domingo, 23 de diciembre de 2007

Basta

Este artículo aparece en inSurGente y fue publicado originalmente en Gara:

«Ha llegado la hora de decir "basta" al Estado»

inSurGente.- Representantes de la izquierda abertzale marcaron ayer una «clara línea roja» frente al «estado de excepción» que el Gobierno español, «secundado» por partidos como PNV y Nafarroa Bai y ejecutivos como el navarro o francés, ha instalado en Euskal Herria con los últimos encarcelamientos y torturas. Advierte de que «hasta aquí habéis llegado» y emplaza a la sociedad vasca a prepararse para «responder políticamente a la guerra declarada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero».

Gara (Joseba Vivanco).- «Hasta aquí habéis llegado. Por aquí no pasaréis. Es hora de fijar una clara línea roja y por lo tanto de poner límite a la idea de que todo vale contra Euskal Herria. Es hora de que Euskal Herria responda políticamente, de que se vaya preparando para responder en la misma medida de los ataques que sufre», manifestó enérgico Pernando Barrena, ayer, en una comparecencia pública masiva cuyo objetivo era poner sobre la mesa la convicción de que «ha llegado el momento de decir `basta'». Un posicionamiento tras los concatenados sucesos de los últimos días, que han tenido como involuntarios protagonistas a actores de la izquierda abertzale.

La cita en un céntrico hotel bilbaino tuvo una importante puesta en escena, con una foto muy nutrida en la que sobresalía la presencia de algunos históricos rostros abertzales. Entre ellos no faltó José Luis Elkoro -condenado a veinte años de cárcel en el último proceso del 18/98, y en libertad por razones de salud-, a quien estuvieron arropando en esta convocatoria otros como Txomin Ziluaga, Tasio Erkizia, Periko Solabarria o Itziar Aizpurua.

Junto a otras caras conocidas como las de Karmelo Landa, Julen Aginako, Iñaki Olalde, Endika Guarrotxena, Joserra Etxebarria, Mikel Etxaburu, Shanti Kiroga, Koldo Celestino, Jon Gorrotxategi, Eusebio Lasa, Loren Arkotxa o Karlos Rodríguez, actuaron como portavoces Pernando Barrena y Karmele Aierbe, que denunciaron con contundencia las «detenciones, encarcelamientos y torturas» de los últimos días. «En Euskal Herria se ha instalado un estado de excepción», concluyeron.

Había expectación entre los medios de comunicación por la rueda de prensa convocada, en un acto en el que se anticipa que no habría lugar para preguntas posteriores. Ambos, Barrena y Aierbe, en castellano el primero y en euskara la segunda, comenzaron por hacer alusión a los «compañeros y compañeras, amigos y amigas, padres y madres» que han marcado la diana de la estrategia policial y judicial y que se personifica en los 47 condenados en el macroproceso 18/98, condenados a más de 500 años de cárcel, o en Marije Fullaondo, encarcelada el viernes por orden del juez Baltasar Garzón.

Unos encarcelamientos a los que los presentes sumaron el «estremecedor relato» de torturas del joven Gorka Lupiañez, «después de catorce días sin saber nada de él».

Todas ellas son acciones que, a juicio de la izquierda abertzale, no hacen sino refrendar que «el PSOE ha declarado la guerra al movimiento independentista vasco con un único objetivo: condicionar nuestro trabajo y nuestra capacidad de influencia y debilitar a la vez nuestra oferta política, para así poder cerrar las puertas a la independencia de este país. Ése es el objetivo de los últimos golpes represivos».


PNV y NaBai, colaboradores

Aseguraron que con esa meta el Gobierno español «ofrece carta verde al ministro Rubalcaba para, en compañía del coordinador de las fuerzas represivas, señor Mesquida, dirijan la lucha contra la capacidad política de la izquierda abertzale».

Hablaron de una «cruzada» que no podría llevarse adelante sin unos necesarios apoyos a los que Barrena y Aierbe no tuvieron impedimento en poner nombres y apellidos. El primero, «el papel que ejerce el Gobierno Sanz, gustoso colaborador de dicha tarea». Junto a él, dirigieron sus críticas contra quienes permiten «entender estos ataques, esta loca espiral represiva» puesta en marcha por el PSOE, «como son el PNV de Ibarretxe, Urkullu y Balza, y NaBai de Zabaleta».

Los miembros de la izquierda abertzale resaltaron esta acusación, porque entienden que esa estrategia del PSOE «no se podría poner en marcha de ninguna de las maneras sin la ayuda de ambos partidos», con los que se mostraron muy críticos.

PNV y Nafarroa Bai, añadieron, «comparten la misma estrategia y objetivos que el PSOE y por eso han decidido golpear con fuerza a la izquierda abertzale, y en esos términos debemos situar los últimos acontecimientos, sin lugar a dudas».

Barrena puso sobre la mesa que «después de la ruptura del proceso negociador, PSOE, PNV y NaBai, ante la necesidad del cambio, se sitúan en parámetros de llevar adelante un nuevo fraude político, por lo que en primer lugar pretenden reforzar su posición y a su vez debilitar a la izquierda abertzale».

El PSOE, el Gobierno Sanz, el PNV, NaBai... y el Ejecutivo francés. Los comparecientes no pasaron por alto el papel que el nuevo presidente francés está jugando en estos momentos en los que, también en Ipar Euskal Herria, «se ha puesto en marcha toda una estrategia de criminalización del independentismo, con masivas redadas y detenciones, justo cuando mayor es la reivindicación de autonomía», recordaron.

A juicio de los dirigentes abertzales, «el Gobierno francés va de la mano» del PSOE «en su guerra contra el independentismo vasco, continúa con su política de desprecio y humillación y continúa sin reconocer ni respetar Euskal Herria y sin tomar en cuenta sus reivindicaciones para su supervivencia».

Ante este panorama de acoso e intento de derribo de la izquierda abertzale, Barrena elevó la voz para dejar claro que «ha llegado el momento de decir basta», de marcar «una clara línea roja» y de responder «políticamente, en la misma medida de los ataques que sufre» Euskal Herria.

«¡A ganar Euskal Herria!»

Los presentes en esta comparecencia hicieron un llamamiento a la sociedad vasca en general, una llamada urgente a la «necesidad de blindar, de defender nuestro país de todos estos ataques a nuestros derechos nacionales».

Pese a todo ello, en la rueda de prensa los participantes aclararon que la estrategia bélica desatada en su contra «no nos va a desviar de nuestra línea política», y apuntaron que, al contrario, lo que está ocurriendo «nos reafirma más si cabe en defensa de nuestra línea política».

Tanto Pernando Barrena como Karmele Aierbe pusieron de manifiesto que «podrán continuar agrediendo a nuestros compañeros o a nosotros mismos, realizar cuantas salvajadas se les ocurran, pero deben saber que la izquierda abertzale está más fuerte y firme que nunca», afirmaron en la parte final del comunicado.

Añadieron que en la actitud adoptada por los estados y por las formaciones políticas vascas citada adivinan el «nerviosismo y preocupación» que esta línea política está generando.

La comparecencia concluyó con más mensajes de fuerza y optimismo. «¡Vamos a ganar Euskal Herria!», enfatizó el dirigente navarro tras desgranar su valoración de los últimos hechos acontecidos en la política vasca.

Antes de dar por finalizada la comparecencia y dar paso a los saludos y corrillos entre quienes conformaron esta foto -en los que hubo especiales muestras de cariño hacia los dirigentes históricos de la izquierda abertzale presentes- no faltaron gritos de «Gora Euskal Herria askatuta!» y «Gora Ezker Abertzalea!». Las apelaciones fueron saludadas son sendos «goras» y acompañadas por una salva de aplausos por parte de quienes flanquearon a Pernando Barrena y Karmele Aierbe.

Rubalcaba da otro paso contra ANV

El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró ayer que el auto dictado el viernes por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, en el que vincula a Batasuna y ANV, contiene «indicios importantes» para la ilegalización de esta segunda formación. El dirigente del PSOE manifestó que el auto de Garzón «viene a demostrar que la Policía, la Guardia Civil, la Fiscalía y la Audiencia Nacional investigan y trabajan». Además, subrayó que si un día la Fiscalía y la Abogacía del Estado «reúnen el número de indicios suficientes», se acudirá a los tribunales para «reclamar la ilegalización de ANV». Insistió en que se empleará esta vía «cuando se tenga la garantía de que se ganará, no antes ni después».


¿Cuál será la respuesta de el "represor de buen talante" a este pronunciamiento?

Sencillo, fiel al oscuro legado de sus compinches ideológicos Felipe González y José María Aznar, Rodríguez Zapatero responderás con más torturas, más encarcelamientos, más represión. Porque pisotear los derechos del pueblo vascos produce votos y la oportunidad de lucrar políticamente para después lucrar económicamente.

~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario