martes, 11 de diciembre de 2007

Bio : Andrés de Urdaneta

Bueno, pues como se han publicado varios artículos acerca de Andrés de Urdaneta que mejor que presentar una semblanza de este personaje.

Aquí la tienen, tomada de Wikipedia y devestida de todo vestigio españolista:

Andrés de Urdaneta

Andrés Ochoa de Urdaneta y Cerain (Ordizia, 30 de noviembre de 1508 - Ciudad de México, 3 de junio de 1568), fue un militar, cosmógrafo, marino, explorador y religioso vasco. Participó en las expediciones de García Jofre de Loaiza y Miguel López de Legazpi y alcanzó fama universal por descubrir y documentar la ruta a través del océano Pacífico desde Filipinas hasta Acapulco, conocida como Ruta de Urdaneta o tornaviaje.

Juventud

Vino al mundo en la localidad de Ordizia, siendo sus padres don Juan Ochoa de Urdaneta y doña Gracia de Cerain, ambos de ilustre linaje. Juan de Urdaneta fue alcalde de Ordizia en 1511, y la madre debió tener relación familiar con el sector de las ferrerías, pues era pariente de Legazpi, y el propio Urdaneta reconocía a Andrés de Mirandaola como sobrino suyo. Aunque la tradición sitúa su lugar natal en el caserío de Oyanguren, parece más lógico suponer que se hallaba en el casco de la villa; Lope Martínez de Isasti reseña en su Compendio Historial de Gipuzkoa (1625) la existencia de una "casa de Urdaneta".

Emprendió sus estudios y destacó en las matemáticas, aparte del dominio del latín y la filosofía. Quedó huérfano pronto, pero ya habiendo adquirido un buena formación. Sus padres querían que se dedicara a la vida eclesiástica, pero él resolvió que era mejor la militar, pues era más fácil alcanzar la fama y el bienestar por las armas. Por ello se alistó en el ejército, y bajo las banderas del emperador Carlos V, participó en la Guerra Italiana de 1521-1526, alcanzando por su valor y dotes de mando, el grado de capitán. No estuvo ocioso durante ese tiempo, pues en cuanto podía se daba a la lectura, por lo que con sus básicos conocimientos sobre las matemáticas, le permitieron el perfeccionar los de astronomía y cosmografía.

La expedición de Loaiza

En 1525, junto a Juan Sebastián Elkano forma parte de la expedición de García Jofre de Loaiza. Al fallecer Elkano, es uno de los testigos que firman su testamento. Tras la campaña de las Molucas, regresa a España, donde visita al Emperador y le entrega una memoria sobre esas islas.

De España pasa a México, donde profesa en la orden de San Agustín.

A pesar de estar ordenado, Felipe II ordena a Velasco, Virrey de México, que cuente con Urdaneta para la expedición a las islas de Poniente mandada por Legazpi. Urdaneta diseñó la ruta de regreso basándose en sus conocimientos científicos.

Para el regreso Urdaneta zarpó de San Miguel, en Filipinas, el 1 de junio de 1565 y llegó a Acapulco el 8 de octubre, tras haber recorrido 20.000 kilómetros en poco más de 4 meses.

Al llegar, Urdaneta descubrió que un miembro de su expedición, Alonso de Arellano, que se había separado de la flota apenas dejar el puerto, se había adelantado siguiendo el camino explicado por Urdaneta y había alcanzado el puerto de Navidad en agosto. Sin embargo, la falta de notas de Arellano sobre la ruta seguida y su innoble actuación, hizo que el nombre de Urdantea se asocie al recorrido. Durante el resto de los siglos XVI y XVII, las naves españolas, particularmente los galeones que recorrían anualmente el trayecto Acapulco-Manila-Acapulco, emplearon la ruta de Urdaneta.

Legado

Los fundadores del Instituto Geográfico Vasco (INGEBA) (Euskera: Euskal Geografi Elkargoa) escogieron su nombre para acompañar a la denominación de la entidad.

Obra

En cuanto a las obras escritas por el Padre Urdaneta se conocen:

* La Relación sumaria del viaje y sucesos del comendador Loaiza desde 24 de julio 1525, entregada el día 4 de septiembre de 1536 a don Macías del Poyo, en la ciudad de Valladolid.

* La Relación escrita y presentada al Emperador por Andrés de Urdaneta de los sucesos de la armada del comendador Loaiza, desde 24 de julio 1525 hasta el año de 1535, entregada el día 26 de febrero de 1537.

* El Derrotero de la navegación que había de hacer desde el puerto de Acapulco para las islas de poniente el armada que S. M. mandó aprestar para su descubrimiento en las costas del mar del Sur de Nueva-España, con la descripción de dicho puerto y el de Navidad, y las propiedades y ventajas de cada uno de ellos; y al fin una Memoria de lo que convenía proveerse para el apresto y buen éxito de esta expedición, que escribió al Rey en el año de 1561.

* Por último, la demostración ante el Rey de su forma de ver el tema de las islas Filipinas, que obligó a Felipe II a concertar aquella reunión de expertos, de lo que existe una memoria documental que contiene todas aquellas opiniones y pareceres que se dieron: Ocho pareceres dados por este y otros cosmógrafos en 1566 y 1567, sobre si las islas Filipinas estaban comprendidas en el empeño que el emperador había hecho al rey de Portugal, y si las del Maluco y otras estaban en la demarcación de Castilla.

En cuanto a la definitoria situación de las islas Filipinas, dice así:

"En uno de estos pareceres, que es de 8 de octubre 1566, dijo el P. Urdaneta que á su persuasión, el P. fray Martín de Rada, natural de Iruña, sacerdote y teólogo, buen matemático, astrólogo, cosmógrafo y gran aritmético, llevó consigo en la armada del general Miguel Lopez de Legazpi, desde Nueva-España á Filipinas un instrumento de mediana grandeza, para poder verificar la longitud que había desde el meridiano de Toledo hasta el de la tierra adonde llegase, y efectivamente lo verificó en el pueblo de Zubiú (que está en 10º lat N.), hallando 216º 15’ por las tablas Alfonsinas, y 215º 15’ por Copérnico, de que deducidos 43º 8’, restaban 172º 7’, y resultaba por último que aun restaban 7º 53’ hasta los 180º que pertenecían á la corona de Castilla."


~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario