miércoles, 12 de diciembre de 2007

De Asociación a Sociedad Anónima

Es una tristeza enterarse hasta donde ha llegado la involución de la Asociación Madres de Plaza de Mayo de Argentina. Durante muchas décadas este colectivo pro derechos humanos fue un autentico faro en la oscuridad de las dictaduras y los gobiernos autoritarios de América Latina.

Cuando hace unos meses una buena amiga me comentara que las cosas iban mal y que Hebe estaba perdiendo la brújula moral y combativa que la había guiado durante tantos años quise creer que no era para tanto, ahora llega este informe:


Argentina: La "Radio de las Madres" censura y también despide

Como muestra de que los tiempos han cambiado dolorosamente para la causa de la defensa de los derechos humanos en Argentina, allí está el caso de lo que ocurre en estos días en la Radio de las Madres de Plaza de Mayo (la AM 530), administrada por una "Fundación" dirigida por Hebe Bonafini, su "hijo" Sergio Schoklender y una ladera de este último, llamada Patricia Alonso.

Primero, fue eliminado el programa periodístico "Nos mean y dicen que llueve", que realizaban los periodistas Carlos Rodríguez, Pablo Llonto y Gabriela Limardo, entre otros. Los motivos: censura abierta sobre la temática del programa. A la direccion de la radio no le agradaba que se hablara del militante secuestrado Julio López (a quien Bonafini descalificó en una bochornosa conferencia de prensa realizada en la Casa Rosada), ni tampoco que se criticara al gobierno de Néstor Kirchner.

A esa medida represiva, siguió inmediatamente la remoción del respnsable periodístico de la emisora, Carlos Asnarez, quien fuera expulsado de la misma después de chocar con Shoklender y Bonafini. Al parecer, el descontento de la "Fundación" venía de lejos por la forma en que dicho periodista llevaba adelante el espacio informativo de la radio, desoyendo (otra vez) la censura contra temas impensables en una radio de estas características: no se podía podía hablar de Julio Lopez, Quebracho, País Vasco, críticas a funcionarios corruptos, o una simple mención de Madres Línea Fundadora y a Abuelas de Plaza de Mayo entre otros.

El cese abrupto del responsable periodístico, quien es considerado un militante histórico de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, trajo aparejado también la exclusión en la grilla de la radio del programa que éste dirigía, Resumen Latinoamericano.

Tiempo atrás, otros importantes referentes del ámbito de las Madres habían sido desplazados de forma parecida o se marcharon en desacuerdo por el mal trato prodigado por Bonafini, entre ellos figuran Vicente Zito Lema, Pablo Kilberg, Herman Schiller, Alfredo Grande, Alberto Lapola y Néstor Kohan. Incluso, el viraje de la línea de la entidad, han provocado el paulatino alejamiento del escritor Osvaldo Bayer.

Sin embargo, no hay dos sin tres, y ahora la nueva víctima de esta singular ofensiva es una joven periodista y locutora del sector informativo de la radio, Yamila Blanco, quien recibió el jueves pasado un telegrama firmado por Shoklender donde se le comunicaba su despido.

En este caso, la patronal (que incluye también a un oscuro personaje que actúa como Director adjunto de Bonafini, Pedro Lanteri, cuyos únicos antecedentes periodísticos vienen de haber dirigido una inmobiliaria en la zona costera de Mar de las Pampas) no se preocupó en alegar razón alguna.

Al intentar Yamila Blanco obtener alguna explicación del citado Lanteri, éste le contestó "algo habrás hecho", desafortunada frase, más propia de un súbdito de la pasada dictadura que de un directivo de una radio que se autodenomina "la primera de la izquierda".

Paradójicamente, los trabajadores de la emisora fueron obligados en su momento a no afiliarse al gremio de prensa y sí lo hicieron (compulsivamente) a la Unión de Trabajadores Deportivos (Utedyc).

Evidentemente, los popes de la "Fundación Madres de Plaza de Mayo" quería evitar cualquier reclamo sindical llegado el momento (el actual) en que tuvieran que echar gente a la calle.

Todo esto ocurre en un momento en que el espacio regenteado por el dúo Bonafini-Schoklender ha engrasado de manera muy especial sus relaciones con gobierno K, de quien recibe enormes cifras de dinero para financiar la construcción de viviendas en barrios marginados de la Capital y el interior del país. Para ello han creado una empresa constructora a cuyo frente se halla otro Shoklender, Pablo, quien con su hermano Sergio pasaron varios años en la cárcel acusados de asesinar a sus padres.

Tanto en Villa 15 como en Piletones (dos de los sitios donde el clan Shoklender construye casas) se han registrado aprietes a los trabajadores, alianzas con punteros ligados a la venta de la droga, y complicidad de la patronal con los matones de la UOCRA, a cuyo secretario general Gerardo Martínez, la propia Bonafini prodigó insólitos elogios.

Las andanzas "villeras" de los Schoklender han generado una serie de choques con militantes de organizaciones sociales a quienes quiso "pasar por encima" para imponer sus criterios. Seguidores de Barrios de Pie, de la FTV, del Comedor Los Pibes de la Boca, e incluso, funcionarios del gobierno K, no ocultan su repulsa hacia el estilo desarrollado por el hombre de confianza de Bonafini, a quien acusan de ser un personaje voraz y ambicioso.

La Universidad en crisis

Por otra parte, y siguiendo con esta serie de contínuas involuciones, gran parte del espacio de la Asociación Madres es hoy un espacio de actividades rentadas, en detrimento de la tradicional militancia de otros tiempos, en los que se han insertado personajes que hacen gala de abierta obsecuencia u otros, como el ex periodista de la derechista Radio 10, Marcelo Bartolomé, quien por un excelente sueldo dirige la secretaria de prensa de las Madres.

Además, estas nuevas iniciativas empresariales que poco tienen que ver con la historia de la Asociación y sí con devaneos de enriquecimiento personal de sus protagonistas, han derivado en una crisis en la Universidad de las Madres, donde recién acaba de asumir como gerente general la ex ministra de Economía, Felisa Micelli, quien se halla acusada judicialmente de maniobras dolosas.

El descontento del alumnado por la mediocre gestión de la Universidad, ha provocado un alto nivel de deserción, mucho más aún cuando gran parte de los jóvenes que acudieron a ese centro educativo se enteraron, por ejemplo, que no se les van a otorgar los títulos oficiales en las carreras de Derecho e Historia, cuyo lanzamiento se
realizó a principios de 2007 con bombos y platillos.

En conclusión, la otrora combativa Asociación Madres de Plaza de Mayo se ha ido transformando por obra y gracia de la cooptación oficial en una Sociedad Anónima, donde al parecer es mucho más importante el dinero que se puede gestionar a través de prebendas o emprendimientos comerciales, que la defensa de los derechos humanos y el cuestionamiento a las injusticias que se cometen en la sociedad.


Esto también habla muy mal de los Kirchner, recordemos que apenas ayer en un acto de auténtico nepotismo la pareja presidencial intercambió puestos.

Como el Chile de Bachelet, Argentina va mal.

~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario