy importante que todos, todos, trabajen conjuntamente para aprovechar esta oportunidad histórica.
Tras la sesión plenaria que han realizado en esta vista, ¿qué conclusiones subrayaría la Comisión Internacional de Verificación?
La más importante es que en los elementos más fundamentales, como el alto el fuego y el cese definitivo de la violencia, ETA está cumpliendo. Que hay un final de los asesinatos, los ataques, las bombas y las extorsiones, y que esto ha supuesto un hecho de mejora sustancial desde el alto el fuego de enero del año pasado.
Algunos sectores políticos están presionando para transmitir su ansiedad y parecen interesados además en que esa ansiedad cunda y se extienda en la sociedad. ¿Un proceso así requiere su tiempo?
Sí, es cierto que hay ansiedad porque los acontecimientos son todavía muy recientes y todavía hay mucha sospecha en todas las partes. Las personas implicadas todavía no tienen una confianza total, completa, entre ellas y en la situación actual. En cualquier caso, la ansiedad es normal, no es inusual, y también emerge porque ETA, como organización clandestina, mantiene sus arsenales, tiene sus armas y continúa teniéndolas, y ello hace que las preocupaciones existan y puedan ser explotadas.
La izquierda abertzale ha transmitido a la Comisión de Verificación una situación en la que sus líderes y militante significados están siendo objeto de un estrecho seguimiento de los servicios de información, en el contexto de una situación de ilegalidad y persecución que todavía está muy presente. ¿Cómo lo valora?
Como ya he mencionado anteriormente, nos centramos fundamentalmente, por entero, en temas relacionados con la actividad armada y el alto el fuego. Como Comisión de Verificación, no trabajamos cuestiones de derechos humanos, de derechos políticos o de los prisioneros. No obstante, la izquierda abertzale sí nos ha transmitido sus preocupaciones y sí, hemos tomado nota de ello.


°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario